Datos antropológicos sobre los Pijao

Textos y Documentos
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
Localización 

Realmente difícil es la localización de los Pijao, ya que estos indígenas cambiaban frecuentemente sus fronteras, a causa de la guerra que les hacían los españoles. Citaremos su habitat aproximado hacia el año 1607-1608, que corresponde a la data en que se hizo el mapa que adjuntamos, y que es el siguiente: Río Coello, Ibagué y zonas al sur de una línea imaginaria trazada desde esta ciudad a la de Cartago, con excepción de la tribu Combeima, asentada algo más al norte, en las cercanías de Ibagué. Por el sur la frontera era el río Páez y una línea tendida hacia el Puracé. Por el este el río Magdalena, comprendido entre las desembocaduras de sus afluentes Coello y Saldaña, y luego este último hasta su confluencia con el Páez. En la región occidental el límite Pijao era la estribación de la cordillera, entonces perteneciente a la Gobernación de Popayán, desde Cartago a Caloto.

Mapa sobre el territorio de los indios Pijao, existente en el Archivo General de Indias, Panamá 26, fechado el 20 de junio de 1608.

Los Pijao hacían incursiones bélicas hasta las ciudades de Cartago, Buga, Ibagué y Tocaima, lo que siempre ha dificultado su localización exacta. Parece, sin embargo, que las tierras próximas a estas ciudades no eran lugares de morada de estos indios, sino más bien zonas extremas de frontera. El corazón de las regiones Pijao fue seguramente la provincia de Amoyá, en las cabeceras del río de este mismo nombre, a donde apunta algún mito importante y fue también el foco principal de la resistencia.

La tierra era muy quebrada, con abundantes riscos, despeñaderos y bosques, en la que se podía sostener fácilmente una guerra defensiva, aun contando con armas muy inferiores a las del enemigo. El presidente Borja nos ha dejado esta deliciosa descripción sobre el territorio Pijao:

“La dicha cordillera donde habitan los indios rebeldes es la de mayor aspereza que se conoce en todas las Indias, de altísimos cerros y quebradas, con los espesísimos bosques y muebos riscos y despeñaderos de muy gran peligro, sin apacibilidad de tierra llana, con más apropiada disposición para fieras que para habitación de hombres humanos”.

“Los indios viven en lo más interno y oculto de la Sierra, en los nacimientos de los ríos, que hacen gran concavidad y abertura, con muchas cuchillas peladas, que descienden de lo alto de la montaña hasta el río, en concierto como los dedos de la mano, con distancias iguales de una y dos y tres leguas, de caída muy peinadas y de extraordinaria angostura, que desde afuera parece que con dificultad se puede subir, ni aun trepando, ni caben más de sólo un hombre en hilera, y entre una y otra cordillera tienen quebradas de mucha hondura y arcabuco con arroyos de agua continua”

Anterior Siguiente

1 Manuel Lucena Salmoral nació en Madrid en 1933. Historiador español, especialista en historia y antropología americana.

Ejerció como periodista y posteriormente se licenció en Historia de América en la Universidad Central de Madrid. Formó parte del Instituto Colombiano de Antropología, que le encargó diversas comisiones de estudio de grupos indígenas.

Falleció en el año 2018.