ZRÕARÃ NÊBURÃ. Literatura Oral Emberá

Textos y Documentos
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusZRÕARÃ NÊBURÃ. Historia de los antiguos. Literatura Oral Emberá

Floresmiro Dogiramá.
Compilador: Mauricio Pardo.


Presentación. Reconocimiento

Preámbulo

Introducción

I. HISTORIAS DEL PRINCIPIO

1. El Agua

2. El Pájaro Luna

3. La Hermana del Carabí

4. El Diluvio

5. El Hijo de la Pierna

II. HISTORIAS DE TRUENO

6. El Trueno (Versión 1)

7. El Trueno (Versión 2)

III. HISTORIAS DE CUÑADOS

8. El Rey Gallinazo

9. Los Puercos de Monte

10. La Nutria

11. La Garza Vaca

12. El Cuervo

IV. HISTORIAS DE JAIBANAS

13. El Tigre

14. El Trueno Jaibaná

15. Auka

16. El Jaibaná Narîbamia

17. Ventura

18. El Tigre Mojano

V. HISTORIAS DE GUERRA

19. Los Burumía

20. Los Jurá

VI. HISTORIAS DE CIMARRONES

21. Los Cimarrones (Versión 1)

22. Los Cimarrones (Versión 2)

23. Los Cimarrones (Versión 3)

VII. HISTORIAS DE ANIMALES

24. La Sierpe

25. Los Osos

26. El Ñeque y el Tigre

Léxico

4. El Diluvio (Contaba el abuelito, Lucasúniga Dogiramá.)

linkLéxico  

Eso dizque fue así:

En esa época dizque no se podía dormir bien. La gente cada ratico los dedos de la mano tenía que estar apartando porque estaba pegajoso, se pegaba. No podía ni dormir, y si dormía mucho, dizque también se pegaban los ojos.

Así estaba pasando trabajos la gente. Había la gente bastante en un solo tambo grande y ahí todos se decían hermanos, todos se decían "chabá"22.

Entonces empezó a llover y ahora sí eche aguacero. Amanecía y anochecía y ahí quedaron sin leña en la casa y entonces los viejos dijeron a un joven:

- Muchacho vaya corte leña. Ahí de este lado, ahí no más hay una leña tumbada, entonces sí está grande, astille una parte para poder cargar.

Entonces dizque dijo una muchacha joven:

- Yo también voy con mi chabá para cargar las astillas.

- Bueno entonces vaya pues.

Dizque se fueron, y ahora sí. Espera a ellos, dónde están, espera a ellos, dónde están. Lo primero que sonaba fue el hacha, hachando oían y ahí se quedó callado.

Y qué hicieron? Cuando llegó ella estaba hachando él, estaba astillando todo ya, entonces dizque dijo la muchacha:

- Hombre porqué nosotros no hacemos.

Entonces que dijo él:

- Hombre, no puedo no, porque mi papá después me pega.

- Que va, qué se van a dar cuenta, acaso no estamos los dos solos?

Bueno y tanto le dijo que el otro, al fin hombre, se animó. Bueno ahí se acostó con él. Cuando ya le estaba dando, ya llevaba un ratico, cuando él ya no lo podía sacar. Quedó trabado. Y ahora sí, estuvieron bregando a ver si se sacaban y adonde; no pudieron. Así estuvieron bregando.

Entonces mandaron otro muchacho.

- Vaya y aguaite23 qué están haciendo esos muchachos.

Bueno cuando fueron a ver, estaban pegados. Y ahora cómo hacer? .

Y ahora sí empezó a crecer ese río y caiga aguacero todo el día y toda la noche. Amanecía y anochecía. Cuando al otro día venía subiendo el agua.

Entonces ahí fueron los familiares, los levantaron y los llevaron más para encima.

Esa vez fue que Noé estaba haciendo arca, ya la tenía lista y los invitaba a que lo ayudarán a él, porque cuando sea hora del diluvio para embarcarse ahí, entonces dizque decían pues los demás:

- Noooo!! Acaso él estuvo allá en el cielo? Quién fue que estuvo allá, porqué sabe eso?

Entonces no decía más, trabajaba apenas con los hijos y yernos. Bueno, hicieron, ya cuando sea esa hora, ahí sí, bueno, ya tenía listo. Bueno, al poquito va subiendo el agua, y va para arriba y ahí se iban levantando más para encima y fueron llevando hasta un alto en una montaña y ahí va el agua para arriba, va el agua para arriba, hasta que esa arca quedó boyada, y ya todos estaban adentro y ahora sí la gente grita:

- Ay hombre Noé, nosotros también queremos embarcar.

Pero ya todo cerrado. Por dónde entraban?

- Por eso yo les decía que ayúdenme y no me ayudaron vea a ver, en que están.

Quedaron jodidos. Bueno se ahogáronse volvieron una parte animal y otra parte se volvieron piedra.

Ya entonces fue subiendo, fueron subiendo y fueron subiendo hasta allá! hasta el cucurucho del cerro Mojarra y del Chitré cerca de cabecera del San Juan.

Allá fueron a montarse, bueno allá si estaba seco. Y ahora sí ahí se iba ahogando un diablo y que decía:

- Ay hombre hijo, hombre llévame hombre no me deje ahogar, ya me voy a ahogar.

Ese era que estaba apostando con Carabí que quién podrá hacer subir el agua, quería hacer salar el agua de mar que estaba dulce, entonces ahí dizque le echaba un poco de sal para que quedara salada.

Apostando con Carabí, hasta que a lo último cuando ya no pudieron.

- Entonces yo voy a tantear para ver quién sabe más.

Entonces Carabí que le echó una cucharita de sal y habló y habló y ahora sí, fue subiendo el mar. Viene el agua también subiendo en creciente y la mar también.

Ese era el que andaba ahogándose. Ahí dizque tenía una limita, hizo el altico, ahí quedó no llegaba esa agua. Que no llegaba? Y Carabí que tenía más bajito y ahí se anegó y se quedó boyado24. Ahí dizque dijo Carabí:

- Su madre está rogando mucho.

Y el otro que lo dejara pegar ahí a la embarcación y así lo dejó. Y así dizque quería hacer hundir el arca pero aguantó ahí como era grande. Y que decía.

- Yo después, yo le enseño jai para que estén curando a la gente, para que curen, como Carabí, yo les enseño.

Por esa palabra fue que lo amarraron, pero lejos del arca. Bueno ahí aguantó y ahí otro dizque andaba ahí boyado, un madremonte y ahí dizque decía:

- Ay wiu sake25 no me deje ahogar, lléveme en su barca hombre.

Pero se fue a pique. Bueno, fueron así cuarenta días y cuarenta noches lloviendo. Cuando en eso ya iban llegando allá al cielo. Todito se anegó, apenas ese cerro fue que quedó seco. Ya estaba aquí el agua, ya anegando, por la rodilla.

Y ahí dizque llegó un merique, un calabazo, como una bola, dizque venía sonando de afuera Uhhhhhh. Y venía entonces y le daba a uno. Le daba a uno que para que agarrara ahí. Entonces dizque decía los otros:

- Agárrelo - Ellos ya sabían eso - Agárrelo ahí. Pero entonces vaya con los ojos cerrados que no se abra la vista y cuando grite, no haga caso, no voltee para allá.

Llegando allá cuando allá gritaba:

- Paisano, arrime aquí, apegue.

Volteaba a ver, uf. Volvía a dañar, hasta ahí no más volvía. Y otra vez para que lo llevara otro. Así llevo una parte y otra parte llevó allá adonde están los hijos26 , allá es que tiene unos hijos. Allá donde está pues el agua, allá dizque corre para abajo, como un chorro.

Recogió ahí una parte, dejó ahí una parte, se volvieron animal. Bueno ahí se paró a los cuarenta días. Bueno ahora sí empezó a bajar.

Ahí dizque estaba tumbando unos corromás el cerro ese, sonaba allá, Moee! Moee! comiendo! para tumbarlo y bueno ahí dizque se venía abajo y ese cerro está medio ladeado, así cuentan los viejos.

Entonces de ahí empezó a bajar y fue bajando, bueno ya bajó. Ahí fue que quedaron una parte y los cholos, otros cholos que tenían otra embarcación. Era de piedra de moler, esa piedra se llama Montorró, Montorró Wiu de la que usaban los viejos. Entonces se volvió embarcación. Esa que quedó allá en cabecera de Môbú27, dizque esta el cerro Triubiu, ahí en ese cerro dizque está. Primero dizque allá iban los cholos pero ya está metido adentro de un musique28.

Bueno, así secó; y bajando ahí, ya en la tierra, dos jóvenes, así de edad de recién casados, ahí se pusieron a hacer su picardía y también se pegaron, ahí dizque están. Allá están en el cerro, los ve la gente. Los cholos dizque van a allá a ver. Ya hoy en día dizque hablan esos, se ríen, pero de piedra.

Bueno, ahora sí. Brega la gente, no podía dormir. Entonces decían que no hagan eso de ninguna clase, dejen eso. Y fue bajando, ya bajó.

Bueno ya quedó seco, pero estaba pegajoso, como brea. No se quedaban quietos pues, para no quedar pegados. Hasta que ya se secó, bueno ahora sí quedó bueno. Así es que fue


Notas:

22 Hermano

23 Aguaitar: Mirar, asechar.

24 Boyar: Flotar

25 Nieto

26 Ver el país de Dokarrá en en cuento de la guerra con los jurá.

27 Afluente del río Capá, a su vez afluente del alto Atrato.

28 Término sin identificar.

 

Anterior Siguiente