Coyote

Dioses y Personajes Míticos. Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Navajo

Cosmogonía:
También conocido como Etsáy-hashkéh o Mah-ih. Según algunos relatos nació de la unión de Yadilyil, dios del Cielo y Naestan, diosa de la Tierra.

Es un ser complejo, poderoso y contradictorio, una figura sombría, puede ser divertido o temible. En gran parte es el responsable de la supervivencia de la gente, pero no se le puede confiar.

Coyote

La pintura de arena representa a Coyote con un fragmento del Arco Iris. Artista: Lester Johnson.

Se asocia con la creación -con sus danzas hizo crecer el maíz- y las enfermedades.

El tejido espiritual de la filosofía navaja y su vida cotidiana resultan de un equilibrio natural entre el orden y el caos, motivo por el cual Coyote entra en su historia. Vive con un pie en el mundo de los dioses, y otro en el mundo de los humanos. Sus consejos e intrigas, traen con la misma frecuencia, desastre y prosperidad a los navajo.

En la cultura popular muchos ven al coyote como un mal presagio, si lo cruzan en un camino, dan marcha atrás y no continúan el viaje.

La creación de la Vía Láctea (Eékai-estáhi).

Hastsezini (Dios del Fuego o Dios Negro), se encontraba colocando prolijamente las estrellas que sacaba de su bolso en el cielo, cuando llegó Coyote le ofreció su ayuda, rechazada la oferta, le arrebató el bolso y dispersó su contenido en el cielo creando la Vía Láctea.

Esto explica por qué sólo las estrellas puestas por Hastsezini tienen nombre, y las dispersas al azar por Coyote, no.

Pasado un tiempo, al revisar la bolsa, vio que quedaba un último cristal reluciente. "¡Esta será mi estrella!", y esta vez la colocó cuidadosamente en el cielo austral.

Algunos la llaman "Menos al mes", visible sólo unos pocos días en el año, pero la mayoría a conoce como la Estrella Coyote, símbolo de la enfemedad.

El mito nos dice que la vida es ordenada y predecible como el Dios Negro, quería que fuera, pero también caótica, impredecible y desordenada como el Coyote.