La cueva Iguanaboina

Dioses y Personajes Míticos.
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
linkCultura Taína
Cosmogonía:

plusTextos

Refugio del Sol y la Luna, y lugar de adoración de Boinayel y Marohu.

Ramón Pané, en el Capítulo 11 de "Relación acerca de las antigüedades de los indios" cuenta: (entre paréntesis hemos colocado los nombres actualmente aceptados)

Luna

Luna

Sol

Petroglifo representando al Sol.
Cueva del Indio, Las Piedras, Puerto Rico.

"... Dicen también que el sol y la luna salieron de una gruta que está en el país de un cacique llamado Maucia Tivuel (Mautiatihuel), a cuya gruta, que llaman Yobovava (Iguanaboina), la veneran mucho y la tienen toda pintada a su modo, sin alguna figura humana, pero con muchos follajes y otras cosas semejantes. En aquella gruta estaban dos cemíes hechos de piedra, del tamaño de medio brazo, con las manos atadas y en actitud de sudar; cuyos cemíes estiman ellos mucho, y cuando no llovía dicen que entraban allí a visitarlos y de repente venía la lluvia. De estos cemíes, a uno llamaban Boinayol (Boinayel) y al otro Maroya (Marohu)."

La cueva Iguanaboina es el lugar mítico-cósmico donde sale el Sol para iluminar la Tierra y al cual regresa para ocultarse y permitir la salida de la Luna a ejercer su función de luminaria nocturna; cada día se reactualiza el mito, supervisado por Mautiatihuel, el hijo del alba.

El término iguanaboina proviene de la unión de iguana y "boina", una serpiente de color oscuro. Boinayel es hijo de "Boina", que anuncia las nubes cargadas de lluvia, mientras Marohu -su hermano gemelo-, es el "sin nubes", hijo de la iguana, cuya cesta dorsal recuerda al Sol, es decir al tiempo despejado.

Esta cueva es el origen cosmogónico de los opuestos: el día -Sol- y la noche -Luna-, la lluvia -Boinayel- y la sequía -Marohu-. Estas fuerza vitales y contradictorias, mueven la secuencia del tiempo y son las fuentes del desarrollo agrícola y en un sentido amplio de todos los aspectos de la vida.

Boinayel y Marohu, representados juntos y atados.

Boynayel

Boinayel con las lágrimas, que traerán las lluvias, surcando su rostro.

Los dioses gemelos alternan su poder de la misma manera que las lluvias suceden en el Caribe, aunque generalmente se los representa juntos y atados, pues alternan los tiempos de lluvia y los secos, a Boinayel como portador de las lluvias, para una sociedad que dependía de la lluvia, se lo adoraba individualmente. Se desplazaban a las cuevas donde se hallaban sus representaciones, y en tiempos de sequía -mediante ofrendas- le pedían que llorara pues sus lágrimas se convertirían en lluvia -por ello se lo personifica con lágrimas que surcan desde sus ojos-, y en caso de que las lluvias fueran excesivas, le rogaban se detuviera.

Marohu, en Cuba es conocida como Maicabo o Maitabo, en arahuaco: "sin primavera", era el equilibrio necesario para las lluvias producidas por su hermano, aunque sus excesos resultaban tan catastróficos como los de Boinayel.