Chilam Balam de Chumayel

Textos y Documentos
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
XV. Libro del vaticinio de los trece Katunes.

La relación de la explicación de la sabiduría de los Libros Sagrados, y del orden del caminar de las épocas, aquí se sacaba, en estas tierras de Nitún-dzalá, Chactemal, Tah-Uaymil,1 Holtún Itzá, Chichimilá, para que se pudiera saber la "carga" del paso de los Katunes. Uno por uno, cada Katún, ya fuera bueno, ya fuera malo, así era escrito por los escritores de lo sagrado. Evangelistas. Es la palabra del Señor del cielo y de la tierra, el fuego encendido en el rostro del Sol, que vino de arriba, que les fue dado. Así ellos saben el principio de la tierra, el tronco de nuestra raza, y en el recto hablar de los escritores sagrados lo han puesto en los libros. Repuldorio [Reportorio]. No tiene error. Muy cuidadosamente revisado, ha sido estampado en este libro por cuatro hombres de noble linaje, venidos del cielo, jugo del cielo, rocío del cielo, Hombres Verdaderos, Reyes de esta tierra: Zacaalpuc, Hooltun-Balam, Hochchtun-Poot y Ah Mex-Cuc-Chan.

Los señores de los trece Katunes

Los señores de los trece Katunes.

He aquí que dentro de siete veces veinte años entrará el cristianismo. Será el estruendo y la confusión de los Reyes, y la guerra de conquista. Entonces se manifestarán las profecías y el vaticinio de los Katunes. ¡Desdichados de los rostros de las Grandes Figuras cuando llegue el dueño de la Casa de Adoración2 que está en medio de la ciudad de Hoó! Llegarán del oriente, del norte, del poniente, del sur, para dar su lengua y su cristianismo. En el decimoséptimo año, para que se pueda subir al cristianismo, llegarán sus padres, llegarán sus obispos y la que se llama la Santa Inquisición. La Palabra de Dios será hecha. Nadie podrá evitarlo. Amén.

Capítulo del año Katún

Primero. Once Ahau. Primera fundación de la tierra por los Dzules.

El Once Ahau Katún es el principio de la cuenta de los Katunes, es el primer Katún. Ichcaansihó es el asiento de este Katún.

Llegan los Dzules. Rojas son sus barbas. Son hijos del Sol. Son barbados. Del oriente vienen; cuando llegan a esta tierra, son los señores de la tierra. Son hombres blancos... El Principio del tiempo (?) de la flor.3 Derraman flores.

¡Ah, Itzaes! ¡Preparaos! Ya viene el blanco gemelo del cielo, ya viene el niño lodo blanco; el blanco árbol santo va a bajar del cielo. A un grito, a una legua de su camino, veréis su anuncio. ¡ Ay, será el anochecer para nosotros cuando vengan! ¡Grandes recogedores de maderos, grandes recogedores de piedras,4 los "gavilanes blancos de la tierra"!5 ¡Encienden fuego en las puntas de sus manos, y al mismo tiempo esconden su ponzoña y sus cuerdas para ahorcar a sus padres!

¡Ah, Itzaes! ¡Aquí está vuestro dios! No hay necesidad ninguna de ese verdadero dios que ha bajado. Un pecado es su hablar, un pecado es su enseñanza. Sordos serán sus guerreros, mezquinos serán sus capitanes. ¿Quién será el Profeta que lo entienda, ahora que viene a Tancah de Mayapán y a Chichén Itzá?

Señor del Primer Katun¡Ay, hermanitos niños, dentro del Once Ahau Katún viene el peso del dolor, el rigor de la miseria, y el tributo! Apenas nacéis y ya estáis corcoveando bajo el tributo, ¡ramas de los árboles de mañana! Ahora que ha venido, hijos, preparaos a pasar la carga de la amargura que llega en este Katún, que es el tiempo de la tristeza, e! tiempo del pleito del diablo, que llega dentro del Once Ahau Katún.

¡Recibid, recibid a vuestros huéspedes barbados que conducen la señal de Dios! ¡Vienen vuestros hermanos, ah tantunes!6 Vienen a pedir su ofrenda. ¡Confundios con ellos!

He aquí el nombre de sus sacerdotes:

Ah Misnilac-pet (los que tienen un círculo en la cabeza y barren el plato con las narices). De leoncillo [puma], de Anticristo será su semblante en el tiempo en que vengan, en el día que ya está delante de vosotros. ¡Ay, se aumentará la miseria, hijos míos!

Ésta es la palabra de Nuestro Padre: Arderá la tierra. Aparecerán círculos blancos en el cielo, en el día que ha de llegar. Viene de la boca de Dios, no es palabra mentirosa. ¡Ay, pesada es la servidumbre que llega dentro del cristianismo! ¡ Ya está viniendo! ¡Serán esclavas las palabras, esclavos los árboles, esclavas las piedras, esclavos los hombres, cuando venga! Llegará. .. y lo veréis. Sus Halach uiniques son los del trono del segundo tiempo, los de la estera del segundo tiempo, dentro de los días del uayeyah, los días maléficos.

Con eso acaba la palabra de Dios.

Once justas son sus jicaras. Ceñudo es el aspecto de la cara de su dios. Todo lo que enseña, todo lo que había, es: " ¡ Vais a morir!"

¡ Vais a vivir, vosotros, los que entendáis las palabras de estas escrituras de vida, hijos de Mayapán! "Se engendró a si mismo. Su justicia lo puso en la prisión. Ella lo sacó para que fuera atado y azotado. Y entonces vino a sentarse en el pliegue del manto de su Hijo. Su sombrero está en su cabeza, y sus zapatos en sus pies. Alado está su cíngulo a su cintura. Ya está viniendo."7

Segundo

1560

2 El Nueve Ahau Katún, el segundo Katún. Se cuenta en Ichcaansihó, que es el asiento de este Katún. Allí reciben su tributo los señores de la tierra. Allí llegaron los dueños de nuestras almas. Allí se juntaron en uno todos los pueblos. Allí se distribuyeron las comarcas a sus Jefes. Allí se empezó a aprender la santa fe. Allí comenzó a "entrar agua a las cabezas". Allí se fundaron los cimientos de la Santa Iglesia Mayor,8 el palacio de Dios, la virtuosa casa abierta de Dios. Allí se fundó el principio de los siete Sacramentos.

Señor del segundo KatunAllí se perdió... (ilegible). Allí comenzó el trabajo de destrucción en medio del pueblo... la miseria de todo el mundo. Allí se alzó el bien de la palabra de Dios, el mensaje venido de la boca de Dios. Allí llegará una blanca criatura venida del cielo nombrada la Mujer Virgen. Su casa son siete estrellas rojas.9

Siete estrellas rojas.

*

* *

El Nueve Ahau habrá alcanzado su noveno año, cuando se aceptará el cristianismo. Así está escrito por el Profeta Chilam Balam, con el sagrado Sello del Cielo. Eterno es su tiempo en el cielo, como aquí en la tierra. Del "Espíritu del Cielo", del "Libro del Cielo" baja la palabra de Dios, que viene del cielo para el mundo entero.

Nueve son sus platos, nueve son sus jicaras. ¡ Ah, guardaos, Itzaes! No os entreguéis del todo a vuestros huéspedes. Los devoraréis. Ellos os devorarán a vosotros también. Eso sucederá.

Tercero

1580

Señor del tercer Katun2 El Siete Ahau Katún es el tercer Katún. Ichcaansihó10 es el asiento de este Katún. Relampaguea el semblante de su Señorío y de su sabiduría, 11 delante de la ruina de abajo, delante de los golpes abajo, que cortan la flor del pan y la flor del agua. Le duele que empiece la lujuria de los hombres sabios.

Llama a las flores, y llama a los guerreros. Allí empieza... Eso pedirá de una vez a todos. De flores es su vestido, de flores su cara, de flores sus zapatos, de flores su cabeza, de flores su caminar. Torcida es su garganta, ladeada su boca, entrecerrados su ojos, y se le escapa la saliva. Así sus hombres, sus mujeres, sus príncipes, su justicia, sus prelados, sus cristianos, sus maestros, sus grandes, sus pequeños.

No hay Gran Conocimiento. Muy perdidos están para ellos el cielo y la tierra. Muy perdida está la vergüenza. Serán ahorcados los soberanos y los reyes de esta tierra, los príncipes de sus pueblos y los sacerdotes de los mayas. Perdido estará entonces el entendimiento y perdida la sabiduría.

¡Preparaos, Itzaes! Vuestros hijos verán extinguirse el Katún a los golpes de la guerra. Loco es el hablar, loco el semblante del reinado del Rey de los espantajos colorados.

—Siete son sus platos, siete sus jicaras—. Es la palabra de Dios. Innumerables muertes de horca son la carga de este Katún.

Cuarto

1600

El Cinco Ahau Katún es el cuarto Katún. Ichcaansihó es el asiento de este Katún. Duro es el semblante, duro es el anuncio de su reinado. Mordedor de hijos, cuando venga empezará el pleito del diablo en el mundo. Y allí irá él con su cara de cosa amarga.12

Señor del cuarto KatunLas dádivas abrirán el cielo. Y se abrirá con sobornos la sucesión en los oficios públicos. Sucederá que habrá ahorcados en todas partes. El que levante la cabeza... Será mordido. El que levante la cabeza, agujereada la bajará. 13 Vendidos y revendidos serán los hijos. Será cogido el Padre de todos. Y habrá un día en que se oirá la danza de las hachas.

Tres grandes montones de grandes hormigas inundarán la tierra. Y cubrirán las cercas del que pone nuestros corazones dentro del tributo. ¡Será el rigor del dolor, el rigor de la discordia; caciques zorros [tlacuache o zarigüeya], caciques gatos monteses, caciques chinches, chupadores, maleficio de los pueblos!

Diciendo viene con voz de trueno: "Voy a abofetear tu espalda." Y a ti, hermanito, hermano, te pondrá de cuatro pies delante de su vista. Es el tiempo del zorro [tolil och, "zarigüeyas-ratones"] hipócrita. De flores es su banquillo. Se sienta en su trono en medio de la plaza, en medio de su alfombra —falso trono, falsa alfombra— en donde en el pueblo estaba antes la Abeja Guardiana de la Colmena.

Los dos, el cacique zorro y "el que pone en cuatro pies" van a dar la peste. Será el principio de las deudas, que eran muy pocas antes, y esto se llamará ahora "la primera vez que se revuelve el gallinero".

Éste será el Katún de las traiciones. Tancáh de Mayapán y la gran Zuhuyuá del tributo, se resbalarán siguiendo al tigre [jaguar] y al tigrillo. ¡Doloroso Katún, dolorosos años de tiránico reinado! Continuos ahorcamientos son la carga del Katún. Si se ahorcara al gobernador de esta tierra, sería el fin de la miseria de los hombres mayas. Y se aligeraría la venida de los Uaymiles, para que todo tomara su camino recto.

Quinto

1620

Señor del quinto KatunEl Tres Ahau Katún es el quinto Katún. Ichcaansihó es el asiento de este Katún. Un brillo negro cubre el semblante de su reinado y de su sabiduría.14 De Anticristo es el rostro de su Señorío.

Se encenderá fuego en los cuernos del venado.15 En Ichcaansihó será extendida del revés la piel del leoncillo, 16 en medio de la plaza. Aspecto de perro tiene.

La luna tendrá círculos blancos de lluvia. Se empaparán los cielos de lluvias; resonarán los cielos de aguaceros; las lluvias asaetearán los cielos, las lluvias celestiales, celestiales lluvias del algodón, lluvias de los gallos, lluvias de los venados.

Bajarán hormigas como tigres, largas como tres medidas de hombre. Vendrán años de langosta. Tres veces "colgarán su estrechez". Tres veces se morirán las hojas del chile.

Con acento sordo y triste se irán contando por las encrucijadas de los caminos los signos del Katún.

Gemirán las almas de los muertos en los socavones de la ciudad de piedra de los ltzaes.

Dirá cuando venga: "Heme aquí, me asiento en Ichcaansihó. Heme aquí. Soy César Augusto [Carlos V] que me siento a recibir mi limosna en el desierto..."

Falta una página

Señor del Katun de 1640Primero

1640

El Uno Ahau Katún es el séptimo Katún. Emal es el asiento del Katún, en el tiempo en que llegan Ix Puc-Yolá [la "destructora-del-corazón-del agua"] y Ox Ualahcii [Ix Ual Cuy, "Latecolote-de-alas extendidas"]. Bajarán cuerdas, bajarán cordones del cielo.17 Su palabra no será mentira. Vienen para que se cumpla la palabra del Señor del Cielo, que no es palabra de engaño.

De perro [pek] es su aspecto, de cuervo [ah cuch, "zopilote"] es su aspecto. Una bandera es su segundo cuerpo. De zorro [zarigüeya] es la cara de su reinado. Estériles son su entendimiento y su palabra. Estéril es su miembro viril y abollada está la cuchilla de pedernal de su reinado y de su sabiduría.

Millares de verrugas llegarán a morder a Balam [jaguar] y a Canul.18 Siete años picará una verruga, siete años picará al Guardián del Templo. Y bajará la justicia de Nuestro Padre Dios sobre los destructores, sobre los gavilanes blancos de los pueblos19, sobre los muñecos colorados, los pícaros bellacos. Entonces llegará otro diferente lenguaje y otra enseñanza diferente.

No creerán los hombres mayas. Será cantada dentro de ellos la palabra de Dios, el Señor del cielo, para que enderecen su camino, para que abandonen lo malo de sus obras. Los viejos hombres mayas no quieren oír la palabra de Dios, en casa de su Padre y de su Juez. Serán apesadumbrados por el Rey del mundo. Poco es lo que creen y ni eso creen tampoco. "No importa —decís—, todos están contentos."

Los Guardianes de la Colmena encenderán el fuego, que es la Señal del purísimo y único dios de los mayas en la virginidad de la Unica iglesia.20 Allí será proclamada y allí será oída la palabra del Señor del Cielo, del Señor de la Tierra.

Se llenará de tristeza el mundo. Se estremecerá el ala de esta tierra y se estremecerá el centro de esta tierra en el día en que lleguen los venerables Señores Ah-Bentanes [Ah-Bentana]. Es la palabra de Dios.

En tres partes bajará la justicia de Nuestro Padre el Dios sobre todo el mundo.

Vendrá una gran guerra sobre los gavilanes blancos de los pueblos. Y se sabrá si es verdaderamente fuerte su fe cuando bajen los siervos a regar agua caliente en la cara de las polillas de la tierra, de los pícaros bellacos, de los buitres de los pueblos, de los gatos monteses de los pueblos.

Y llegará entonces "el dios que no tiene fin" y cortará la atadura de la carga de nuestra miseria, Xotom Ahau. Y bajará del cielo el castigo de todos, el castigo de todo el mundo. Seguidamente vendrá tiempo de grandes sequías en todas las naciones del mundo.

Sólo quedarán veinte de los Guardianes de la Arena, Guardianes del Mar, como los de Uaymil ["Lugar-de-los-naguales"],21 como los de Emal [La BajadaJ. Sepultados serán sus restos en medio del mar, al fin de la guerra.

Así será hecho que llegue el Katún siguiente. Se soltará y asomará el pleito del diablo, del Anticristo; se peleará a cuchilladas, saldrá la discordia oculta, se peleará con fusiles, y se combatirá a empujones y a pedradas. Y al acabar este Katún, César Augusto [Carlos V] recibirá su limosna en medio de los despoblados.

He aquí que hambres, epidemias y pestes vienen con espantoso caminar, en fila en el camino, y una sustituye a la otra.

¡Hermanos, hermanitos, venidos al mundo hijos de siervos! Cuando llegue el Rey y sea adivinado, será coronado el rostro del Hijo de Dios. Y llegará el obispo, la Santa Inquisición que se llama, ante Saúl a pedir concordia con los cristianos para que se acabe la opresión y sea el fin de la miseria.

He aquí que cuando vaya a acabar la guerra grande, se levantarán cinco provincias de la llanura22 a pelear unas con otras la guerra chica del Uno Ahau Katún.

Tempestades de remolino son la carga del Katún. Y lluvias continuas, cielos empapados en lluvias.

Lo malo del Katún, de un golpe de flecha lo mete al acabar. Entonces viene la carga de los juicios, llega el tributo. Se pedirán probanzas, ¡con siete palmos de tierra encharcada!

Entonces se hará muy fuerte el servicio de Dios. Dejará de recibir su dinero el Anticristo. No vendrá el Anticristo. No quiere nuestro Padre Dios. No se perderá esta guerra, aquí en esta tierra, porque esta Tierra volverá a nacer.23

Éste es el origen del Anticristo: la avaricia, los avarientos. Si no hubieran venido los "hombres de Dios" no habría despojos, no habría codicia ni menosprecio de la sangre de los otros hombres, ni de las fuerzas de los humildes. De sus propias fuerzas comería cada uno. Cuando vengan los de "cinco ojos", comerán los tigrillos Ah bentana, pues está ofendido el Señor del Cielo [Yumil Caan]. Con viruelas acabará este Katún. Se levantará guerra en Habana. Muchos barcos.

Segundo

1660

Señor del octavo KatunEl Doce Ahau Katún es el octavo Katún. Se cuenta en Saclahtún [piedras blancas]24 que es el asiento del Katún. Azul y quemado es el semblante del jarro del cielo. De lluvia es la faz de su reinado. —Juntos en un lazo hay día del cielo y noche del cielo. —Es gran trabajador y gran sabio.

Habrá muy buenos Halachuinices, muy buenos Batabes, y habrá muy buena voluntad en las opiniones de todo el mundo. Se enriquecerán los hombres pobres. Cosechas y cosechas son el hablar del Katún, y años ricos y mucha hacienda.

En este buen Katún, buenos colorados trabajarán. Los frutos saldrán como piedras de la tierra.25 Los cristianos andarán junto con Dios. Entonces se pedirá la doctrina a los Regidores de los pueblos y la "puerta de plata", y los casamientos del pueblo. En la casa de los cuatro pisos pediremos nuestros zapatos y a la vez será donde nos darán cristianismo. Y ahora diréis que éste es el que despertó la tierra.

He aquí que va a acabar este Nicté Katún [Katún de la Flor de Mayo].26 Vendido acabará. Llegará la palabra del Rey. Y van a llegar siete buenas estrellas de color encarnado. Y tendrá ajorcas el cielo. Y habrá recios aguaceros en el año decimoséptimo.

Señor del Katun de 1680Tercero

1680

El Diez Ahau Katún, Chablé [Hoja escamosa] es el asiento del Katún. Allí llegarán sus pobladores. Y los árboles del bosque se doblarán sobre ellos, que serán los Reyes de la tierra.

Se quemarán las pezuñas de los animales; arderán las arenas del mar; se incendiarán los nidos de los pájaros. Reventarán las cisternas. Grandes sequías son la carga del Katún. Es la palabra de Nuestro Padre Dios y de la Señora del Cielo [U Colel Caan]. Nadie podrá escapar al filo de la guerra. Es la palabra de Nuestro Padre Dios, Dios Hijo, Señor del Cielo y de la Tierra. No ha pasado. Va a suceder con todo rigor sobre todos.

Llegará el "Santo Cristiano" trayendo el tiempo en que se conviertan los soberbios de su mal camino.

Y nadie podrá evitar que en los días de los grandes soles, se deje ir sobre ellos la palabra de los Sacerdotes mayas [Ah Kiries, sacerdotes-del culto solar"]. Es la palabra de Dios.

Señor del noveno katunCuarto

1700

El Ocho Ahau Katún es el noveno Katún. Itzmal es el asiento del Katún.

\Kinich Kakmól [Guacamaya-de-fuego-de-rostro-solar]. Bajarán escudos, bajarán flechas [sobre Chakanputun],27 en pos de los Reyes de la tierra. Y plantarán la "cabeza" de las comarcas de la llanura, y será la Señora de la Tierra.28 Será el fin de la opresión y de las desdichas de todos. Es la palabra de Dios. Muchas guerras serán hechas por sus moradores.Señor del décimo katun

Quinto

1720

El Seis Ahau Katún es el décimo Katún. Se cuenta en Uxmal, que es asiento del Katún.

Allí se afirmarán, extendiéndose sobre sus pies.29 Revuelta es su historia, confuso el reinado de su Rey. Los engañará su malicioso hablar. Y entonces bajará Dios el Verbo, y les cortará las gargantas por sus traiciones. Y entonces resucitarán a esperar el juicio de Dios Nuestro Padre. Y entrarán al cristianismo con sus vasallos. Todos los nacidos aquí en el mundo entrarán al cristianismo.

Señor del undécimo katunPrimero

1740

El Cuatro Ahau Katún es el undécimo Katún. Se cuenta en Chichén Itzá [Orillas-de-los-pozos-del-brujo-del-agua], que es el asiento del Katún.

Llegarán a su ciudad los Itzaes. Llegarán plumajes, llegarán quetzales. Llegará Kantenal [El-del-árbol-amarillo], llegará Xekik, llegará Kukulcán.30 Y en pos de ellos otra vez llegarán los Itzaes. Es la palabra de Dios.

Señor del undécimo katunSegundo

1760

El Dos Ahau Katún es el duodécimo Katún. Los mayas regresarán a Cuzamel [Cuzamil, "Golondrina"], que es el asiento de este Katún. Ni poco ni mucho será su pan, ni poca ni mucha será su agua.

Ésta es la palabra de Dios. Resonará por algún tiempo el templo de sus dioses. Éste es el fin de la palabra de Dios.

Tercero (Juicio)

1520 -1780 - 1599

13 El Trece Ahau Katún se lee en Kinchil-Cobá [chachalaca-de-rostro-solar], que es el asiento del Katún, del Katún decimotercero.

Señor del decimotercer katunTodos iguales por dentro, los Reyes de la tierra oirán el juicio de Dios Nuestro Padre.

Correrá la sangre de los árboles y de las piedras. Arderán el cielo y la tierra. Es la palabra de Dios el Verbo, de Dios Hijo, y de Dios Espíritu Santo. Éste es el Santo Juicio de Dios. 31

Les faltarán las fuerzas al cielo y a la tierra. Entrarán al cristianismo grandes ciudades y sus moradores. Una muy grande ciudad, que quién sabe cuál es su nombre, grandísima, se tragará esta nuestra tierra maya de Cuzamil y Mayapán [Estandarte-Venado], la de nuestros hombres del Segundo Tiempo, la que está bajo el peso de la rabia, y donde los hijos nacen siervos; ¡donde al fin se perdió la fuerza y la vergüenza, el alma viva de nuestros hijos en flor!

No tenemos buenos sacerdotes y la causa de nuestra muerte es la sangre mala.32 Sale la luna, se va la luna, se hace entera la luna. Antiguamente podía ser una sola la sangre, y como en el resplandor de los planetas se veía su bondad.

Es el fin de la palabra de Dios. Vendrá sobre ellos el agua del "segundo nacimiento"; las "santas almas" recibirán el santo óleo, sin ser obligadas, sino viniendo ello de Dios. Al santo cielo irán los cristianos, guardados por su santa fe. Y los Itzaes y los Balames dejarán de perderse...

Falta una página

...Juicio de Dios33 a los hombres buenos. "Venid conmigo, vosotros, los hombres benditos de mi Padre, .que habéis ganado la gloria eterna, hecha por mi Padre cuando el principio del mundo. Obedecisteis la 'palabra dicha', hicisteis penitencia si me ofendisteis antes. Así, pues, vamos al cielo." Y entonces volverá su mirada a los pecadores, que estarán llenos de soberbia. "Alejaos de mí, malditos de mi Padre, id al fuego del infierno que no tiene fin, que fue hecho para el diablo por mi Padre. Así, idos con él para siempre al sufrimiento." Y entonces se irán al infierno los hombres malos. Los hombres buenos irán en pos de Dios Nuestro Padre, a la perpetua gloria, a la justa gloria.

En Josafat hay tres hombres muy servidores de Dios, muy grandes en años por obra de Dios; Elias, Matusalén y Enoc son sus nombres. Viven hasta hoy. Allí están puestos por Dios para cuidar su Silla. Hará cuenta Dios en un valle de la tierra, en una gran llanura. Allí entonces se sentará sobre su Silla Su Majestad. Los de piel de cordero estarán a la derecha; los de piel de chivo estarán a la izquierda. Los que estén a la izquierda, serán los hombres malos, los que no cumplieron lodos los mandamientos de Dios. Entonces se irán para siempre a las penas del infierno, al centro de la tierra, dicho por nuestro Primer Padre. Entonces dirá a los que estarán a la derecha del Gran Rey Dios, los hombres buenos, cumplidores de los mandamientos. "Vamos, vosotros, los benditos de mi Padre; tomad el reino hecho para vosotros desde el principio del mundo."

Entonces se acercará una gran nube, hecha de estrellas, desde lo alto del cielo, hasta la tierra. Y sonará dulcemente el canto de los ángeles, con una dulzura que no tiene igual. Y subirá el Verdadero Dios, Señor del cielo y de la tierra.

Fin del capítulo XV


Capítulo anterior Siguiente capítulo

Notas:

1 Chactemal y Tah-Uaymil eran nombres de Chetumal.

2 "Miserable el rostro de Chac Chuen Coyi. Entonces vendrá el Señor de la Iglesia" (Roys, p. 147).

3 Nieté, flor de Plumería, símbolo de lujuria. Roys traduce esta frase así: "El principio del pecado carnal" (p. 148).

Se refiere probablemente a la construcción de ciudades e iglesias españolas.

5 Zac ibteeloob cab; de difícil traducción. Roys: "Despreciable gentuza del pueblo" (p. 148).

6 Tantun está relacionado con Cozumel; puede significar: "Ante-la-piedra-preciosa" (Barrera y Rendón, p. 69).

7 Se refiere a Jesucristo. Aquí el escritor incluyó sus conocimientos de la doctrina cristiana.

8 La catedral.

9 Chachac Ek, "Estrellas rojas". Chak Ek, "Estrella roja" se asocia a Venus, pero aquí parece referirse a los siete planetas de la astronomía medieval: Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte Júpiter y Saturno (Roys, p. 150).

10 Mérida.

11 "Yaxal Chac [Lluvia verde] es el rostro del Katún en los cielos" (Roys, p. 151).

12 "Entonces empezará la vejación por el demonio en el mundo. Entonces vendrá el ennceguecimiento del rostro del dios, del rostro de Kauil". Kauil es probablemente el dios de las cosechas. A Itzam Na se la llamaba a veces Itzam Na Kauil.

13 La serpiente de cascabel roja levantará su cabeza para morder. El holil och [tlacuache] levantará su cabeza para morder" (Roys, p. 152). Los mayas yucatecos hablan de cuatro clases de serpientes de cascabel, de los colores de los puntos cardinales: roja, blanca, negra y amarilla.

14 En el texto, Ek-Cocah-mut, nombre de una deidad, probablemente relacionada con Itzan Na. Barrera y Rendón traducen el nombre como "El-estrella-tortuga-anuncio" (p. 75).

15 Yuc, pequeño venado de Yucatán (Barrera y Rendón, p. 170).

16 Chac Bolay, "Tigre bermejo y bravo" (Barrera y Rendón, p. 170). Ver nota 11 de capítulo VI.

17 Alude probablemente a la creencia en el cuxam zum,"cuerda viviente", suspendida del cielo y extendida de Tulum y Cobá a Chichén Itzá y Uxmal (Roys, p. 155).

18  Nombre de una importante familia maya.

19 Ver nota V de este capítulo.

20 Barrera y Rendón traducen esta frase así: "Encendido será el fuego en honor de la Virgen maya, y de Hunab Ku Deidad-única, en la Santidad de la iglesia única" (p. 77).

21 Es uno de los nombres de la provincia de Bakhalal o Bacalar

22 "Las cinco divisiones de Chakan", provincia donde se fundó Mérida (Roys, p. 157).

23 Esta última parte es traducida así por Barrera y Rendón; "No vendrá más el Anticristo porque no lo quiere Dios [sic] Nuestro Señor para la salvación de este Katún y de estas provincias, porque Él fue el creador de estas provincias, y el origen del Anticristo fue la avaricia" (p. 79).

24 Este nombre ha sobrevivido en una hacienda de Izamal. Se asocia con Mayapán (Roys, p. 158).

25 Barrera y Rendón: "Los Chaques, Dioses-de-la-lluvia buenos, harán producirse los frutos aun en los pedregales" (p. 80).

26 Símbolo de lujuria.

27 Roys, p. 160.

28  Roys traduce así esta frase: "Las cabezas de los extranjeros de la tierra serán emparedadas en los muros de Chakan putun" (p. 160). Posiblemente esto derive de la costumbre de colocar las cabezas de los vencidos en las batallas en el Tzompantli, plataforma reservada a este fin.

29 "Los monumentos del katún se asientan sobre sus bases" (Roys, p. 161). Se refiere a la erección de estelas cada Katún.

30 Alude a la llegada de grupos nahuas que trajeron a Chichén Itzá el culto a Quetzalcóatl, llamado Kukulcán por los mayas.

31 Tal vez se refiere al juicio final del pensamiento cristiano.

32 Tu lobol kik. Esta expresión se asocia con la disentería en los textos médicos mayas (Roys, p. 162).

33 Esta es una relación del juicio final cristiano, aparentemente escrita por un misionero español. Data probablemente del siglo XVII (Roys, p. 163).