Chilam Balam de Chumayel

Textos y Documentos
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
VIII. Libro del principio de los Itzáes

Damaceno. Éste es el nombre de la llanura en que fue formado el Primer Padre Adán, por Dios. Éste es su nombre, su primer nombre: Adán. Y le entró su alma y habitó el Paraíso. Nacido Adán, nació la Primera Madre, Eva, la primera mujer, la madre de todo el mundo. Fue de pronto, como una gota escurrida de Adán. Y nació.

Allí donde no había cielo antiguamente, he aquí que la Palabra nació por sí misma, dentro de lo oscuro. 1He aquí que las piedras de una sola vez fueron creadas, y fueron las montañas.2Y esta tierra, la que fue cogida para labrar a Adán, también. Por eso él es su hijo. Y entraron al Lugar de los Gemidos. Así lo llamaron cuando fueron labrados, aquellos que fueron el primer tronco de los hombres.

Dios el Verbo, Dios Hijo, y Dios Espíritu Santo, son el Dios de toda la tierra. Ellos crearon la Piedra Preciosa que se desprendió de la tempestad, con el velo de la gracia. El Verbo en su nombre; Josus tin gracia.

He aquí que al mismo tiempo nació de su Piedra el Espíritu de las estrellas; berbumtuorom es su nombre. El hijo natural de la Piedra, el hijo natural de la Tierra,3 tomó entonces a la Señora de la Tierra y fue a sentarse al altísimo cielo, a lo más alto del cielo, en lo antiguo.

Un gran resplandor llegó hasta abajo desde el Espíritu de la Sustinal gracia.

*

* *

Trece veces ocho mil katunes había estado reposando en su Piedra, cuando se movió la Semilla del Señor Hunacceel.

Aunque no eran lo mismo que el Sol, de la Joya del Pecho del Sol bajó la casta de los hombres buenos. "¿Mis ropas, mis vestidos", hubieran dicho si hubieran sido dioses?

Así, pues, lo sabéis, y lo dice cualquiera. La tierra suave de la Orilla del Pozo [Chichén] dice que allí llegaron conquistando, al golpe de la guerra.

— Estaban en Chichén los Itzaes... (ayuda herejía)—4 ¿Vinieron o estaban?

Uno Imix, el día de alcanzar el cielo, va el Rey al poniente del Pozo, en donde abierto está el templo. El Uno Imix es el día en que se dice en Chichén de los Itzaes: "¿Llegaron o estaban?"

¡Oculto es, oculto es! —dicen gritando—, ¡Oculto es, oculto es! ¡ Lo saben las almas de los muertos!

Con trabajoso grito gritan las almas de los muertos, solitarias en el día que es el primero. Resplandeciente día fue, y otra vez fue de noche, cuando vinieron.

— ¡Estaban, estaban, estaban! ¿Llegaron o estaban?

¿Hay alguien por ventura que esté despierto?

Fuertemente dicen otra vez, en tres gemidos: ¡Estaban!

— ¡En el día de Dios, aquí eran ya moradores, eran ya pobladores!

Se les oía así.

— ¡No fue que llegaron a Chichén los Itzaes!

— ¿Llegaron o estaban?

Gimen así tres veces, en su día.

— ¿Soy alguien yo? —dice en su espíritu el hombre.

— ¿Soy éste que soy?

— ¿Soy acaso un niño que llora? —dice un medio de la tierra.

Para que lo entendáis. Dicen que fui creado de noche. ¿Nosotros acaso nacimos? Se ha dicho que fuimos criados por. Miscit-Ahau.5

Se rompió el final. ¿Quién es éste a quien amargué con mi canción? "¿Llegaron o estaban?"

— Dicen que estoy muerto. Lo dijo el Sacerdote del pueblo. Dicen que estoy escondido. Lo dijo "el que pierde al pueblo". Lo creyó en su deseo, lo creyó en su corazón. Porque "el que pierde al pueblo", al punto se aflige con mi canción.

— "Estaban ... ¿Llegaron o estaban?"6

Este canto todo es cumplida alabanza del Señor Dios.

Fin Capítulo VIII


Capítulo anterior Siguiente capítulo

Notas:

1 "Dios el Padre se creó solo por su propio esfuerzo, en la oscuridad" (Roys, p. 114).

2 "Fue la tierra de Acantun" (Roys, p. 114). Ver Nota 17, Capítulo VI.

3 Ix-coal-tun, Ix-coal-cab. Dice Roys que estos nombres pueden ser traducidos como "La prostituta nacida de la piedra", "La prostituta nacida de la tierra" (p. 114).

Tal vez se refiera a la afirmación que hacen los encomenderos de Yucatán, en las relaciones geográficas que elaboraron, de que los mayas no eran idólatras, hasta que Kukulcán, "Capitán mexicano" que entro en esas tierras los enseñó a idolatrar (Roys, p. 115).

5 Posiblemente uno de los conquistadores asociados con Hunac Ceel (Roys, p. 116).

6 Este estribillo se escribe en el texto original Yulu uayano. Roys cree que es una interjección tolteca de dolor o tristeza (p.115).