Chilam Balam de Chumayel

Textos y Documentos
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
V. Libro de los Antiguos Dioses

Nota:

Roys titula este texto "La creación del mundo" porque se refiere a la cosmogonía; es una parte del mito de origen del mundo que relata una de las destrucciones cósmicas ocasionada porque la deidad del inframundo (que simboliza la muerte) roba su principio vital a la deidad del cielo. En seguida se narra el reordenamiento del cosmos, llevado a cabo por los Bacabes, dioses de los puntos cardinales y sostenedores del cielo.

Es muy preciso hacer entrar en el entendimiento que las piedras que dejó Nuestro Padre Dios, las duras maderas, los animales, es lo que habéis adorado. En los primeros tiempos, aquí, entre nosotros, los Hombres de Majestad fueron adorados como verdaderos dioses. Aquellas piedras, detuvieron el paso del Verdadero Dios nuestro Padre, Señor del Cielo y de la Tierra. Aunque eran los antiguos dioses, perecederos dioses eran. Ya se acabó el tiempo de su adoración. Fueron desbaratados por la bendición del Señor del Cielo, cuando terminó la redención del mundo, cuando resucitó el Verdadero Dios, cuando bendijo los cielos y la tierra.

¡Se desmoronaron vuestros dioses, hombres mayas! ¡Sin esperanza los adorasteis!

*

* *

La relación de la historia de esta tierra, en su tiempo, se hacía en pinturas: porque no había llegado el día en que se usaran estos papeles y esta muchedumbre de palabras; para que se preguntara a los antiguos hombres mayas si sabían cómo nacieron y cómo fundaron su tierra en esta región.

*

* *

Dentro del Once Ahau Katún fue cuando salió Ah-Mucen Cab ["El-que-guarda la miel"] a vendar los ojos de los Trece dioses [Oxlaun-ti-Ku]. No supieron su nombre. Solamente sus hermanas y sus hijos se lo dijeron, y tampoco podían ver su cara. Era el momento en que acababa de despertar la tierra. No sabían lo que iba a suceder.

Y fueron cogidos los Trece dioses por los Nueve dioses. Y llovió fuego, y llovió ceniza y cayeron árboles y piedras. Y vino el golpearse los árboles y las piedras unos contra otras.

Y fueron cogidos los Trece dioses, y fue rota su cabeza y abofeteado su rostro y fueron escupidos, y se los cargaron a las espaldas. Y fue robada su Serpiente de Vida [Canhel]1 con los cascabeles de su cola, 2 y con ella, fueron cogidas sus plumas de quetzal.3 Y cogieron habas molidas junto con su semen y, junto con su corazón, semilla molida de calabaza, y semilla gruesa molida de calabaza, y frijoles molidos. Y Él que es eterno [Yax Bolon Dzacab, "Gran-nueve-fecundador"] lo envolvió y lo ató todo junto, y se fue al decimotercer piso del cielo.

Y entonces cayeron su piel y las puntas de sus huesos aquí sobre la tierra. Y fue entonces que se escapó su corazón, porque los Trece dioses no querían que se les fuera su corazón y su semilla. Y fueron matados a flechazos los huérfanos, los desamparados y las viudas, que vivían sin fuerza para vivir.

Y fueron enterrados por la orilla de la arena en las olas del mar. Y entonces, en un solo golpe de agua, llegaron las aguas.4

Y cuando fue robada la Gran Serpiente, se desplomó el firmamento y hundió la tierra. Entonces los Cuatro dioses, los Cuatro Bacab,5 lo nivelaron todo. En el momento en que acabó la nivelación, se afirmaron en sus lugares para ordenar a los hombres amarillos.

Y se levantó el Primer Árbol Blanco [Sac Imix Che, "Ceiba-blanca"], en el Norte. Y se levantó el arco del cielo, señal de la destrucción de abajo. Cuando está alzado el Primer Árbol Blanco, se levantó el Primer Árbol Negro [Ek Imix Che, "Ceiba-Negra"], y en él se posó el pájaro de pecho negro. Y se levantó el Primer Árbol Amarillo [Kan Imix Che, "Ceiba-Amarilla"], y en señal de la destrucción de abajo, se posó el pájaro de pecho amarillo.6 Y se oyeron los pasos de los hombres amarillos, los de semblante amarillo.

Y se levantó la Gran Madre Ceiba [Yaax Imix Che, "Ceiba-Verde"], en medio del recuerdo de la destrucción de la tierra. Se asentó derecha y alzó su copa pidiendo hojas eternas. Y con sus ramas y sus raíces llamaba a su Señor.

Y se levantó Chac-piltec, al oriente de la tierra. Y llamaba a su Señor. Y se alzó Zac-piltec, al norte de la tierra. Y llamaba a su Señor. Y se levantó Lahun-chan, y llamaba a su Señor. Y se alzó Kanpiltec, y llamaba a su Señor. Éstas son las Voluntades de la tierra.

A esa hora, Uuc-cheknai vino de la Séptima capa del cielo. Cuando bajó, pisó las espaldas de ltzám-cab-Aim ["Brujo-del-agua-tierra-cocodrilo"] 7 el así llamado. Bajó mientras se limpiaban la tierra y el cielo.

Y caminaban por la cuarta candela, por la cuarta capa de las estrellas. No se había alumbrado la Tierra. No había Sol, no había noche, no había Luna. Se despertaron cuando estaba despertando la Tierra. Y entonces despertó la tierra, en este momento despertó la Tierra. Infinitos escalones de tiempo y siete lunas más se contaron desde que despertó la Tierra, y entonces amaneció para ellos.

Se sintió el Reinado del Segundo Tiempo, el Reinado del Tercer Tiempo. Y entonces empezaron a llorar los Trece dioses. Lloraban ante el dios Chacab, que era el que entonces reinaba en su estera roja.

Por ellos se enrojeció el Primer Árbol de la tierra y se enrojeció la inmensidad de la tierra. Grandes pecadores de espíritu eran. No era llegado el día de su poder.

Lo mismo lloraban los Nueve dioses. Y he aquí que llegó el ordenamiento de la medida del tiempo, en la estera roja. Y llegaron los Nueve dioses, los de cabezas puntiagudas y traseros pelados. Se sentaron en su estera. Y entonces fue que bajó la opresión desde el centro del cielo, el poder despótico, los Reyes tiranos.

Y entonces se alzó Chac-edz, el del gesto rojo. Y entonces se paró el Rey del gesto blanco. Y entonces se levantó el del gesto negro. Y entonces se paró el del gesto amarillo.

Y entonces se alzó Chactenel Ahau, con su estera y su trono. Y llegó Zactemal, con su estera y su trono. Y se alzó Ek-tenel-Ahau, con su estera y su trono. Y se paró Kantene-Ahau, con su estera y su trono.8 Creían que eran dioses; pero tal vez no eran dioses. No derramaban semillas, ni llovían agua. Pedazo a pedazo decían que se juntaban; pero no decían lo que amaban.

Duro era su semblante. Llegó el duro tiempo y pesadas miserias vinieron bajo su poder. Cuando llegaron a asentarse muy alto en la medida de su tiempo, se avivó el fuego del sol, y se acercó su cara y quemó la tierra y el ropaje de los reyes. Y ésta es la causa de que se llore su reinado.

En el día magnífico de poderío y magnífico de hermosura, en el día en que se entienda el entendimiento de los dioses, se levantará la cosecha y será el tiempo de recoger. Y desaparecerá el "animal malo".

Y cuando levante su árbol Ah Muuc, que es el que sale a su camino, el que sale a sucederle, será el tristísimo tiempo en que sean recogidas las mariposas, y entonces vendrá la infinita amargura.

Ésa es la que viene, cuando hayan caído tres lunas, en el tiempo del Tres Ahau Katún, y después de tres porciones de años, encajados dentro del Tres Ahau Katún, cuando vaya a aparecer el otro Katún, el de tres panes, el de tres aguas. Estrecho será su don de vida, y mísero su jugo. Y eso comerá y eso beberá.9

Beberá granizo y comerá las desparramadas hojas de la chaya. Eso sucederá aquí, en la Tierra de la Tristeza, Padre, dentro del Noveno año, en el tiempo en que estén aquí los extranjeros.

Se pide la carga del Katún, de todos los años del Trece Ahau Katún. Entonces abre sus pies el Once Ahau, entonces baja la palabra del Eterno a la punta de su lengua.10 Cuando baja, se pregunta la carga del Katún.

Nueve eran sus cargas, cuando bajó del cielo. El día de Kan fue el día en que se amarró su carga. Fue cuando bajó agua venida del cielo, para el segundo nacimiento, de la casa del de los "innumerables años".

Al mismo tiempo bajó Bolon Mayel ["Nueve perfumado"]. Dulce era su boca y la punta de su lengua. Dulces eran sus sesos. Y allí bajaron cuatro Gigantes que en ánforas de barro traían las mieles de las flores.

De ellas salieron: la del hondo cáliz rojo, la del hondo cáliz blanco, la del hondo cáliz negro, la del hondo cáliz amarillo. Y la que es ancha y la que es desviada. Y al mismo tiempo, salió la flor que es regada y la que es agujereada; y la flor ondulada del cacao y la que nunca es chupada,11 y la flor del espíritu de color, y la que siempre es flor, y la que tiene el tallo cojo. Estas flores que salieron, eran las Comayeles [Ah Con Mayeles, "Los-ofrecedores-de-perfume"], 12 las madres de las flores.

Y salieron olorosos sacerdotes, olorosos reyes, olorosos jefes de guerreros, servidores del dios de la Flor. Cuando éste bajó, no tenía semejante. "Miradle —decían— no se derrama lo que es su carga".

Y entonces salió "la flor que es efímera" y metió el pecado de los Nueve dioses [Bolon-ti-Ku]. El tercer año es el tiempo en que se dice que sucedió, cuando no había llegado a ser creado el dios del infierno [Bolon Dzacab, "Nueve-fecundador"].

Y bajó Piziimtec,13 el de los huesos verdes, al pie de la flor, y el que es Eterno lo transformó en colibrí. Y entonces chupó la miel de la flor, de la flor de los nueve pétalos, hasta lo más adentro de ella. Y entonces tomó por esposa a la flor vacía, 14 y salió el espíritu de la flor a vagar. Cuando se abrió el cáliz de esta flor, el Sol [Ah Kin Xocbilíun]15 estaba dentro, y en medio de ella se leía Su nombre. Y sucedió que suspiraron llenos de deseo los Trece dioses. No sabían que así bajaba el pecado a su estera; eran dioses a su entender. Sucedió que de flores fue su estera, de flores su silla, y flores hubo en sus cabellos. Envidioso su asiento, envidioso su caminar, envidioso su plato, envidioso su vaso, envidioso su corazón, envidioso su entendimiento, envidioso su pensamiento, envidiosa su boca, robado el tiempo de su señorío.

En el tiempo en que esté en pie, en el tiempo en que tenga fuerza su adoración en los labios de su boca, lo que coma detrás de la palma de su mano, la sustancia que muerda, no será palo ni será piedra. Rojo despojo habrá en sus diez muelas.

Llegará con su cara de pecado, con su hablar de pecado, con su enseñanza de pecado, con su entendimiento pecador. Y pecado será su caminar. Llegará con los ojos vendados y enrojecerá su estera. Durante su poderío, se olvidará de su padre, se olvidará de su madre que lo dio a luz. Ardiendo su corazón, solo entre los huérfanos, agraviador de su padre, en medio de los que no tienen casa, ha de caminar, borracho su semblante, perdido su entendimiento, al lugar de su padre, al lugar de su madre. No tiene bondad, no hay bien en su corazón; solamente un poco hay en la punta de su lengua. No sabe cómo ha de acabar, no sabe lo que hay al fin de su reinado, ni lo que va a acabar con el tiempo de su poder.

*

* *

Estos Nueve dioses [Bolon-ti-Ku] se manifestarán en nueve rostros [Bolon Chan] de Hombres-Reyes, de estera del Segundo Tiempo, de trono del Segundo Tiempo, venidos dentro del res Ahau Katún.

Habrá un nuevo Señor de esta tierra. Dolorosamente se afirmará el curso del Katún que viene, cuando acabe el tiempo del Tres Ahau Katún, el tiempo en que los hijos serán vendidos, el que estará encima del orgullo de los Itzaes.

Un tiempo abrasador, después un tiempo de frescura. El largo de una Piedra es el castigo del pecado de orgullo de los Itzaes. Los Nueve dioses acabarán el curso del Tres Ahau Katún. Y entonces será entendido el entendimiento de los dioses de la tierra. Cuando haya acabado el Katún, se verá aparecer el linaje de los nobles Príncipes, y a nuevos hombres sabios y a los descendientes de los Príncipes cuyos rostros fueron estrujados contra el suelo, los que fueron insultados por el rabioso de su tiempo, por los locos de su Katún, por el hijo del mal que los llamó "hijos de la pereza"; los que nacieron cuando despertó la tierra, dentro del Tres Ahau Katún.

Así acabarán su poder aquellos para quienes Dios tiene dos caras.

*

* *

He aquí que cuando vaya a acabar el tiempo de este Katún, entonces Dios dará que suceda otra vez el diluvio y la destrucción de la tierra. 16 Y cuando haya terminado, entonces bajará Nuestro Padre Jesucristo, sobre el valle de Josafat, al lado de la ciudad de Jerusalén, donde un tiempo nos redimió su santa sangre. Allí bajará sobre una gran nube, para dar testimonio de que verdaderamente pasó el martirio en el árbol de la cruz, hace tiempo. Allí entonces bajará en gran poder y en gran majestad, el verdadero Dios, el que creó el cielo y la tierra y todas las cosas del mundo. Allí bajará a medir por igual lo bueno y lo malo del mundo. ¡Y humillados serán los soberbios!

Fin Capítulo V


Capítulo anterior Siguiente capítulo

Notas:

1 Ver nota 8 del capítulo I.

2 "Despojado de sus insignias y cubierto de tizne" (Barrera y Rendón, p. 91) "Despojado de su insignia y de su tizón" (Roys, p. 99). El texto maya asienta: Canhel y u hol zabac; Canhel es "serpiente o dragón", y zabac, "tizne"; según Barrera y Rendón, aquí tizne significa afrenta y vergüenza (p. 177).

3 Ix kukil, ix yaxum. Roys lo traduce como árbol Yaxum, pero dice que también significa "plumaje de quetzal". Esta traducción parece más correcta, pues si Canhel es serpiente, el texto significa que fue robada la serpiente emplumada del cielo, o sea, el principio vital celeste, por lo que el mundo se destruye. Tanto en otros textos, como en las artes plásticas del área maya, la serpiente emplumada simboliza el agua celeste, lo que corrobora la traducción de Mediz Bolio.

Se refiere a una de las destrucciones cósmicas, causada por un diluvio. Coincide con los mitos cosmogónicos quiche y náhuatl, mostrando una comunidad de creencias a nivel mesoamericano.

5 Ver nota al pie de del título en este capítulo.

6 Falta el alzamiento de Chae Imix Che, "Ceiba-roja", en el este.

7 El Gran Cocodrilo que simboliza la Tierra (NT).

8 Parece referirse a los cuatro dioses de los puntos cardinales. El adjetivo tenel que puede significar "levantado" es una palabra obsoleta; se puede sustituir por temal (Roys, p.102).

9 "El fruto de ramón será su pan, el fruto de ramón será su bebida; la jicara cimarrona será su pan, la jicara cimarrona será su bebida; lo que ellos coman y lo que ellos beban." Se trata de alimentos que se comían en épocas de escasez (Roys, p. 103).

10 "Fue cuando la palabra de Bolón Dzacab descendió a la punta de su lengua" (Roys, p. 104).

11 En este punto, el texto original menciona a Ix Macuil Xuchit, quien en náhuatl es Macuil Xóchitl, "Cinco Flor", deidad de la música y la danza (Roys, p. 104).

12 Roys dice que posiblemente se refiera a los insectos que transportan el polen y a los colibríes (p. 105).

13 Roys opina que se trata de un dios del canto, la música y la poesía, llamado Ah Kin Xooc, del que López Cogolludo afirma que también era llamado Pizlimtec (p. 105). Barrera y Rendón dicen que se trata de Pilzintecuhtli, nombre náhuatl que se puede identificar como "Sol joven" (p. 176).

14 "La flor de cinco pétalos" o nicté; es la Plumería, asociada a la sexualidad (Roys, p. 105).

15 Ver nota 13, capitulo V.

16 Dice "suceda otra vez" porque, según la cosmogonía maya (y la náhuatl), la destrucción cósmica se produce cíclicamente, dando lugar a distintas etapas o edades del universo.