Teotihuacan. La ciudad de los dioses

Sitios Arqueológicos y Arqueoastronómicos. Pueblos Originarios de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

Referencias Vinculadas

PalaciosPalacios y conjuntos habitacionales

19. La Ventilla

20. Tetitla

21. Purificación (Totómetla)

22. Atetelco

23. Zacuala

24. Yayahuala

25. Tepantitla

26. Amanalco

27.Teopancaxco

 

CuevasCuevas

28. Astronómica

29. Ceremonial Plaza del Sol

30. Túnel de Saqueo

Museos e InstalacionesMuseos e Instalaciones

31. Antiguas oficinas y Restaurante

32. Museo del Sitio

33. Jardín Escultórico

34. Jardín Botánico

35. Centro de Estudios Teotihuacanos y Museo Manuel Gamio.

36. Área de convivencia familiar.

37 Gradas de luz y sonido.

38. Museo de Pintura Teotihuacana

 

AccesosAccesos al sitio

 

Plaza Oeste La Ciudadela Pirámide del Sol Palacio de Quetzalpapálotl Pirámide de la Luna

plusCultura Teotihuacana

La ciudad arqueológica está situada a unos cincuenta kilómetros al noreste de la ciudad de México, en el valle que también lleva el nombre de Teotihuacan y que forma parte de la gran cuenca de México. Cubrió más de 20 km2, fue la ciudad más grande en cualquier parte del hemisferio occidental en su época.

Se comenzó a construir en el siglo I d.C. y pronto se convirtió en un centro político y económico relevante en Mesoamérica que atrajo migraciones de otras regiones -zapotecos, mayas y mixtecos, -, en su esplendor llegaría a tener más de 100.000 habitantes, controlando las principales rutas comerciales desde Arizona (EE. UU.) hasta Honduras. Ciudades mayas distantes como Tikal y Copán buscaron tener relaciones diplomáticas con Teotihuacan. La llamaban Puh , "Lugar de las Cañas", una metáfora del lugar donde se asentaba.

Sufrió un rápido declive en el siglo VII, en un contexto de inestabilidad política y cambios climatológicos; la población se dispersó por la cuenca de México, quedando la ciudad totalmente abandonada. Cuando los aztecas llegaron -en el siglo XIII- encontraron ruinas cubiertas por la vegetación, pensaron se trataba de la mitológica ciudad creada por los dioses, y la bautizaron Teotihuacan, la "Ciudad de los Dioses", identificaron las Pirámides del Sol y de la Luna, y suponiendo que algunos edificios eran tumbas, bautizaron la avenida principal como Calzada de los Muertos.

La Calzada de los Muertos es el eje principal de la ciudad de Teotihuacan. Tiene unos 40 metros de ancho, dirección sur-norte con una orientación 15° 25' hacia el este, con respecto al norte astronómico. Su límite norte se encuentra en la Plaza de la Luna y su extremo sur que se prolonga después de La Ciudadela, aún no ha sido explorado. El río San Juan fue desviado para la que la atravesara perpendicularmente dividiendo la ciudad en cuatro cuadrantes, conformando una superficie adaptada al paisaje y las elevaciones que la rodean, sobre la cual se trazaron calles y se levantaron palacios o templos y complejos residenciales.

La ciudad contaba con un sofisticado sistema de drenaje -otli-apantli, "camino-canal"-, canales subterráneos cubiertos por lajas, que aún hoy en día funcionan correctamente.

Teotihuacan fue la ciudad de los dioses y también la ciudad de los muertos, aquellos que pasan a ser teutl, es decir héroes divinizados. Al enterrar aquí gente notable, se les supone con categoría suficiente para convertirse en teutl; como a los dioses, a los que nadie podía ver su rostro porque llevaban máscaras, los grandes señores teotihuacanos o toltecas sepultados en Teotihuacan, también la llevaban para presentarse en el inframundo. Las máscaras eran el nexo entre el difunto y la divinidad, el medio por donde se comunicaban.

Todo en Teotihuacan es colosal, una auténtica megalópolis de asombrosas construcciones -seguir vínculos de la presentación ofrecida más arriba para conocerlas-, donde se perfeccionaron las ciencias: matemáticas, astronomía, calendarios y florecieron las artes: arquitectura, escultura, cerámica y pintura.