Teotihuacan: Pirámide de la Luna

Sitios Arqueológicos y Arqueoastronómicos. Pueblos Originarios de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Teotihuacana

plusTeotihuacan. ciudad de los diosesTeotihuacan.

La ciudad de los dioses.

Centro Ceremonial Barrios
Pirámide del Sol. Cueva Ceremonial. Cueva Astronómica. Culto al fuego. Palacio de Atetelco. Escuela de guerreros.
Pirámide de la Luna. Sacrificios humanos. La Ventilla

Templo de Quetzalcóatl.

Complejo Xalla
Conjunto de Quetzalpapálotl. Palacio, Patio de los Jaguares, Caracoles Emplumados. Zacuala y Yayahuala
Calzada de los Muertos. Amanalco, el sitio de los murales saqueados. Techinantitla y Tlacuilapaxco.
Complejo Calle de los Muertos. Edificios Superpuestos. Grupo Viking. Plazas Oeste y Este.
La Calzada de los Muertos termina en la Plaza de la Luna -al norte de Teotihuacan-, que está rodeada por la Pirámide de la Luna y otros 13 templos menores. Al centro un adoratorio de cuatro escalones y casi al pie de la gran pirámide, los vestigios de la Estructura A, que contiene diez altares simbolizando el centro del universo, los rumbos cardinales y los intercardinales.

Pirámide de la Luna

Vista de la Calzada de los Muertos que atraviesa el centro ceremonial de Teotihuacan y termina en la Plaza de la Luna.

Pirámide de la Luna en la actualidad.

Fotografía de Charnay

Pirámide de la Luna en 1880, fotografía de Désiré Charnay.

La Pirámide enmarcada por Cerro Gordo, "Tenan" en náhuatl: "madre o protector de piedra", evoca, al igual que la Pirámide de Sol, un monte sagrado. Mide cuarenta y dos metros de altura, la superficie de su base es de 18.000 m2, sus cuatro cuerpos en talud están precedidos por una plataforma adosada de cinco cuerpos.

Los aztecas la consideraron como Metztli itzacual, "encierro de la Luna". No obstante, el monumento, de acuerdo a las grandes esculturas encontradas en la Plaza, pudo haber estado consagrado a la diosa del agua y la fertilidad.

Estatuas encontradas en la Plaza de la Luna.

Izquierda: De 3,19 m de altura -22 toneladas de peso- conocida como Diosa del Agua (Chalchihuitlicue para los aztecas). Tallada en planos rígidos, inmóvil y frontal.

Derecha: Conocida como Diosa de la Agricultura, es menos esquematizada y podría ser de una primitiva época tolteca.

Fuente: Historia General del Arte, José Pijoán. Espasa Calpe S.A., Madrid, 1946.

Sacrificios humanos

Durante las excavaciones dirigidas por los arqueólogos Rubén Cabrera y Saburo Sugiyama realizadas entre 1998 y 2004, se han hallado enterramientos fastuosos y atroces en la Pirámide de la Luna. Tras abrir un túnel de 43 metros de altura, los arqueólogos localizaron cinco enterramientos, saliendo a la luz escenas de antiguas matanzas: cabezas decapitadas y restos de guerreros y dignatarios extranjeros, además de animales inmolados.

En palabras de los arqueólogos: "Antes de esa investigación se tenía idealizado a Teotihuacan, pero ahora se puede reinterpretar la historia; se ha comprobado que practicaban sacrificios humanos".

La evidencia indica que los entierros corresponden a víctimas de sacrificios rituales, realizados para consagrar las sucesivas etapas de la la construcción de la pirámide. El sacrificio más antiguo data aproximadamente del año 200 d. C.: un extranjero fue enterrado vivo con las manos atadas, lo rodearon con animales que representaban poderes míticos y supremacía militar: un lobo, un halcón, pumas, águilas y víboras de cascabel, algunos de ellos también enterrados vivos dentro de jaulas. Había además ofrendas finamente elaboradas: armas de obsidiana y una figurilla de jade, quizás una diosa de la guerra. Los entierros posteriores son todos diferentes, pero con el mismo propósito: Los sacrificios eran importantes para controlar a la gente, para convencerla que hiciera lo que sus gobernantes deseaban.

Etapas de la Construcción y Entierros

La Pirámide se edificó en siete etapas, comenzando alrededor del año 100 d.C., y erigiendo una sobre la otra. Los sacrificios se realizaron en las etapas 4, 5 y 6 entre los años 200 y 350 d.C.

Estatuilla de jade

Estatuilla de jade adornada con collar y orejeras. Estaba colocada como ofrenda en un entierro.

Templo de la Luna. Entierro B

Entierro B

Restos de 12 víctimas con los brazos atados, 10 de ellos decapitados.

Templo de la Luna. Entierro CEntierro C

Junto a los esqueletos de 4 hombres, se encontraron 14 cabezas de lobos y 4 de pumas,

Templo de la Luna. Entierro EEntierro E

Tres extranjeros lujosamente ornamentados fueron enterrados sentados.


Rubén Cabrera CastroRubén Cabrera Castro

Nació en 1934 en Coatepec Costales, Guerrero, México. Estudió arqueología en la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Realizó estudios de arquitectura y urbanismo en la Universidad Nacional Autónoma de México. Participó en las excavaciones de rescate en sitios donde se construían las presas de Malpaso, López Mateos, La Angostura, Chicayán y Cocula. Desde 1980 su labor se ha concentrado en Teotihuacan. Participó en el Proyecto Teotihuacan 1962-1964, dirigido por Ignacio Bernal. Coordinó el proyecto Teotihuacan 1980- 1982.

Saburo SugiyamaSaburo Sugiyama

Arqueólogo japonés. Profesor en la Escuela de la Evolución Humana y Cambio Social de la Universidad de Arizona (EE. UU.) y de la la Escuela de Posgrado de Estudios Culturales Internacionales de la Universidad de la Prefectura de Aichi (Japón). Se especializa en el estudio de las culturas mesoamericanos, especialmente la teotihuacana, habiendo sido co-director del Proyecto Pirámide de la Luna.


Fuentes:

Teotihuacan, estado de México. La ciudad de los Dioses. Guía de Viajeros. Leonardo López Luján

National Geographic. Edición en Español, Octubre de 2.006.