Zacuala y Yayahuala

Sitios Arqueológicos y Arqueoastronómicos. Pueblos Originarios de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Teotihuacana

plusTeotihuacan. ciudad de los diosesTeotihuacan.

La ciudad de los dioses.

Centro Ceremonial Barrios
Pirámide del Sol. Cueva Ceremonial. Cueva Astronómica. Culto al fuego. Palacio de Atetelco. Escuela de guerreros.
Pirámide de la Luna. Sacrificios humanos. La Ventilla

Templo de Quetzalcóatl.

Complejo Xalla
Conjunto de Quetzalpapálotl. Palacio, Patio de los Jaguares, Caracoles Emplumados. Zacuala y Yayahuala
Calzada de los Muertos. Amanalco, el sitio de los murales saqueados. Techinantitla y Tlacuilapaxco.
Complejo Calle de los Muertos. Edificios Superpuestos. Grupo Viking. Plazas Oeste y Este.

plusLas figurillas de Zacuala y los textos nahuas.
Por Laurette Séjourné.

Palacios Zacuala y Yayahuala. Zona arqueológica Teotihuacana

Conjuntos habitacionales conocidos como Palacios, al considerárselos haber sido habitados por la élite teotihucana.

Zacuala

Rodeado por gruesos muros que tuvieron unos 5 m de altura. Una sola entrada -en la esquina sureste- amplia y elegante conduce conduce a un espacio porticado cuyo techo plano estaba sostenido por gruesas columnas colocadas alrededor de un espejo de agua. A través de este vestíbulo de recepción se pasaba al interior circulando por pasillos, espacios porticados y patios de distribución hasta llegar a un patio central.

El conjunto -unas 40 habitaciones repartidas en una superficie de 4.000 m2- poseía un desarrollado sistema de drenaje que aún hoy no permite que se inunde. Cuartos, pórticos, corredores y patios presentan murales de temas y diseños de gran homogeneidad de estilo. Según Laurette Séjourné: "La continuidad temática que develan los símbolos inscritos sobre los muros del palacio de Zacuala es tan rigurosa, que el edificio aparece como un inmenso libro cuyas páginas van desplegándose a la manera de los códices."

Séjourné excavó cerca de 30 entierros con sus ofrendas, en el supuesto que la secuencia de los mismos coincidiera con su ocupación, esta se extendería entre los años 350 y 750 d.C.

Dibujo reconstructivo según Séjourné, 1959

Templo principal. Séjourné, 1966.

Vista actual del sitio.

Yayahuala

Complejo de templos, patios y cuartos localizado 70 metros al norte del Palacio de Zacuala. Se distingue de las otras estructuras conocidas de Teotihuacan debido a su amplia entrada dispuesta hacia el oeste por la que se accede a un patio central bordeado de tres grandes templos. Las demás construcciones corresponden a cuartos pequeños que dan la impresión de una estructura residencial apiñada.

Por su construcción más abierta y amplia, el Palacio de Zacuala habría estado dedicado dedicado a celebrar importantes ceremonias, mientras que Yayahuala, por su carácter más recatado, sus grandes muros y pequeñas habitaciones, probablemente fue destinado a los aposentos de los sacerdotes.

Los entierros reportados, sugieren que Yayahuala tuvo una ocupación más temprana que Zacuala.

Laurette Séjourné excavó los sitios entre 1955 y 1961, a continuación presentamos lo escrito por ella en Arquitectura y Pintura en Teotihuacán, respecto a como se iniciaron las mismas y sus primeras impresiones, y su artículo "Las figurillas de Zacuala y los textos nahuas":


ARQUIRECTURA Y PINTURA EN TEOTIHUACÁN. Laurette Séjourné.

ZACUALA, 1955-1958

Lámina 1
Lámina 2
Lámina 3
Lámina 4
Lámina 5
Lámina 6
Lámina 7
Lámina 8
Lámina 9
Lámina 10
Lámina 11
Lámina 12
Lámina 13
Lámina 14
Lámina 15
Lámina 16
Lámina 17
Lámina 18
Lámina 19

Cuando empecé los trabajos en Zacuala (Láminas 1 y 2), la zona residencial no contaba con más que cuatro fragmentos de estructuras: Teopancalco, Tetila, Tepantitla y Atetelco. Formados todos por uno o dos patios y algunos aposentos pintados al fresco, esos fragmentos sugerían pequeños santuarios aislados. limitados a sí mismos.

Después de haber luchado durante largos meses con el caos de las superposiciones (Láminas 3 y 4), empecé a descubrir, al comienzo de la segunda temporada, lo que parecía, al fin, ser una porción de un conjunto estructural.

La tercera temporada de exploraciones fue marcada por la esperanza de conocer la totalidad de lo que creía ya firmemente que era una morada, pero que no acababa de desplegar sus cuartos y sus muros pintados (Láminas 5,6 y 7). Ciertas deducciones hacían ver de pronto que un muro determinado podía indicar el término de despliegue, pero el umbral de una puerta, unas columnas o un espacio sin indicios constructivos y que debía ser laboriosamente ligado a los demás, obligaban a reanudar la marcha.

Tratándose de un tipo nuevo de investigación de campo, hubo inquietud por parte de las autoridades de Instituto de Antropología acerca de lo que se juzgó como una propensión a "extenderme demasiado" y, como si se encontrara bajo la amenaza de una amputación, el edificio ofreció al fin toda su planta (Lámina 8). Medía 60 x 60 metros, con un vestíbulo adjunto al cuadrado perfecto, anexión cuya causa no pudimos entender más que mucho después (Láminas 9 y 10).

La gran escalera de entrada había descubierto la existencia de lo que creíamos era un corredor, o sea, un espacio abierto que se extendía sobre todo el lado Este. En nuestra ignorancia de la arquitectura teotihuacana, este espacio nos pareció corresponder a otra casa, puesto que se encontraba más allá de la entrada. Por esta razón, abandonamos el lugar con tanto más agrado cuanto que las tierras circundantes se habían vuelto el objeto de agrias reclamaciones por parte de sus propietarios, Don Félix Saravia y Don Pedro (Láminas 11 y 12).

YAYAHUALA, 1958-1961

Reanudé las exploraciones 60 metros al norte de Zacuala, en un lugar convertido desde hacía años en cantera, llamado Yayahuala, había dudado ante la desolación del o que parecía un campo de batalla, pensando que un terreno abierto como por obuses no podría guardar nada aún intacto. El propietario Marcos Saravia (Lámina 13) me convenció al proponerme que, a cambio de las piedras que saldrían del suelo, me autorizaba a actuar sobre una extensión para mí considerable. Me puse a la obra esperando salvar así rasgos arquitectónicos quizá reveladores y aún ahora me pregunto cómo una estructura completa, con ese hermoso patio, pudo surgir de un sitio revuelto hasta las entrañas (Laminas 14 y 15).

La aportación de Yayahuala vino a completar la de Zacuala: por la diferencia inesperada de su plano arquitectónico y porque, gracias al abandono del terreno, pude efectuar sondeos ricos de consecuencias, puesto que, al buscar la relación del edificio con sus alrededores urbanos, apareció -a un nivel varios metros más bajo que el interior de la construcción- un espacio abierto como el de Zacuala (Láminas 16 y 17).

Limitada por un muro que le confiere un ancho de 2,50 metros, esta callejuela acabó por indicarnos que rodea tres de sus lados, mientras que el cuarto, donde se encuentra la entrada principal, presenta un espacio más amplio. Una vez deslindado, el edificio reveló mejor su estructura, con tres puertas de acceso, dos salidas en los muros de la calle, un sistema de drenaje y una pared exterior afianzada en su base por espesos contrafuertes que servían como desaguaderos (Láminas 18 y 19),

Persuadida de que ese espacio abierto alrededor de las casas debía constituir una ley, decidí entonces regresar a Zacuala para intentar su descubrimiento . Y entonces, tres años después de darlo por terminado el palacio recuperó su integridad.

Las dificultades que en Yayahuala interrumpían incesantemente la marcha de las exploraciones y, a menudo, llegaban a quitarnos toda esperanza de conocer jamás una construcción completa, me dieron conciencia de la suerte que había tenido con mi primera experiencia arqueológica. En efecto, si en lugar de un nivel que parecía ahora liso como una mesa de billar, Zacuala hubiera presentado como Yayahuala los mismos incesantes hoyos hacia las capas inferiores, hubiera sido incapaz, entonces de restablecer una unidad cualquiera. Esta segunda prueba no impidió, sin embargo, que al enfrentarnos a un tercer edificio tuviéramos que reconocer que estábamos lejos de dominar una realidad vasta y compleja como era la arquitectura teotihuacana.