Cipriano Catriel

Biografías. Pueblos Originarios de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
Catriel "El Viejo"

Pampa

1837 - 1874

Conocido entre los suyos como Mariñancú (“Diez Águilas”), Cipriano Catriel tenía dos hermanos mayores, Juan José y Marcelino. A la muerte de su padre Juan "El Joven" (1866), él fue elegido para sucederlo. Probablemente por su facilidad para las distintas lenguas y su experiencia en distintas comitivas diplomáticas; con la guía de su padre se había desempeñado con éxito como embajador en Buenos Aires, Paraná y Salinas Grandes.

Al asumir el poder, los catrieleros se encontraban divididos en un grupo rural y otro urbano, “integrado” e “incorporado” en trabajos estacionales o permanentes.

Al inicio permaneció fiel a la Comandancia de Frontera de Azul. Emprendió todo tipo de negociaciones para intentar acomodarse a una coyuntura que lo arrinconaba.

Reclama la casa en Azul y el sueldo que recibía del gobierno su padre. Al principio habitaba la vivienda de su secretario Santiago Avendaño, que también ejercía funciones de canciller.

El Fuerte Azul había sido fundado a fines de 1832 y Catriel vivía en una casa de la calle Colón, casi esquina Corrientes con sus tres esposas: Eufemia, Rafaela Burgos y Lorenza Toribio. En los alrededores lo hacía parte de su tribu y otra parte estaba afincada en el arroyo Nievas. Eran alrededor de cuatro mil indígenas, y contaba con una fuerza de 1500 lanzas.

Busto de Cipriano

El 28 de agosto de 2007 se inauguró la plazoleta del "Respeto a los Pueblos Originarios" el la calle San Carlos y Avenida Mitre de Azul. Contiene el Monumento al cacique Cipriano Catriel y a los Indios Pampa.

Click sobre el área sombreada para ver el busto de Cipriano en detalle.

El médico francés Henry Armaignac, en su libro "Viaje a las Pampas Argentinas", relata su primer encuentro con el cacique: “Pronto vi acercarse a nosotros un hombre de alta estatura y de una extrema obesidad. Representaba unos treinta años y estaba vestido como los gauchos, con poncho, chiripá y botas de cuero; llevaba la cabeza atada con un pañuelo que sujetaba su espesa cabellera, su cara era lampiña y su triple papada caía hacia su enorme abdomen. Era Catriel en persona.”

Su forma de vida y su vestimenta no difería de cualquier hacendado bonaerense de entonces. Lejos quedaba el toldo y las actividades que había aprendido de pequeño: montar a pelo, comer carne cruda y participar en un nguillatún (rogativa a las divinidades y antepasados con el fin de obtener favores y protección, así como agradecer lo recibido).

De su casa se dirigía a controlar sus bienes rurales, previo paso por el Banco Provincia para revisar su cuenta. Le gustaba alternar su vestimenta de hombre de campo con uniformes militares.

Armaignac cuenta: ""Después del festín, mientras el lenguaraz [Santiago Avendaño] estaba jugando con los chicos, Catriel me dijo, en bastante español, que lo siguiera. Ambos nos dirigimos hacia un arroyuelo que corría a doscientos o trescientos metros de allí, y emprendimos una larga conversación. Delante de todos el cacique fingía ignorar el español, y aunque hablara sin tropiezos esa lengua, se hacía traducir mis respuestas al idioma pampa cuando Avendaño o alguna otra persona estaba presente".

9 de octubre de 1870.

Convenio entre los caciques Catriel y Calfuquir, con el comandante de la frontera sud Coronel D. Francisco De Elias.

Art. 1º De conformidad general acordaron los Caciques y Capitanejos que se hallaban presentes, nombrar como su Gefe principal al Cacique Catriel, manifestando todos hallarse conformes; y que los indios que se encontraban independientes a su mando, en lo sucesivo se someterían a la autoridad de dicho Cacique, y el que así no lo hiciere, no solo se consideraría rebelde sino enemigo del Gobierno de la Nación.

Art. 2º Por aclamación general y de acuerdo los Caciques y Capitanejos, nombraron como segundo Gefe al Cacique Calfuquil, poniéndolo en ese momento en posesión de su cargo.

Art. 3º Se estipuló de común acuerdo y con la aprobación de todos los Caciques presentes, quienes se prestaron muy gustosos a cooperar a la defensa y resguardo de la frontera, quienes prestarán toda clase de auxilios que esté a su alcance al Gefe de ella cuando los necesite; reconociéndolo como representante del Gobierno Nacional, como también prestarle su cooperación en cualquier eventualidad, pidiendo a su vez el Cacique Catriel al infraescrito su influencia moral y material para someter a aquellos Caciques que con alguna parte de indios desaprobasen conocer que cuenta con la protección del Gobierno, que tienen que obedecerle y respetarle y poder también capturar Capitanejos é indios que desde algún tiempo anterior han estado causando graves perjuicios en los intereses fronterizos, como así mismo para repeler cualquier invasión exterior.

Art. 4º Convinieron también que el Cacique Catriel investirá la autoridad de Cacique principal de todos los indios (por corresponderle el derecho de reinado) desde el fallecimiento del padre Juan Catriel; habiendo sido reconocido siempre por tal, a excepción de Manuel Grande, Ramón López, Cachul y Chipitruf, que anteriormente han pertenecido a Calfucurá, pero desde esta fecha quedan bajo las inmediatas órdenes de Catriel, como todos los demás. Y que en cualquier ocurrencia debe entenderse directamente con el Comandante General de frontera, prohibiendo a todos los Caciques hacerlo parcialmente.

Art. 5º Queda desde esta fecha. establecido entre la autoridad que representa en insfrascrito y el Cacique Catriel a armar todos los indios bajo sus inmediatas órdenes y formar un cuerpo mixto de infantería y caballería cristiana, para someter al Cacique Manuel Grande, por medio de la fuerza y capturar al Cacique Ramón López amparador de desertores y ladrones, como también habérsele justificado el haber cometido un robo, cerca de un mes pasado en la hacienda de la Testamentaria de un finado Gabriel Moran de este partido.

Art. 6º De común acuerdo quedó establecido que todos los ladrones capturados serían sometidos a prisión y castigarlos según el grado de culpabilidad que se le hallase a cada uno, como también la entrega de todos los desertores que se encontrasen amparados en los toldos de algunos Caciques y Capitanejos.

Art. 7º Se sancionó por unanimidad que el Cacique Catriel convocara a una reunión a toda la indiada para el día 11 del corriente, con el fin de proclamar todos los puntos arriba indicados y preparar los medios de someter al Cacique Manuel Grande y la aprehensión del Cacique Ramón López con todos sus ladrones.

Art. 8º Que toda vez que la autoridad civil necesitase la cooperación del Cacique Catriel a cualquier objeto de servicio, se los prestaría inmediatamente muy gustoso, como igualmente si de algún robo sabía la autoridad perpetrado por algun indio se lo denunciara, que en acto haría aprehender al autor y lo entregaría al Juez de Paz ( que estaba presente) para que le diera el castigo que corresponda.

Que en cumplimiento de lo que significan los artículos anteriores se hace seriamente responsable al Cacique principal Cipriano Catriel, para la autoridad que representa el infrascrito, contando para esto con el apoyo de sus Caciques y Capitanejos.

Fuente: Memoria. Documento de Guerra y Marina 1871, pp. 246 a 248.

El 9 de octubre de 1870 el coronel Francisco de Elía, comandante de la frontera sur, lo nombra Cacique Principal de todos los indios pampa amigos.

En 1871 el presidente Sarmiento escribió al coronel Francisco de Elía: “deje al cacique Catriel la posesión de las tierras que ha ocupado siempre y ocupa con sus fuerzas, sin extenderse a más”

Su participación el la Batalla de San Carlos (8 de marzo de 1872) fue decisiva para que el ejército derrotara a Calfucurá. Ese día Cipriano debió imponerse a sus hombres (a muchos los lanceó si no avanzaban) que estaban más dispuestos a pasarse a luchar de parte de sus hermanos de sangre que a combatirlos.

En 1874 Bartolomé Mitre, denunció por fraude las elecciones que llevaron a la presidencia a Nicolás Avellaneda, desconoció su autoridad e inició una abierta conspiración. Cipriano decide participar a favor de Mitre.

Mitre dispuso que las huestes de Catriel debían abandonar la campaña y quedarse en Olavarría a la espera de novedades. Mitre es derrotado en la Batalla de la Verde (26 de noviembre de 1874) y capitulará días después en Junín.

Bartolomé Mitre, en el centro de la escena, capitula en Junín y así fracasó su revolución que arrastró al cacique Catriel.

Catriel no llegó a sumarse a las tropas revolucionarias. Sin embargo es acusado de traidor, especialmente por su hermano Juan José quien incita a la tribu a sublevarse a su autoridad.

Los coroneles Hilario Lagos y Julio Campos se dirigen a tierras catrieleras, poco antes despacharon al capitán Rufino Solano para que se entrevistase con Juan José Catriel a fin de atraerlo a las filas del gobierno asegurándole que la Revolución había fracasado.

Juan José acepta incorporarse a las fuerzas oficiales, induce a la tribu a someterse a Lagos y para completar su traición, informa a Lagos y Campos donde se encontraba acampado su hermano.

Se destaca para parlamentar con Cipriano al capitanejo Mariano Moreno. Lleva instrucciones para intimarlo a que deponga sus armas, prometer que no habrá represalias e informarle que Juan José ha sido nombrado en su reemplazo.

Como respuesta, con incontenible iracundia, Cipriano ordena el degüello del emisario. El hecho provoca la reacción de los indios sublevados que, encabezados por el capitanejo Peralta, tratan de darle muerte.

Junto a Avendaño, algunos miembros de su familia y acompañantes, con precarias armas se atrinchera en un potrero. En esta dramática situación hace una patética confesión a uno de sus acompañantes: “Yo quiero mucho a los cristianos, y yo también lo sería; pero entonces mi gente no querría ser gobernada por mí. Y si consiguiera que mi gente se cristianase, entonces el gobierno haría soldados a todos mis pobres indios; es por eso que no me conviene. Yo tengo a mi hijo estudiando, y cuando aprenda será mi secretario, y entonces uno de mi sangre me dirigirá”.

Sus restos a la fecha, no han sido hallados, su cráneo llegó a las manos de Francisco Pascasio Moreno, que lo llevó al Museo de la Patagonia junto con su poncho. En la noche del 16 de mayo de 2018 las reliquias del cacique fueron entregados a la comunidad indígena "General de las Pampas Cacique Cipriano Catriel" de la ciudad de Azul.

Llegó al lugar el Capitán Pablo Vargas, acompañado de un grupo de Guardias Nacionales y algunos indios, en total, 200 hombres, con la orden de rendición en nombre de Lagos, ofreciendo la gracia del perdón y la libertad. Frente a la presencia de Vargas, antiguo compañero de armas en la Batalla de San Carlos, el cacique depuso su actitud y se entregó.

La tribu de Catriel le solicitó al comandante Hilario Lagos que lo liberase, porque lo querían juzgar ellos. Y aunque las opiniones entre los jefes militares estaban divididas, Lagos accedió. Juan José se acercó por la espalda a Cipriano y le arrancó las presillas de oro del uniforme que vestía, los demás despojaron de sus mejores prendas a los prisioneros.

Los líderes de la tribu votaron por unanimidad quitarle a Cipriano el cacicazgo y nombrar en su lugar a Juan José.

El 24 de noviembre de 1874 llegó el momento de pronunciarse por la sentencia. “Lancear” dijo su hermano Marcelino. Y uno a uno fueron repitiendo la misma palabra.

- “Lanceando, no más…”, se encogió de hombres Juan José Catriel, flamante cacique.

Unos 50 rodearon a los condenados a muerte, entre ellos los hermanos del cacique. Cipriano les dijo que su muerte sería el fin de la tribu que había iniciado el abuelo, y que terminarían perseguidos por el hombre blanco. No se sabe cómo pero Cipriano zafó de sus ligaduras, le quitó una lanza a un indígena, y en ese momento las lanzas se clavaron una y otra vez en su cuerpo, y lo siguieron lanceando aun cuando había quedado muerto en la tierra. Avendaño corrió la misma suerte.

El cadáver de Catriel fue degollado y su cuerpo fue tirado a una zanja.

Las ejecuciones motivaron críticas y protestas al gobierno. Los ejecutados tenían grado militar y se habían sublevado contra el gobierno. Tendrían que haber sido juzgados por las leyes de la Nación, y no ser entregados a los indígenas.

Tuvo tres esposas; varios hijos, algunos de ellos bautizados. También tuvo un hijo con Bibiana García (Dughu Thayen), la “Machi” de los catrieles, quien logró que el gobierno argentino otorgara tierras a su gente en la provincia del Río Negro.

Descendencia de Juan Catriel "El Viejo"
                  Juan Catriel
"El Viejo"

(1775-1864)
                 
                                   
                                   
                                   
                        guia                        
                        conexión                        
                  Juan Catriel
"El Joven"

(1810-1866
                 
                                   
                                   
                                   
                        guia                        
      conexión conector conector conector conector conector conexión conector conector linea conector conector conexión conector conector conector conector conector conexión      
      conexión           conexión           conexión           conexión      
  Marcelino
(1830-1916)
  Juan José
(1831-1910)
  Cipriano
(1837-1874)
  Matilde  
         
         
         
                                                 

Cronología de la relación entre el gobierno y los catrieleros
Fuente: Los Catriel, de amigos a apresados. ¿El fin o la continuidad de una estrategia?. Mariano Nagy

1820 Juan Catriel “El Viejo” (Vuta Catriel) iniciador de la dinastía catrielera. Es representado por otros caciques en el tratado firmado en Miraflores entre el gobierno y algunas parcialidades. Acompaña con lanzas al gobernador Martín Rodríguez en campaña contra indígenas.
1829 Rosas gobernador de Buenos Aires. Entre 1833 y 1834 llevará a cabo la Campaña al Desierto. Luego retomará la gobernación hasta 1852.
1832 Fundación de Azul. Los catrieleros deben mudar sus toldos a cuatro leguas de Tapalqué.
1833 Con 1500 lanzas, Catriel “El Viejo” y Cachul participan de la Campaña al Desierto realizada por Rosas. Etapa del “negocio pacífico de indios”. Los “indios amigos” se encuentran afincados en las inmediaciones de los fortines de la Provincia de Buenos Aires. Rosas promete a Catriel donarles las tierras que ocupan a perpetuidad.
1840 Gracias al apoyo con sus lanzas para reprimir rebeliones contra Rosas, éste le “dona” a Vuta Catriel las tierras ubicadas en Arroyo Nievas.
1848 Muere Vuta Catriel, y comienza a cerrarse el apogeo catrielero en el contexto del rosismo. Lo sucede Juan “Segundo” Catriel, quien aprovecha el contexto y la sucesión de Buenos Aires. Es un hacendado que redistribuye con sus conas [guerreros] para movilizarlos.
1852 Caída de Rosas en la batalla de Caseros. Se inicia la etapa en la cual coexisten dos estados: La Confederación Argentina y Buenos Aires.
1855 El gobierno decreta el traslado de Tapalqué a tierras catrieleras, pero estos se oponen y se producen enfrentamientos. Victoria catrielera sucedida por acuerdos y reconocimientos gubernamentales: sueldos, uniformes, etcétera.
1862 La Organización Nacional y sus tres presidencias: (Bartolomé Mitre 1862-1868; Domingo Faustino Sarmiento 1868-1874 y Nicolás Avellaneda 1874-1880)
1866 Muere Juan “Segundo” Catriel. Lo sucede Cipriano, su tercer hijo, tal vez por la facilidad para las distintas lenguas y su experiencia en distintas comitivas diplomáticas a las que había sido enviado por su padre. Los catrieleros se encontraban divididos en un grupo rural y otro urbano, “integrado” e “incorporado” en trabajos estacionales o semipermanentes.
1870 Fin de la Guerra del Paraguay. Retornan los altos mandos que asumirán o retomaran sus puestos como jefes o comandantes de frontera (Rivas y De Elía, entre otros). Se inicia la etapa ofensiva de sometimiento. El gobierno argentino se encuentra en posición de romper la hasta entonces equilibrada correlación de fuerzas con los distintos grupos indígenas.
1871 Cipriano Catriel acepta la propuesta del coronel Francisco De Elía de ser nombrado Cacique Principal de todos los indios por sobre las parcialidades tapalqueneras de Manuel Grande, Ramón López y Chipitruz, entre otros. Se acentúan y se incentivan así las diferencias entra las parcialidades. Aparece en la documentación el confinamiento de contingentes indígenas prisioneros en la isla Martín García.
1872 Batalla de San Carlos: el gobierno derrota a las fuerzas de Cafulcurá. Cipriano participa a favor de las autoridades pero no puede mantener la disciplina de sus lanzas, que deben ser reprimidas para que enfrenten a Cafulcurá. Cipriano es cuestionado por sus conas [guerreros] y su base de poder se debilita.
1874 Revolución mitrista en desacuerdo por el resultado de las elecciones que dieron por ganador y futuro presidente a Avellaneda. Aliado con De Elía, quien respondía a Mitre, Cipriano se sumó a la rebelión prontamente sofocada. Su propio hermano Juan José y sus lanzas le dieron muerte. Juan José asume el mando en un contexto desfavorable, ya que era más renuente a la negociación con los “blancos”.
1875 Adolfo Alsina, Ministro de Guerra de Avellaneda, impone un duro tratado a los catrieleros que implica su traslado hacia al oeste tras casi medio siglo de ocupación allí. A cambio, supuestamente se entregarían tierras. Se obliga a la militarización de la tribu y el alejamiento de sus familias. Ante la fuga o abandono de los puestos por parte de los indígenas, son apresados y enviados como prisioneros a Martín García. Juan José negocia con el propio Alsina pero sólo logra posponer el traslado. Finalmente los catrieleros no aceptan los términos, rompen con el gobierno y se suman al Malón Grande junto a Namuncurá (hijo de Cafulcurá) y otras fuerzas indígenas. Sin embargo algunos catrieleros no se suman al Malón Grande y quedan enrolados en los campos de la zona.
1877 El Ejército persigue a los catrieleros rebeldes, apresa a un importante contingente que traslada a Puán, Provincia de Buenos Aires. Entre ellos no se encontraban los hermanos Juan José y Marcelino Catriel.
1878 Apresan a Marcelino Catriel y a un capitanejo, Blas Román. Tiempo después Juan José se entrega en Fuerte Argentino. Son recluidos en Martín García.
1879 Conquista del Desierto (1879-1885). Muchos indios de lanza catrieleros son incorporados bajo las órdenes de Álvaro Barros en la expedición a Río Negro. Se acentúan procesos de dispersión por distintos lugares (Conesa y Peñas Blancas, entre otros) de los grupos de catrieleros no apresados o liberados.
1880 Julio Argentino Roca, catapultado por la Conquista del Desierto y el apoyo de las burguesías del interior, se erige como presidente. Es el hombre fuerte del “régimen liberal oligárquico”, vigente entre 1880 y 1916. Será nuevamente presidente entre 1898 y 1904.
1886 Liberación de los hermanos Juan José y Marcelino Catriel de la isla Martín García. Juan José le había pedido la libertad a Roca a través de una carta.
1910 Fallecimiento de Juan José Catriel en Olavarría.
1916 Fallecimiento de Marcelino Catriel, en Sierras Bayas.