Zaachila

Sitios Arqueológicos Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Zapoteca

plusSitios Arqueológicos Zapotecas

plusCultura Mixteca

plusSitios Arqueológicos Mixtecos

La zona arqueológica de Zaachila se localiza en la Villa de Zaachila, en los Valles Centrales de Oaxaca, a una altura de 1.520 metros sobre el nivel del mar y una distancia de 18 km de la ciudad de Oaxaca.

Zaachila fue fundada por los zapotecas, probablemente por la época en que también inició la construcción de Monte Albán y se encontraba en florecimiento la aldea de San José Mogote.

Cartelería del sitio:

"Lugar del dios zapoteca" o "Lugar de zapotes divinos"
1200-1521 d. C.

Esta ciudad toma su nombre del señor zapoteco Zaachila I, quien gobernó la región a finales del siglo XIV y principios del XV. El auge de este sitio ocurrió entre el 1200-1521 d. C. aunque hay evidencias de ocupaciones más antiguas.

Zaachila ha sido definida como una ciudad-estado y como una de las últimas capitales mixteco-zapotecas todavía habitada a la llegada de los españoles. Fue gobernada por una clase privilegiada de nobles y terratenientes, el papel principal estaba a cargo en la figura del señor. Datos históricos indican que algunos pobladores de Zaachila establecieron relaciones políticas mediante la celebración de matrimonios con los señoríos mixtecos de Yanhuitlán y Almoloyas en la región de la Mixteca Alta.

De los conjuntos arquitectónicos más importantes, destaca el Palacio, donde se ubican las Tumbas 1 y 2 de las que se recuperaron piezas de una belleza extraordinaria. El Palacio debió ser la casa del gobernante 9 Flor, por ser el recinto donde fue sepultado.


Habitado por grupos Zapotecos, pero con influencia directa de los grupos Mixtecos que arribaron a la región. La unión de Mixtecos y Zapotecos fue por nexos políticos constituidos por alianzas matrimoniales, como lo sugiere la Relación de Teozapotlán (Zaachila), que relata el casamiento de un señor de Teozapotlán con una joven mixteca de Almoloyas situación que permitió el establecimiento de mixtecos en Cuilapa.

La Relación de Teozapotlán (Zaachila), escrita por fray Juan de la Mata, fechada el 11 de noviembre de 1580, menciona: "lo que dicen todos los indios de este país de Zapotecas y los Mixtecos de Cuilapan, porque preguntados cómo vinieron ellos a esta provincia zapoteca siendo ellos mixtecos responden que por vía de un casamiento que se hizo de una mixteca (de Almoloya, según Barbro Dahlgren. 1966), con un señor de Teozapotlan o Zaachila; vinieron (hace) más de trescientos años (en el año 1280 aprox.), aunque fueron pocos los que entonces vinieron; pero poco antes de que vinieran los españoles hubo otro casamiento de un señor de Yanhuitlan que se casó con la hermana de la mujer del señor de Teozapotlan, el cual vivió en Cuilapan, porque se la dio (las tierras), el señor de Teozapotlán para que allí viviese. Entonces vinieron muchos más de los que habían venido antes."

Hacia la segunda mitad del siglo XIII d. C., Zaachila se había consolidado en los territorios del valle central de Oaxaca, estableciendo solidas alianzas con las casas reales de Yanhuitlán, Teozacualco y Tlaxiaco, en territorio de la Mixteca Alta. En el siglo XIV, continuó el poderío de expansión, conquistando en Istmo comunidades Chontales y Huaves en donde el beneficio fue incontable bajo la explotación de sus ricas tierras y recursos naturales, en donde se incluye las salinas de la Costa Pacífica.

En el sitio, por su arquitectura y ofrendas halladas, destacan las Tumbas 1 y 2.

Tumbas 1 y 2

Cartelería del sitio:

Ambos espacios funerarios conservan las características constructivas zapotecas y reflejan una marcada influencia de la cultura mixteca tanto en los diseños de grecas de las fachadas y las figuras que aparecen en las paredes, como en la manufactura de los objetos que fueron encontradas en su interior, hechos de cerámica, oro, tecalli, turquesa, obsidiana y concha.

La Tumba 1 es la más grande, en su interior fue enterrado el señor 9 Flor junto con un joven a manera de acompañante. En la puerta de la tumba fueron sacrificados ocho individuos que se presume fueron sirvientes. La Tumba 2 es más sencilla y de menor dimensión, en ella fueron sepultados siete individuos en la cámara y cinco en la puerta. De estos individuos al parecer uno era más importante por la riqueza de la ofrenda.

El contenido de las tumbas refleja la veneración por los ancestros, con referencias recurrentes al Inframundo y la muerte. En el vestíbulo de la Tumba 1, aparecen figuras de búhos o lechuzas, animal nocturno relacionado con la oscuridad, además de dos figuras centrales que representan a Mctlantecuhtli, dios de la Muerte.

La imagen más importante la constituye el Señor 9 Flor, ubicado en las paredes laterales de la tumba. Éste aparece ricamente vestido con un gran tocado del cual se desprende una banda, símbolo de su jerarquía y en su mano sostiene una bolsa de copal usada en los eventos rituales.

Copa de Colibrí

A la izquierda del señor de la Tumba 1 se colocó una pequeña copa policromada con diseños distribuidos en bandas. En la sección superior se presentan pintados un jaguar, dos águilas y posiblemente un tlacuache (zarigüeya). Un colibrí en actitud de beber, se posa en el borde de la copa. Esta pieza se ha considerado una de las obras maestras del arte cerámico Mixteca Postclásico