Cerro de las Minas

Sitios Arqueológicos Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Mixteca

El sitio arqueológico Cerro de las Minas se encuentra en la cima de un gran cerro justo al norte de la ciudad de Huajuapan de León, Oaxaca.

En la década de 1960 el arqueólogo estadounidense John Paddock Gibs (1915-1998, vivió y trabajó en Oaxaca) exploró sistemáticamente el sitio, sus estudios le permitieron identificar un estilo propio en la Mixteca Baja entre los años 400 y 800 d. C. que propuso llamar "Ñuiñe" ("Tierra Caliente").

El sitio había tenido una ocupación inicial alrededor del año 800 a. C., después abandonada y vuelta a ocupar por los mixtecos dando lugar al surgimiento de la Cultura Ñuiñe.

Se trata de un estilo local surgido durante el período en que Teotihuacan y Monte Albán comenzaban a declinar su gran influencia en Mesoamérica. Una expresión distintiva en arquitectura, cerámica, figurillas, urnas y escrituras.

Llegó a albergar hasta 3000 habitantes. La mayor parte del sitio cubre cerca de cincuenta hectáreas encima y en las laderas del cerro, también se encontraron vestigios al pie del Cerro.

El centro del sitio está dominado por tres montículos que miden unos ocho metros de alto y cuarenta de diámetro. Estos forman una línea a través del centro del sitio y tiene una plataforma grande construida entre ellos, se extiende por un total de unos 180 metros. Existe un juego de pelota de 60 metros de largo y 15 de ancho. Se construyeron terrazas en los lados del cerro para crear más espacios planos para un mercado, el palacio y algunas áreas residenciales.

Las áreas residenciales tienen construcciones con cimientos de piedra y paredes de adobe o con alternancias de grandes piedras irregulares con lajas. En los edificios situados en posiciones dominantes se encontraron entierros humanos primarios y flexionados, o bien entierros secundarios en pequeñas fosas, que pueden ser un antecedente de la costumbre posterior de enterrar a los señores importantes en lugares altos y en posiciones preferentes y una prueba de la continuidad de la ocupación mixteca.

Hacia el año 800 después de Cristo el sitio declinó, posiblemente como resultado de su sumisión a uno de los señoríos importantes de ubicación próxima, y no fue sino hasta poco después de la Conquista que el asentamiento humano de Huajuapan comenzó su nuevo desarrollo, ahora ya con traza española y en las proximidades del río.

Dintel del Cerro de las Minas

Se trata de un elemento arquitectónico que se colocaba en la parte superior del marco de un acceso y que muestra una clara influencia teotihuacana y zapoteca. Su grabado representa a una serpiente extendida que remata en la cola con un caracol cortado, emblema del Dios del Viento. En el cuerpo de la serpiente se tallaron además dos barras numerales que se leen como el número 10 y un glifo semejante a un molinillo que corresponde a “movimiento”, y que juntos integran la fecha calendárica 10 Movimiento.

La unión del ofidio y el caracol evoca al dios Nueve Viento (Quetzalcóatl). En la cola de la serpiente se aprecia el crótalo con el remate de un caracol enjoyado. Los cinco círculos tallados en este último elemento representan piedras verdes, las cuales se relacionan con la fecundidad y la renovación.

En 1937 el arqueólogo Alfonso Caso vio esta pieza expuesta en el centro cívico de la ciudad de Huajuapan.

Una de las lápidas encontradas en la Tumba 5. En exhibición en el Museo Regional de Huajuapan en Huajuapan, Oaxaca.

La Tumba 5 contiene tres entierros importantes, probablemente relacionados con la familia gobernante. Se encontró también una gran cantidad de cerámica del tipo mixteco incipiente y una urna policroma que representa al Dios Viejo o del Fuego, el cual, con su brasero en la cabeza, se sienta sobre una plataforma decorada.



Urna funeraria estilo ñuiñe, de base cuadrangular, decorada con grecas escalonadas. El personaje viejo sostiene una pequeña vasija en la mano izquierda. Lleva un tocado cilíndrico decorado con glifos; pulseras, orejeras, máscara bucal zoomorfa y una especie de alas laterales. Profusamente decorada con pintura roja, verde, amarilla y café. Museo de las Culturas de Oaxaca.