Líneas de sucesión Miskita

Textos y Documentos
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusGenerales, Gobernadores y Almirantes: Tres líneas de sucesión Miskita. Michael D. Olien.

Los Gobernadores

El gobernador y sus tropas jugaron un papel especialmente importante en las relaciones de los misquitos con los vecinos españoles y los pueblos indígenas del sur. Organizaron capturas de nativos en Panamá, Costa Rica y el sur de Nicaragua para comercializarlos como esclavos y atacaban las plantaciones españolas de cacao en el Valle de Matina (Costa Rica). En cierta manera, los administradores españoles de Costa Rica eran más conscientes de los gobernadores miskitos que de sus propios reyes; en muchas negociaciones trataron directamente con ellos. Como resultado, los documentos españoles tienden a minimizar la importancia de los reyes miskitos, en contraste con su importancia en los ingleses.

Piquirín (c.1711)

La primera mención de un líder con rango de gobernador fue la Piquirín. Se le describe como un gobernador Miskito que viven en Punta Gorda, que más tarde se convirtió en una comunidad Rama importante (Garret y Arlovi 1913 [1711]: 383). 

Alrededor de 1711, el asentamiento en Punta Gorda estaba compuesto por tres aldeas en torno a una gran laguna, a "tiro de pistola" una de otra. Desde allí partieron muchos de los ataques a territorios controlados por los españoles para capturar esclavos. Los testimonios de algunos que consiguieron escapar, indican que en esas tres aldeas había "unos cuarenta guerreros, muchas mujeres y niños, y dos o tres ingleses como líderes de ellos, y los pobres cautivos cristianos que sufrían un tratamiento diabólico durante el día y por la noche eran atados por el cuello y los brazos a los árboles, descansando sus cuerpos sólo sobre sus pies" (ibid.). Aunque fuentes posteriores refieren a los miskitos bajo el mando del gobernador como indios puros, los miskitos de los primeros momentos de Punta Gorda eran zambos.

Si Piquirín era un verdadero gobernador, en el sentido de ser uno de los principales líderes miskitos, o era simplemente alguien que usaba ese título, no se ha determinado. Tampoco se ha encontrado información que indicara si estuvo relacionado con la próxima persona mencionada en los documentos como gobernador: John Hannibal.

John Hannibal (Aníbal, Aníbel; c.1719-1727)

Hannibal era el hijo o tal vez el sobrino del rey miskito Jeremías I y hermano o primo de los reyes que le sucedieron: Jeremías II y Pedro (quien originalmente había servido como general). En los documentos españoles aparece como Aníbel, fue descrito como mestizo (Fernández 1886: 498). Dirigió una serie de incursiones de misquitos y zambos en el interior de Honduras y Nicaragua, y en particular en la costa atlántica de Costa Rica. Fue el principal líder miskito involucrado en los ataques de 1719 y 1720 a los campos de cacao del Valle de Matina en Costa Rica.

En 1720, el rey Jeremías II y Aníbal fueron a Jamaica para firmar un contrato con el Gobernador Lawes para perseguir y destruir a los cimarrones (esclavos fugitivos africanos que se habían refugiado en las montañas del interior de Jamaica).

En 1721 fue enviado por Jeremías II al Valle de Matina para reunirse con el gobernador de Costa Rica, Haya Fernández. Aníbal llevo consigo 507 miskitos. Haya lo nombró "Capitán de Mar y Tierra, Gobernador y Guardacostas del Valle de Matina y de las áreas adyacentes a sotavento y barlovento". Aníbal le prometió llevar al rey Jeremías II y al general Pedro al año siguiente para someterse a la corona española (Real Cédula 1913 [1722]: 439), hecho que las autoridades de Jamaica se encargaron de impedir (Haya 1913 [1722]: 433). En cambio, en 1724, Aníbal encabezó una fuerza de combate de cuatrocientos hombres que atacaron el Valle de Matina y se apoderaron de toda la cosecha de cacao español.

Jeremías II y Aníbal murieron de viruela, que contrajeron cuando los miskitos atacaron Yucatán en 1727. John Briton, hijo de Aníbal, reclamó para sí la corona real miskita, pero los zambos del distrito del difunto rey se negaron a aceptar su candidatura, apoyando a Pedro, hermano o primo de Jeremías II.

John Briton (c.1729-c.1757)

No tuvo éxito en acceder al trono real, pero sucedió como gobernador a su padre. Su residencia estaba en Tebuppy (Tuapi). En la carta de 1729 del rey Pedro al gobernador de Jamaica lo refiere como "Jn Bellary", para ese momento los tres líderes miskitos eran: el Rey Pedro, el Gobernador Briton y el General Charles Hobby (C.O. 137/18: 68-69).

Cuando Robert Hodgson (el Viejo), primer superintendente británico designado para Río Negro, llegó a la costa en 1740, Briton y Hobby seguían en funciones, pero había un nuevo joven rey: Eduardo. Según Hogdson, se traba de un zambo "no muy conocido por su pueblo", cuyos dominios se extendían desde el Cabo Gracias a Dios hasta Sandy Bay.

Hodgson describió a Briton -cuyo nombre escribe "Britain"- como un "anciano sensible" que gobernó a los pueblos indígenas de pura sangre al sur de Sandy Bay. Hobby regía los zambos de sotavento, cuyos asentamientos se habían ampliado hasta el Cabo de Honduras (Sorsby 1969: 18).

Fue durante la gobernación de Briton, alrededor de 1740, que el primer almirante estableció el control de la sección meridional de Reino Mosquito. En los documentos de Estados Unidos, éste es mencionado como Dilly, aunque probablemente su nombre fuera Dilson (Senado de Estados Unidos, 1852-53: 83).

William Briton (c.1757-c.1775)

En un documento de fecha 16 de abril de 1757, William Briton afirmaba ser el único gobernante de la Costo de Mosquitos desde el Risco de Brancman hasta el Río San Juan (Naylor, 1989: 240).

No está claro quién era este individuo. (En 1788 otro William Briton, de doce años de edad, se menciona como el hijo del gobernador Colvill Briton). Considerando que John Briton era ya anciano hacia 1740, es probable que fuera sucedido por William y que fuera su hijo.

En 1766 William fue uno de los líderes en los que el rey Jorge I buscara apoyo contra el General Tempest, cuando éste retornara de Inglaterra.

Timothy Briton (c.1775-1776)

Pudo haber sido hijo de William, Timothy se desempeño como gobernador solamente un año. A mediados de 1776, falleció, al igual que el rey Jorge I, por una epidemia de viruela que asoló la Costa de Mosquitos. Fue sucedido por su hijo Colvill.

Colvill Briton (1776-c.1791)

Colvill Briton era el tío de Trelawny "Alparis" Dilson, que sirvió como Almirante. Según algunas fuentes, Jasper Hall (llamado Yasparal por los españoles) quien sirviera en el Triunvirato que gobernara el distrito del General, fue uno de los hermanos de Dilson (Esquivel Molina 1956: 260), lo que indica nuevamente estrechas relaciones de parentesco entre los líderes miskitos.

En este período, Jasper Hall como general, su hermano Dilson como almirante y su tío Colvill Briton como gobernador, eran los principales líderes miskitos. Colvill Briton además fue probablemente nieto de John Hannibal, quien a su vez era hermano o primo del rey Jeremías II y estaba directamente relacionado con el rey Jorge II, si John Hannibal y Jeremías II eran hermanos, entonces el rey Jorge II era su primo tercero. Por lo tanto, durante el reinado de Jorge II, los cuatro líderes pudieron estar estrechamente relacionados. Otra fuente describe a Colvill como un "puro indio Sumu" que odiaba a Jorge, el rey zambo (Floyd 1967: 172).

Colvill Briton fue descrito en detalle, en enero de 1777, por Olaudah Equiano, un esclavo africano que había obtenido su libertad en Inglaterra y había llegado a la Costa de Mosquitos para ayudar a manejar una de las plantaciones de propiedad del Doctor Charles Irving. La plantación se encuentra en el reino del gobernador miskito. Equiano (1969 [1837]: 257-58) describe el gobernador de la siguiente manera:

El Gobernador de la India, pasaba cada cierto tiempo por cada lugar de su distrito acompañado por un grupo de asistentes y ayudantes. Cumplía funciones de juez, resolviendo las diferencias entre las personas que lo trataban con gran respeto. Poco antes de legar a nuestro campamento, nos envió un aviso, mediante un bastón como símbolo, además de solicitar el envío de ron, azúcar y pólvora, al que no nos negamos. Nosotros nos preparamos para recibirlo a él y su comitiva con honores. Cuando llegaron, nosotros esperábamos una delegación muy formal, en lugar de ello, antes de poderla ver, ya la escuchamos muy clamorosa, incluso habían saqueado algunos de nuestros buenos vecinos indios, e intoxicado con nuestro licor. No sabíamos que hacer con nuestros nuevos visitantes y con mucho gusto hubiéramos prescindido del honor de su compañía. Sin embargo, al no tener alternativas, les dimos un abundante banquete durante todo el día, cuando el Gobernador se emborrachó, se puso insoportable, golpeó a uno de nuestros jefes más amables, que era nuestro vecino más cercano y también tomó su sombrero. Un gran revuelo se produjo y el Doctor [Charles Irving] medió para tranquilizar las cosas, pero fue en vano, la situación se tornó tan escandalosa, que por temor a meterse en problemas se retiró de la casa y me dejó para manejar las cosas tan bien como pudiera.

Equiano, era un hombre muy religioso, le dijo al Gobernador que estaba enfureciendo a Dios, y que si no se comportaba, el mismo iba a tomar su Biblia y decirle a Dios que los matara. Equiano (1969 (1837]: 258) añadió: "Esto funcionó en ellos como magia. El clamor cesó inmediatamente, y les di un poco de ron y algunas otras cosas, después de lo cual se fueron en paz, y el gobernador devolvió más tarde el sombrero a nuestro prójimo, llamado Capitán Plasmahy"

Colvill Briton tenía varios hermanos. Robin Lee era el hermano mayor; otro, Clemente (Clementine, Clementi) más tarde se desempeñaría como Gobernador.

En 1778, el superintendente británico James Lawrie, intentó reclutar a Jorge II, Colvill Briton, y a otros miskitos y colonos para unirse con él en contra de Jeremías Terry, que había sido contratado por los españoles para ampliar su influencia y el comercio en la costa. Lawrie descubriría que obtener la cooperación de los miskitos no sería fácil, el joven rey del pueblo miskito se negó, motivo por el cual le quita el rango. El Gobernador Dalling de Jamaica, le restauraría el título real a Jorge varios meses mas tarde (Sorsby 1969: 239). Si bien la acción de Lawrie parece haberse tomado en serio, no hay constancia de la importancia que el pueblo miskito en realidad le diera.

Lawrie encontró poco entusiasmo en el Gobernador Colvill, pero sus amenazas surtieron efecto, ya que el Gobernador era consiente que Lawrie ya había inutilizado al Rey. Aceptó participar en el ataque, pidiendo que los miskitos actuaran solos, Lawrie insistió en acompañarlo. Atacaron el campamento de Terry por la noche, con catorce colonos ingleses, algunos esclavos negros y un pequeño grupo de miskitos, incluido Colvill Briton, con éxito capturaron el "Atlántico", barco de Terry (ibid.: 240).

Al año siguiente, en una carta de Colvill Briton, al irlandés Colvill Cairns, el Gobernador Miskito reclamaba para sí el barco de Terry como un premio: "Si el barco es de propiedad española o americana, la Nación Moskita siempre esta en guerra con los primeros y se me ha informado que ellos están en guerra con el Gran Rey de Inglaterra" (ibid.: 242).

A medida que continuaban las hostilidades inglesas-españolas, Colvill dirigió un ataque en la frontera de Nicaragua durante la primavera de 1782, allanaron e incendiaron tres ciudades fronterizas y saquearon una iglesia católica, se llevaron al menos veintiún presos, entre ellos una niña de diez años llamada María Manuela Rodríguez Mojica.

Desastres naturales, como tormentas eléctricas, huracanes y maremotos ocurrieron en la costa después del secuestro de María. Uno de los prisiones convenció a Colvill que había invocado la ira de Dios por profanar la iglesia. Entonces comenzó a recibir instrucción religiosa de ese prisionero y María, de quien se enamoró locamente, convirtiéndose al catolicismo (Floyd 1967: 173-74). Después de la evacuación de los ingleses de la Costa de Mosquitos, junto al rey Jorge II, fue invitado por las autoridades españolas a Cartagena, allí Colvill aceptó el bautismo para poder casarse con María. 

En julio de 1788 fue bautizado por el arzobispo con el nombre de Carlos Antonio de Castilla y autorizado a casarse con María. El mismo día uno de sus hijos -de otra esposa- fue bautizado con el nombre de José María de Castilla y luego enviado a España para su educación. Los españoles esperaban que el Rey Jorge II también estuviera de acuerdo en bautizarse, pero se negó (Floyd 1967: 177). Aunque Colvill ya tenía diez u once esposas y María ya no quería casarse con él, el matrimonio tuvo lugar el 11 de Enero de 1789 en la catedral de León, Nicaragua.

Cuando el Gobernador Colvill regresó a Tebuppy (Tuapi), su autoridad había disminuido. Su pueblo no estaba dispuesto a aceptar el catolicismo, y sus estrechos vínculos con los españoles irritaban a los otros líderes miskitos. Fue acusado de una serie de crímenes contra su pueblo, y en la primavera de 1790 fue capturado y ahorcado. El Almirante "Alparis" Tykas Dilson y sus seguidores fueron decisivos en su muerte. Con la ejecución de Colvill Briton, los esfuerzos por conquistar y convertir a los miskitos terminaron.

Robin Lee (1791 -?)

Hacia 1791, Robin Lee, hermano mayor de Colvill Briton fue elegido para sucederlo. Ninguna información se ha encontrado acerca de su gobernación.

Clemente (Clementine, Clementi; 1797 -?)

Robin Lee fue sucedido por otro de sus hermanos: Clemente. En la década de 1780 fue llamado Almirante Clemente, sin embargo, nunca se desempeñó en el cargo. En 1789, cuando pensaba que el Gobernador Colvill Briton estaba muerto, se declaró Gobernador, sólo para descubrir que su hermano estaba vivo. Recién accedería al cargo en 1797.

Fue un importante gobernador durante un largo período de tiempo. En el juramento de sumisión al Rey Jorge Federico, firmada por muchos de los líderes el 14 de noviembre de 1815, Clemente ("Clementine de Tobapec") figuraba en la lista con el cargo de Gobernador (Gran Bretaña, Cámara de los Comunes 1961 [1848]: 46-47). El  Capitán Mariano era el hijo mayor de Clemente.

Cuando el hijo de Jorge II, Jorge Federico, se convirtió en Rey miskito, tuvo problemas para ganar apoyo en la parte norte del reino a cargo del General Robinson. La situación en el sur no era muy distinta, el Gobernador Clemente estaba enojado con el el padre de Jorge Federico, pues Jorge II había participado en la decisión de la ejecución de su hermano Colvill. Orlando Roberts (1965 [1827]: 137) escribió que desde la muerte de su hermano Gobernador, Clemente no había visitado el rey. Según Roberts, Clemente era el único indio de pura sangre que tenía una posición de importancia en el Reino Mosquito, y comandaba con respeto y lealtad a sus pueblos. Esta afirmación fue desmentida por George Henderson (1811), que señala que tanto el Gobernador Clemente como el General Robinson eran indios de pura sangre.

La hostilidad entre Clemente y Jorge Federico se agravó cuando el Gobernador recibió la visita del hermano del Rey, Roberto Carlos Federico y un esclavo negro favorito del Rey. El esclavo insultó a Clemente y comenzó a destruir la propiedad, Roberto Carlos se negó a intervenir, entonces Clemente lo mató con un disparo. Roberts (1965 [1827]: 138) menciona que el Rey no podía atacar abiertamente al Gobernador, buscó entonces la venganza tratando de robarle el ganado.

La situación se complicaría aún más con la llegada del Almirante Earnee, pese a la animosidad que el joven Rey intentó fomentar entre ellos, Earnee formó una alianza con Clemente al casarse con una de sus hermanas (ibid.).

La jurisdicción de Clemente se extendía desde el Risco de Brancman hasta el Río Grande, incluía las tribus de los Towckas y Tongulas, no controlaba el autogobierno de las comunidades negras (criollos) que se situaban más al sur, en Laguna de Perlas y Bluefields (Naylor, 1989: 76). La casa del Gobernador se encontraba a unos cincuenta kilómetros del río Wawa sobre un afluente del mismo y sólo se podía llegar por vía fluvial; tenia nueve esposas con edades entre dieciséis y sesenta años.

Un comerciante estadounidense, Jacob Dunham (1850: 71-74), había perdido bienes en manos de personas que respondan a Clemente a raíz de un naufragio. Dunham viajó río arriba a la residencia del Gobernador a efectos de intentar su reintegro. Cuando llegó, encontró entre cuarenta y cincuenta miskitos bebiendo el ron que había estado a bordo de su nave. A la mañana siguiente, ocho de los hombres habían muerto por causa del licor. Aunque Dunham consiguió le devolvieran algunas de sus mercaderías, estimó que el Gobernador y sus hombres le había robado y destruido bienes por unos 1.800 dólares, sin que pudiera obtener reparación.

Orlando Roberts también se reunió con el Gobernador Clemente, el Rey le pidió que acompañara a uno de sus jefes -el Almirante Blyatt- y una comitiva de veinte personas a encontrarse con él para presentarle una carta, en la misma decía que no habiendo podido asistir en persona, había encargado al Almirante [Earnee] que lo asistiera en castigar a los que se resistieran a obedecer su autoridad; pero que no pudiendo ir el Almirante enviaba a Blyatt. Roberts fue el encargado de leer la carta a Clemente en presencia de Blyatt, quien aclaró que "el papel que se estaba leyendo era auténtica orden del Rey y debía obedecerse al pie de la letra".

Earnee había avisado a Clementi de la visita y le aconsejo que los invitara a beber "mishlaw" (bebida embriagante hecha con plátanos, yuca y maíz) y estar preparados para cumplir con los pedidos del rey. Según Roberts (ibid.: 140-41):

El Gobernador no salió a recibimos; estaba dentro, ataviado con sus vestimentas de gala y sentado; se levantó para darnos la bienvenida a Blyatt y a mi, pero no se ocupó del todo, ni tomó en cuenta para nada, a los que nos acompañaban. La apariencia física y modo de conducirse de este viejo jefe me impresionó sobremanera hasta llegar a la confusión de que tenía ante mis ojos a un verdadero descendiente de los antiguos Caciques Indios. Era un hombre alto y robusto, entre 50 y 60 años, rostro de facciones típicamente indias y que expresaba seriedad y dignidad; no pude evitar el pensar, que parecía sentirse humillado por el yugo de los Misquitos; era un hombre que había nacido para mandar .... Llevaba un uniforme español, de tela azul, cuello rojo y adornado con encajes de oro, un chaleco de satín bordado, con lentejuelas y con grandes bolsillos; pantalones blancos, medias blancas de algodón, zapatos con hebillas de plata y un gran bastón con empuñadura de oro similar a los corregidores y alcaldes de las provincias Sud Americanas, con lo que completaba su atavío.

Clemente había heredado este equipo español de su hermano, Colvill Briton, quien lo había recibido cuando se convirtió al catolicismo en Cartagena. Roberts (ibid.) continúa diciendo:

Después de la comida leí la carta del Rey y al enterarse éste de su contenido, expresó gran satisfacción; se izó la bandera Inglesa a la entrada principal de la casa y el Gobernador pareció sentir que ahora sí se le estaba tratando con el debido respeto y se le otorgaban los derechos y privilegios que le pertenecían: señaló a dos o tres Indios que en su opinión no habían respetado su autoridad o le habían ofendido; acto seguido fueron capturados por los miembros del grupo de Blyatt y amarrados; pero en vez de ser azotados, como era la costumbre, los azotes fueron dados a un cuero de toro seco. No me enteré a ciencia cierta si éstos satisfizo enteramente o no al Gobernador, pero luego me enteré de que los indios libres consideran el azote como una seria humillación.

Clemente al parecer fue el último de los gobernadores tradicionales. Ningún individuo es mencionado como su sucesor. En mayo de 1843, tras la muerte del rey Roberto Carlos Federico, el superintendente de Belice, Alexander Mcdonald, nombró tres líderes para servir como regentes hasta que uno de los hijos del rey tuviera la edad suficiente para gobernar. El General Thomas Lowry Robinson fue designado como el líder del distrito occidental -entre los ríos Aguán y Patuca-, Prince Wellington, para el central y el Coronel Johnson para el distrito sur. Johnson murió más tarde, ese mismo año (Naylor, 1989: 141). En 1843 los europeos y criollos controlaban las posiciones de poder en el distrito sur, en sustitución de los gobernantes nativos.

El superintendente Macdonald también nombró a un comerciante, el capitán Peter Shepherd, para servir como comandante y comisario de la parte sur del reino. Shepherd puso al joven rey (entonces príncipe) bajo el cuidado de María Hodgson, quien se dice era una de sus amantes. Debido a problemas en su vista, resignó el cargo, dividiendo su jurisdicción en tres partes, nombrando tres europeos como administradores: James Stanislaus Bell, Samuel Shepherd y James Bowdem. Bell ostentaba el título de comisario y comandante de Bluefields, el joven rey fue a vivir a su casa (F.O. 53/1:149-62). En 1843 George Hodgson, un criollo, ostentaba el título de gobernador.

En 1844 los británicos decidieron nombrar a Patrick Walker, ex asistente de Mcdonald en Belice, como Agente Británico y Cónsul General para el Territorio Mosquito, estableciendo en Bluefields el centro administrativo principal. Walker y un Consejo de Estado compuesto por criollos y europeos manejaban la Costa de Mosquitos y sustituyeron a los comandantes. Hodgson fue nombrado miembro de alto rango del Consejo.


Anterior Siguiente