Puente del Inca

Sitios Arqueológicos y Arqueoastronómicos. Pueblos Originarios de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
El Puente del Inca, ubicado en plena Cordillera de los Andes, a 2.720 metros sobre el nivel del mar, es una curiosa formación geológica. De 47 metros de largo, 28 de ancho, una altura máxima de 27 metros, se encuentra sobre el Río Las Cuevas, que a partir de este punto adquiere el nombre de Río Mendoza. En los alrededores se encuentra el Cerro Los Penitentes, llamado así porque sus paredones de piedra contemplados desde la distancia, se asemejan a enormes monjes en procesión.

Bajo el puente, existen numerosas vertientes naturales por donde surgen aguas termales (mineralizadas calcáreas, bicarbonatadas, cloro sulfatadas, etc.) a una temperatura que oscila entre los 34 y 38 grados centígrados. Es curioso el hecho que cualquier objeto que se mantenga bajo el permanente baño de las aguas termales, adquiere una dureza tal por la impregnación en sales minerales, que le da una apariencia "petrificada".

Desde el puente, se despliegan cortinas de hielos, y otras composiciones minerales, que componen superficies jaspeadas por diversos colores. Entre las variadas tonalidades emergen también estalactitas. Algunas mañanas, el puente se baña con tonalidades doradas. Su luz reflejada en la nieve y el agua esculpe etéricos arcos iris. La tierra emana entonces visos de fantasía. Esta geografía motivó así su sacralización por los indios. La imaginación indígena concibió que el puente debía tener un origen divino.

Fue parte del Camino del Inca. Según se cuenta, el nombre viene de la leyenda de un jefe inca que llevó a su hijo afectado por parálisis a las aguas del lugar, para sanarlo. Lo acompañaba un grupo de guerreros. Al llegar, vieron que de las aguas los separaba un río torrentoso. Los guerreros formaron un puente humano aferrándose entre todos, y el jefe pasó por sus espaldas. La leyenda dice que al darse vuelta, los guerreros habían quedado petrificados, formando el Puente del Inca.

La explicación científica dice que el puente fue formado por la acción de aguas minerales. A través de los años, el caudal del río se abrió paso entre sedimentos, que fueron depositados en el fondo por una artesa. Luego fue cementado por las aguas termales, que le dieron una coloración de naranjas, amarillos y ocres.