K'awiil (Bolon Dzacab)

Dioses y Personajes Míticos. Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusPortal cultura Maya

plusCosmogonía Maya

K'awiil Deidad polifacética e intrigante que aparece en el complejo religioso maya desde el período Clásico Temprano y perdura hasta la llegada de los europeos, tanto en las Tierras Bajas del Sur, Centro y Norte como en las Tierras Altas de Guatemala.

De sus frecuentes representaciones, tanto plásticas como pictóricas, surge una fuerte asociación con fenómenos meteorológicos -el relámpago y la lluvia- y la fertilidad y abundancia alimenticia resultante. Su aparición en junto a otras deidades, como Itzamná y Xaman Ek, en diversos eventos de trascendencia mitológica recubren de especial complejidad sus condiciones, funciones, significados y valencias en el pensamiento religioso maya antiguo.

En el período Posclásico fue llamado Bolon Dzacab que en maya yucateco significa "Nueve o Muchas Generaciones".

En el período Clásico se representó en esculturas de cerámica y en murales con el pene o una pierna transformado en serpiente. En el Códice Dresde o el Grolier aparece con una nariz larga, bifurcada y llena de diferentes adornos, la cual nacía desde su frente.

Para algunos autores es el Dios del Rayo y el Fuego, relacionado con los linajes reales y las nuevas generaciones, representando la abundancia, agricultura y la fertilidad. Otros sugieren que K'awiil fuera una faceta o desdoblamiento de Chaac, Dios de la Lluvia, y simbolizara la luminosidad del rayo y las tormentas.

Es el Dios K, el Dios de la nariz adornada, según la nominación de Paul Schellhas.

Representaciones de K'awiil:

Mural -detalle- en la Estructura 1 de Santa Rita Corozal, Belice.

Vaso cerámica (K5164)
K'awiil con su pierna de serpiente enrosca a una mujer.

Códice Dresde. Folio 12

Códice Grolier. Página 4


Fuente:

La representación de K'awiil. Aspectos Fitomorfos y Zoomorfos de una deidad Maya Prehispánica. Daniel Martínez González