Códice Grolier

Escritura y Simbología de los Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusPortal Cultura Maya

plusCódices Mayas

El Códice Grolier es un documento de papel amate estucado y pintado del que se conservan 11 páginas todas incompletas. Tiene una longitud de 125 cm y mide de 18 a 19 cm de altura.

Se dice que fue encontrado en la Sierra de Chiapas junto con otros objetos, entre ellos una máscara de madera cubierta con mosaico de piedra y una caja de madera tallada. Fue adquirido en 1965 por José Sáenz, coleccionista mexicano de arte, quien se lo facilitó a Michael D. Coe para mostrarlo el el Club Grolier de Nueva York (1971); posteriormente lo donó al gobierno mexicano. Hoy se conserva en el Museo Nacional de Antropología de México sin exponerse al público.

Doblado en forma de biombo, fue pintado en una sola cara, las imágenes están dibujadas en negro salvo algunos motivos de color, los números que acompañan a los nombres de días están en rojo, al igual que los que indican distancias en veintenas; es parte de un almanaque venusino, con estructura similar a la del Códice Dresde.

En 1973 Michael D. Coe publicó el facsímil -con fotografías de Justin Kerr- en un libro editado por el Grolier Club con el título "The Maya Scribe and his World". Presentó ademas el análisis de carbono 14 realizado a una de las hojas de papel amate -sin escritura- encontrada junto al manuscrito, que indicó la fecha de 1230 ± 130 d.C. Coe sostuvo que esta fecha estaba de acuerdo con la iconografía y el estilo del Posclásico en el documento, en el que los trazos mayas se encontraban mezclados con elementos toltecas o Mixteca-Puebla.

Estudios realizados en el año 2007 por el Instituto de Física (Universidad Nacional Autónoma de México) descartaron el uso de pigmentos modernos en su escritura concluyendo que los materiales utilizados eran prehispánicos.

Sin embargo, la autenticidad del códice es muy controvertida. Se cuestiona su hallazgo sin la presencia de arqueólogos profesionales y el repertorio iconográfico con ausencia de datos astrológicos y de predicciones.

El reconocido mayista Claude-François Baudez en su trabajo "Venus y el Códice Grolier" publicado en Arqueología Mexicana (N° 55, año 2002) sostiene: "El Códice Grolier, apareció en una colección privada hace unos 30 años. Su texto glífico retoma los datos del calendario venusiano del Códice Dresde sin acompañarlos por predicciones, lo que no tiene sentido en Mesoamérica: además las inverosimilitudes y contradicciones de la iconografía me han convencido que este manuscrito es fabricación moderna".

En la siguiente presentación consignamos la descripción de cada página realizada por Coe, y las observaciones de Baudez:

plusPágina 1

Descripción de Michael D. Coe

El enigmático Dios K - llamado Dios de nariz larga- blande una lanza con una punta larga, debajo de la cual hay puntas transversales más pequeños con bases rojas. El disco con plumas puede ser encontrado en las lanzas del Códice Dresde. Alrededor de su cuello, en esta página gravemente destruida, el dios lleva un collar de la muerte. La culata de su lanza descansa sobre el cabello castaño del joven cautivo. El Dios K, por cierto aparece en la lista de los veinte regentes de las Tablas Venusinas del Dresde. Sea cual sea su verdadera naturaleza y función, la identificación de Thompson como una deidad de la tierra y la vegetación (Thompson 1970:224-7) parece prematura y probablemente infundada.

Observaciones de Claude-François Baudez

El peinado del dios K y el de su cautivo no tienen sentido. El gancho por debajo de la trompa del dios K, que pudiera ser un colmillo, se transformó en su homónimo de la página 4 en un gancho colocado arriba del labio. Thompson hace notar la incongruencia de los dientes humanos en las imágenes del dios K, que debe tener colmillos de reptil. En ésta y en las páginas 2 y 3 el artista dibujó una lanza con punta triangular y debajo de ella varias puntas pequeñas incrustadas; esta arma parece un híbrido de la lanza maya y de la espada de madera con bordes provistos de hojas de obsidiana, arma de los mixtecos y de los aztecas.

plusPágina 2

Descripción de Michael D. Coe

El Dios de la Muerte aparece con una lanza similar a la de la página 1. El pelo erizado es similar a los dioses de la muerte representados en los códices Laud y Fejervary-Mayer. Como tocado lleva una cabeza de jaguar sin mandíbula, similar a la usada por los dioses de la plantación del Códice Madrid, folios 34bis y 36 bis. En un antebrazo lleva una protección típicamente Tolteca. El colgante sobre el pecho en forma de mariposa es similar al usado como pectoral por los guerreros toltecas en Tula y Chichén Itzá y los que llevan los guerreros representados en los frisos de Malinalco (Villagra 1971, fig. 30). Otros rasgos toltecas son el escudo en la espalda y los flecos en la rodilla. En lugar de la cuchilla en la parte delantera de la cara del Dios de la Muerte, en la página 6, esta deidad tiene lo que parece ser un pergamino manchado. El Dios de la Muerte (Dios A) es también regente en las Tablas Venusinas del Códice Dresde.

Observaciones de Claude-François Baudez

Aunque Coe destaca la cabeza de jaguar sobre la de los dioses que siembran en las páginas 34 y 36 del Códice Madrid su presencia sobre una cabeza de muerto es incongruente. Esta cabeza de jaguar parece estar copiada del tocado de 8 Venado, por ejemplo en la página 83 del Códice Nuttall.

plusPágina 3

Descripción de Michael D. Coe

La joven deidad -masculina o femenina- está adornada con un elaborado tocado reptiliano. Lleva un tapón tubular en el lóbulo de la oreja y discos sobre sus hombros. Con su mano izquierda sostiene una cuerda que ata los brazos del cautivo. Alrededor del ojo del cautivo esta pintado de negro, al igual que las puntas de las plumas de su tocado. La figura del cautivo es similar a la que aparece en el folio 60 del Códice Dresde -un guerrero con dardos y atlatl- y en el 61 donde sus brazos están atados a la espalda, y la culata de la lanza encima de su cabeza, su captor parece ser el Dios del Códice Dresde 49b y Grolier 7, ambos seguramente dioses venusinos. Sin embargo, aparte de las plumas, la forma del tocado del cautivo es específicamente tolteca, como los que se encuentran tanto en Tula como en Chichén Itzá (ver Tozzer 1957, figuras 534 y 535).

Observaciones de Claude-François Baudez

No se sabe si la parte inferior de la cabeza de animal es una lengua o una mandíbula inferior. Las dos proyecciones atadas a la base, reminiscencia de las perlas tubulares de jade procedentes de la nariz de ciertos monstruos mayas, no significan nada en este contexto. El personaje sostiene la cuerda del cautivo con una mano y la otra descansa sobre el pecho, cerca del hombro izquierdo, ¿es acaso un gesto de sumisión?, ¿cómo se sostiene su lanza; plantada en el suelo? Los dos discos de los hombros no tienen equivalente, el peinado del cautivo es realmente tolteca, pero las dos plumas de adorno están de más.

plusPágina 4

Descripción de Michael D. Coe

Dios K ataviado como un guerrero tolteca. Su tocado es muy diferente al de la página 1, con un elemento escalonado y una bola de plumas de quetzal hacia abajo. La mayor parte de la figura del cautivo se ha perdido.

Observaciones de Claude-François Baudez

Supuestamente, la imagen acompaña el nacimiento heliaco y corresponde a la página 48 del Códice de Dresde con personaje de cabeza de perro en posición de atacar al dios del maíz. Ahora bien, en la página 46 del Dresde aparece el dios K como víctima y no como atacante. En la cabeza del dios K una amplia faja sale de su cráneo con una hendidura escalonada en su extremo. Contiene una especie de bola de plumas prolongada por un penacho; lo anterior no tiene significado; tampoco la faja que sale del adorno de la oreja cubriéndola en parte.

plusPágina 5

Descripción de Michael D. Coe

Por su rostro envejecido y las serpientes en el pelo, creo que la figura es la vieja diosa conocida como Ix Chel entre los mayas, contraparte de Tlazolteoll y Coatlicue en el panteón mexicano. Ataviada como un guerrero, pudiera ser una representación de una de las Cihuateteo, diosas formidables del oeste que murieron en el parto. En su mano derecha sostiene un atlatl tolteca, en la izquierda un escudo y dardos. El escudo es de interés porque esta decorado con los ojos de la muerte y en número siete, un símbolo del Dios Jaguar del inframundo, motivo presente en los escudos del Clásico Maya. Frente a ella un templo en el que penetra una jabalina, provocando llamas, elementos que son una reminiscencia de las escenas de conquistas reflejadas en el primer tercio del Códice Mendoza. En la parte superior del templo, probablemente sobre un caballete aparece lo que puede ser una flor arriba de una estrella

Observaciones de Claude-François Baudez

La serpiente anudada en la cabeza es un atributo de la diosa vieja. En este caso, el artista no comprendió este adorno porque dibujó una serpiente bicéfala arriba del nudo de donde salen cuatro tallos de hierba. Es poco frecuente que una diosa vieja (con una arruga en el rostro) se presente como guerrero con jabalinas, escudo y arco. Lo más extraño es que haya atravesado un templo con su jabalina. Por arriba de la jabalina se encuentra una voluta invertida que podría representar llamas o humo. En el Centro de México, la conquista de un sitio se representa por el glifo de lugar atravesado por una flecha o por una jabalina. Mary Smith (1983, pp. 244-245) indica que, según Alvarado, en la lengua mixteca se traduce el concepto de conquista como "plantar una flecha en las tierras de otro" o con la imagen de un templo en llamas con el techo atravesado cerca del glifo del sitio. En ocasiones, como en la lámina 20 del Códice Azcatitlan, puede representarse con un templo quemado y flechado.

plusPágina 6

Descripción de Michael D. Coe

El Dios de la Muerte (Dios A), con un simple tocado y cuchillo en mano con el que acaba de decapitar a un personaje que derrama sangre por su cuello. Lleva un escudo tolteca y en las rodillas y tobillos lo que A. M. Tozzer llama "liga-cintas". Es típicamente Maya las marcas de líneas de puntos en las piernas, aunque en el Códice Dresde son onduladas. La figura debe ser comparada con el Dios de la Muerte de los frescos toltecas en el Templo de los Guerreros de Chichén Itzá (Tozzer 1957, fig. 430), que muestra un esquelo con un cuchillo muy similar y "ligas-cintas" en las rodillas y tobillos.

Observaciones de Claude-François Baudez

Una vez más aparece una imagen de conquista, si bien el vencedor es un esqueleto, quien sostiene en la mano derecha un mechón de cabellos del cautivo arrodillado y la cuerda que tenía éste alrededor del cuello –anomalía en Mesoamérica, en donde los cautivos tienen los brazos o las muñecas atadas–; en la mano izquierda el esqueleto alza un cuchillo en forma de gajo de naranja –que mantiene de lado, como si se tratara de un excéntrico– con el que acaba de cortar el cuello de su víctima. Esta última representa un ser sobrenatural a juzgar por la protuberancia en la frente, como la que lleva el dios K en el hocico (páginas 1 y 4), y por el ojo, colocado muy alto y bordeado por una voluta. Sin embargo, estos dos elementos no bastan para identificar a alguna divinidad.

plusPágina 7

Descripción de Michael D. Coe

El tocado de plumas de la figura lo identifica con los dioses lanceros de las Tablas Venusinas del Códice Dresde (páginas 49 y 60). Esta vestido como un guerrero tolteca, en su pecho lleva un colgante circular con el número siete. Con su mano izquierda sostiene un trozo de tela y con la derecha una lanza con disco y plumas. Ante él se representa la cabeza del Dios C, una deidad Maya relacionada con la Estrella del Norte, de la cual brota una planta con flores similares a discos. Ésta representación es singular, aunque vegetación similar encontramos en el Códice Borgia, y la página 41b del Dresde, donde una cabeza del viejo dios Itzamná constituye la base de un árbol con hojas en forma de corazón.

Observaciones de Claude-François Baudez

El personaje de pie parece ser un guerrero y no presenta rasgos sobrenaturales; con la mano derecha sostiene una lanza y una tela en la izquierda. Ante él se encuentra un árbol con una base parecida a la cabeza del dios C. En los códices, una cabeza de divinidad –en general el dios B (Códice Madrid, pp. 24b, 96)– constituye en ocasiones la base de un árbol; la del dios C resulta extraña. La relación entre el guerrero y el árbol representa un problema.

plusPágina 8

Descripción de Michael D. Coe

A primera vista, la divinidad representada en esta página parecería ser un caso único en el arte mesoamericano, pero no es el caso. Un personaje con patas de águila y elaborado tocado aviar sostiene una lanza en una mano y atlatl tolteca en la otra. Su cinturón con bandas cruzadas es maya, con un escudo posterior tolteca; ambos brazos tienen protecciones toltecas. El tocado - un pájaro- semeja una máscara con colmillos, hocico retorcido, ojos de muerte y penachos, similar al dibujado en el Códice París (Folio 9) y en la lista de los veinte regentes de Venus del Códice Dresde. El representado el el Grolier es más joven que el de París. El tocado aparece seis veces en el Dios de la Muerte del Dresde. Guerreros toltecas con patas de águila aparecen con frecuencia en Chichén Itzá (Tozzer 1957, figuras 434, 436, 584-6); muchos hombres-de-armas aparecen allí representados usando atavíos de dioses, como Tezcatlipoca y el Dios de la Muerte, y no es del todo sorprendente encontrar deidades con piernas de águila. El objeto de la ira de la deidad es otro templo similar al de la página 5, en este caso sobre el tejado hay picos o cuchillos clavados. Lo que representa el elemento ondulado sobre la puerta, no lo puedo interpretar.

Observaciones de Claude-François Baudez

Se ve a un hombre-ave de pie, armado con una lanza en la mano derecha y un arco en la izquierda. Como lo hizo observar Thompson, el arco por lo general está asociado a un haz de jabalinas y no a una lanza más grande que el guerrero y que además descansa en el suelo. Enfrente se ve un templo atravesado por una jabalina que muestra un elemento en forma de cuerno. Es otra imagen de conquista que nada tiene que ver con un calendario venusino. El yelmo parece una cabeza de ave con una especie de cresta; los pies humanos han sido sustituidos por garras de rapaces y las piernas por series de elementos trilobulados, unos adentro de otros, los que por lo general significan los cascabeles de la serpiente o una columna vertebral. Cabe preguntarse de dónde sacó el artista estos elementos para convertirlos en patas de ave. En la iconografía maya, las patas de ave se encuentran cubiertas de plumas o se representan con escamas mediante líneas verticales o transversales . La vestimenta del guerrero se prolonga en la parte de atrás para formar una verdadera "cola de pie" de traje de noche.

plusPágina 9

Descripción de Michael D. Coe

Un dios con una lágrima en el ojo y la nariz picuda como "Dick Tracy" sostiene en una mano un objeto redondo -tal vez una piedra que está a punto de lanzar- y en la otra la cuerda con la que sujeta a un cautivo. La cabeza muestra una hendidura, en la cual se pueden ver algo así como los granos de maíz. Supongo que se trata del Dios del Maíz, pero poco se parece a Cinteotl, del Dios del Maíz mexicano, o al Dios E su homólogo Maya. Su oreja es inusualmente grande y carnosa y de su cuello cuelga un pectoral con dos puntos, ornamento común para los guerreros tolteca-maya de Chichén Itzá (Tozzer 1958, fig. 690). El extraño cautivo a quien sostiene con una cuerda doble tiene también los dientes prominentes, y en su cabeza un pájaro que se asemeja a un cormorán.

Observaciones de Claude-François Baudez

La cabeza del personaje principal muestra una amplia hendidura escalonada sólo de un lado, como la hendidura del monstruo terrestre en el Códice Borgia (p. 53). La hendidura está enmarcada por dos grandes volutas angulares horizontales, como las que se encuentran en ambos lados de la hendidura frontal del monstruo cauac en la iconografía del Clásico maya . El personaje alza con la mano izquierda un elemento redondo(¿una piedra?) y con la derecha sostiene la cuerda que amarra los brazos de un cautivo. Éste está encogido y se ve desde arriba en forma acortada, como si pendiese de la cuerda que lo ata, con los pies sin tocar el suelo. No conozco otro ejemplo de esto en las imágenes prehispánicas. En la cabeza del cautivo aparece un ave grande, como aquellas que indican los augurios en los códices de Dresde (pp. 16c, 18b, 84) y Madrid (p. 95c), sin sentido en este caso.

plusPágina 10

Descripción de Michael D. Coe

Esta página está tan dañada que poco se puede decir del tema en cuestión. La figura principal debía estar de pie con un tocado de algún tipo de ave acuática y empuñar un atlatl de estilo tolteca.

Observaciones de Claude-François Baudez

Sólo se conserva un arco alzado y la cabeza de una serpiente, quizá una parte de un peinado.

plusPágina 11

Descripción de Michael D. Coe

Debido a que la columna de los signos ha desaparecido y la página está suelta, es prácticamente imposible ubicarla dentro del contexto del Códice Grolier. La figura es el Dios de la Muerte, ya presentado en la página 6, en este caso en lugar de llevar un cuchillo, porta un escudo con la insignia de la cabeza de la muerte y tres dardos cuyas bases están pintadas de rojo. Un dardo está dirigido hacia un cuerpo de agua dentro de un recipiente en forma de U donde flota un molusco. Esta escena es equivalente a la de la página 54 del Códice Borgia, donde el Dios Venus hiere a la Diosa del Agua Chalchiuhtlicue, quien se ubica en un recipiente de agua donde se encuentran un caracol y una tortuga. Es probable que el día esté asociado con esta parte particular del ciclo de Venus, cuando se espera la sequía (Thompson 1950:217).

Observaciones de Claude-François Baudez

Si la hipótesis de Carlson (1983) fuese cierta –que las páginas 10 y 11 del códice en realidad constituyen una sola– la p. 10/11 muestra un esqueleto sosteniendo un arco con la mano derecha y un haz de jabalinas con la izquierda. Un pequeño escudo adornado con una cabeza de muerto de perfil está amarrado a la muñeca. Ante el esqueleto se ve un recipiente lleno de agua (pintura azul) amenazada por una jabalina; en el agua se puede ver un caracol. Es una de las pocas imágenes que pudieran ilustrar una fase del ciclo venusino, pues correspondería al ataque que lleva a cabo Tlahuizcalpantecuhtli contra Chalchiuhtlicue y su mundo acuático.

"The Maya Scribe and his World". Breve extracto de lo escrito por Michael D. Coe:

Observaciones Generales

Es un libro realizado en papel de corteza y plegado en forma de biombo. A pesar de estar estucadas ambas partes sólo el anverso se pinta, situación que hace dudar a algunos de su autenticidad; sin embargo cuatro páginas del Dresde se han dejado en blanco, y los reversos del Cospi y Vindobonensis permanecieron vacíos durante muchos años antes de ser pintados con contenidos y estilos diferentes a los anversos.

El códice comprende once páginas u hojas, supervivientes de un libro que debe haber contenido veinte páginas. Cinco piezas adicionales de papel de corteza -ninguna de ellos estucada- se hallaron asociadas al Códice. Son hojas sueltas sobre las cuales se realizó la datatación por radiocarbono arrojando la fecha 1.230 d.C. (± 130).

Los colores utilizados: hematita roja, negro, marrón y azul-verde, todos tienen una frescura notable.

En cada página hay una figura de pie con un arma y generalmente sosteniendo un cautivo con una cuerda. A lo largo del borde izquierdo una fila vertical con los signos de los días. En el espacio que queda por encima de las escena una numeración -de barras y puntos- rodeado por un anillo. El límite inferior fue establecido con una delgada línea horizontal de color marrón.

Naturaleza del Códice Grolier

Los antiguos pueblos de Mesoamérica estaban profundamente interesados en Venus, el objeto más brillante en el cielo después del Sol y la Luna. Su sacerdotes-astrónomos se dieron cuenta de que la estrella de la mañana y la estrella de la tarde era el mismo planeta. El Códice Grolier se trata de un calendario venusino; los signos de los días en el lado izquierdo de cada página coinciden perfectamente con los de las Tablas Venusinas del Códice Dresde. Cada página no representa el período entero de los 584 días como en el Dresde, sino una posición sinódica de ese período.

Estilo del Códice Grolier

Un buen rasgo maya es el uso económico de color. Su estilo tiene elementos del arte tolteca-maya y de los códices mixtecos y mexicas, ubicándose cronológicamente entre el Dresde y el París.

El estilo híbrido y el contenido del Códice Grolier plantean la cuestión de dónde podría haberse realizado. Debió haber sido pintado por artistas tolteca-maya de algún centro comercial cosmopolita de las tierras bajas, probablemente el gran puerto comercial de Xicalango en Campeche, una ciudad controlada por los mayas chontales.


Michel D. CoeMichael D. Coe
(Estados Unidos, 1929)

Obtuvo su doctorado en antropología en la Universidad de Harvard. Profesor emérito de antropología en la Universidad de Yale. Fue conservador de antropología del Museo Peabody de Historia Natural.

Se especializó en la investigación de las civilizaciones prehispánicas de Mesoamérica y en la Khmer de Camboya.

Claude BaudezClaude-François Baudez
(Francia)

Doctor en Prehistoria (Universidad de París-Sorbona, 1964). Director de investigación honorario en el Centro Nacional de Investigación Científica de Francia.

Uno de los investigadores mayistas más prestigiosos de la actualidad; realizo trabajos de excavación en Copán, Toniná, y Balamkú.