Origen Transatlántico

 
 
Cargando ....
  Primeros Americanos
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 

Galería de Imágenes
recorrer parar ver ampliado anterior siguiente

 

Vínculos 
linkApéndices
Siguiendo el estudio del arqueólogo español José Alcina Franch "Origen Trasatlántico de la cultura indígena de América" (1969):

La determinación de un posible origen transatlantico de la cultura indígena americana, no implica ningún carácter exclusivo, es compatible con cualquier otro tipo teórico de origen transpacífico o asiático a través del estrecho de Bering. Las complementa, para explicar de un modo mas coherente, determinados rasgos de la cultura amerindia, que difícilmente pueden hallar su solución mediante otras teorías migratorias o por invención independiente.

El enunciado de la tesis: " A lo largo del segundo milenio antes de Cristo, una serie de grupos humanos, reducidos en número y en circunstancias de todo punto extraordinarias, atraviesan el Atlántico desde las costas del África Noroccidental y de Canarias en dirección a América, portadores de amplio conjunto ergológico y animológico de carácter neolítico, cuyas huellas culturales podemos observar en una serie bastante abundante de rasgos, pero cuyos rastros antropológicos no existen o son muy difusos y, consiguientemente, muy confusos -caucasoides y negroides en América- y cuyos restos lingüísticos, finalmente no han sido observados o estudiados suficientemente hasta ahora".

Travesía trasatlántica

Las distancias que separan al continente por el Atlántico, son notablemente inferiores a las del Pacífico. Por otra parte las corrientes marinas de Canarias y Norecuatorial, favorecen las posibles travesías de Europa y África hacia América.

Las distancias, y las corrientes marinas de Canarias y la Norecuatorial, facilitan la travesía trasatlántica.

Teniendo en cuenta la velocidad de propagación de esas corrientes, y suponiendo que los posibles navegantes no tuviesen ningún conocimiento náutico, podrían llegar a América dejándose arrastrar por las corrientes oceánicas, en seis meses, lo que permite suponer que, dado que fuesen pescadores, como es presumible, podrían subsistir hasta llegar a las costas americanas en las mejores condiciones meteorológicas.

1. Pruebas arqueológicas

1.1. Cabecita helénico-romana: En 1933, bajo dos suelos intactos en un yacimiento de cultura Azteca-Matlatzinca, en Tecaxic-Caixtlahuaca (Valle de Toluca, México), algunos autores suponen que estas figuras romanas deben proceder de laguna de las factorías de la costa malaya, que pasarían a China y desde allí llegarían a Mesoamérica. Ahora bien, si tenemos en cuenta que el hallazgo se hizo en la costa del Golfo de México y no en la consta del Pacífico, siendo el camino es más corto por la vía atlántica, es un elemento para afirmar que los navegantes mediterráneos, posteriores al siglo III d.C., haciendo gala de su capacidad náutica, perfectamente probada, llegaron efectivamente a América dejando una huella evidente en México. Este hallazgo atribuido a García Payón, es cuestionado por varios investigadores.

1.2. Las pintaderas: Sellos y rodillos confeccionados en barro, y en algunos casos en madera. Están presentes en todas las culturas avanzadas de la antigüedad, desde Asia hasta América. Estas pintaderas que generalmente muestran dibujos con símbolos sagrados, si bien no está suficientemente aclarado el uso a que estaba destinado, es más que probable que sirviesen como amuletos protectores que algunos pueblos, empleaban para tatuarse el cuerpo. Además es posible que también se emplease como signos distintivos de pertenencia a determinados clanes familiares y como marcas de propiedad de ciertos utensilios. Según Alcina Franch las pintaderas llegaron a Amerindia entre el 1.500 y el 1.000 a.C., considerando entonces una secuencia cronológica del área mediterránea con su inmediata continuación en el continente americano. El "mango-vertedero", que es un tipo especial de vasija, con la particularidad de mostrar un mango de de forma tubular con la doble función de servir como vertedero al mismo tiempo que como auténtico mango; y la figura femenina perniabierta que sería la representación de la "Diosa Madre", son casos análogos a "Las pintaderas", aunque en el segundo caso con menor difusión. El caso del vaso trípode con gran difusión en África (Canarias y Congo), es otro caso para tener en cuenta en cuanto a la posibilidad de su ingreso a América por vía atlántica.

1.3. Boleadoras: Una de las armas mas características de los cazadores de las pampas sudamericanas; esferoides de piedra usadas por indígenas de la Gran Canaria y en mayor medida en el continente africano, tenían el mismo uso. Los hallazgos correspondería al mesolítico africano, que sería el foco originario de este tipo de armas.

1.4. Banquetas, Urnas Funerarias, Cuentas de Collar, Petroglifos, Palos Cavadores y Garrotes, presentan significativas semejanzas entre Amerindia, el Viejo Mundo y África.

2. Pruebas etnohistóricas

2.1. Lenguaje silbado: La comunicación a grandes distancias mediante el silbido es un rasgo no muy frecuente entre grupos humanos. Éste tipo lo encontramos en grupos indígenas de Mesoamérica y África.

2.2. Matrimonio entre hermanos: El incesto estaba prohibido en las sociedades humanas del pasado, sin embargo hay pocas excepciones a la regla, y solamente en la clase social mas elevada. Son los casos del Egipto dinástico, el Perú de los Incas y los soberanos de Hawai.

2.3. Vírgenes vestales: En Canarias y Perú, un tipo de doncellas o vírgenes, se recluían en una especie de monasterios, conventos o escuelas, de manera perpetua o temporal, y dedicadas al culto divino.

3. Pruebas antropológicas

Agrupadas bajo este título por tener en común el hecho de afectar al cuerpo humano.

3.1. La trepanación: La trepanación craneana como un procedimiento quirúrgico o como una práctica ritual, presenta una distribución geográfica muy particular. Aparece en Europa central y occidental, noroeste de África, en el área Andina americana, y en algunos lugares de Oceanía. El hecho que en Perú y Bolivia, la herida producida al trepanar se cubriera con un pedazo de calabaza en lugar de un pedazo de coco que usaban en Oceanía, es sugerente, pues la calabaza es la plantea americana que tiene más posibilidades de haber llegado cruzando el Atlántico. Al determinar el carácter de difusión de estas prácticas, parece evidente que el foco originario hay que situarlo en Europa Occidental, donde habría pasado al norte de África. El hecho de que falte esta técnica en Asia, Indonesia y Australia, obliga a pensar que o bien el foco oceánico-americano es independiente, o bien a que se debe a influencias llegadas por el Atlántico.

3.2. La momificación: Sigue un patrón de difusión similar al de la trepanación, no quiere decir esto que la momificación natural no exista en otras regiones, pero en cualquier caso la mayor frecuencia de la momificación se da en las zonas señaladas, siendo Asia y Norteamérica, zonas donde apenas se encuentran casos de momificación.

3.3. Negroides en América: Los sólidos e innumerables ejemplos de presencia africana en Amerindia.

3.4. La sífilis: En África y Europa se presume el origen de la sífilis, es común pensar que la enfermedad fue introducida por las tropas de Cristóbal Colón en sus viajes a Amerindia. Sin embargo existen pruebas que ya existía, 39 cráneos guanches con lesiones en el frontal, en el parietal, en ambas regiones y en el occipital, producidas por la enfermedad y los testimonios del fraile Bartolomé de las Casas en su Historia de las Indias y de Gonzalo Fernández Oviedo en su Historia General y Natural de las Indias, prueban que el contagio tuvo dos corrientes, una precolombina y otra posterior.

4. Pruebas Fitológicas

4.1. El algodón: Se conocen dos variedades de algodón salvaje, el americano, con 13 cromosomas pequeños, y el del Viejo Mundo con 13 cromosomas grandes. El algodón doméstico cultivado en Amerindia, tiene 26 cromosomas, 13 grandes y 13 pequeños. Sólo puede haber surgido de la hibridación de su algodón salvaje por el del Viejo Mundo. Según Thor Heyerdahl la planta pasó a Polinesia a través de América.

4.2. La calabaza lagenaria: Es la más interesante de las plantas económicas, indudablemente aparece en Europa, Asia, África y Polinesia, así como en América, en tiempos precolombinos. En una tumba egipcia de los años 3.500 a.C. aparece una cáscara de lagenaria; en América, Junius Bouton Bird encontró miles de fragmentos en Huaca Prieta (Perú) donde su antigüedad se dató en 3.000 a.C..

4.3. La judia: Phaselous vulgaris, su sitio originario sería el Mediterráneo, sus granos se han encontrado en tubas prehistóricas de área andina.

4.4. La Banana: Se creía introducida en en Amerindia por los españoles, aunque fue encontrada en la selva amazónica muy poco después del descubrimiento.