Cosmología Haush

Cosmogonía de los Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Haush

plusCosmogonía Haush

Tenenesk, uno de los últimos "Xo'on" (chamán) de ascendencia haush y selknam, relató al etnólogo alemán Martín Gusinde, la creación, dogma que compartían las dos culturas de Tierra del Fuego:

“… En un principio, nada. Sólo Temaukel, el primero de los howenh. Después, la cúpula celestial, el firmamento, desprovisto de estrellas. Algunos vacíos inmensos penetran quietamente el silencio. Una luz crepuscular rielaba en la superficie de la tierra informe, estremeciendo las penumbras inmóviles.... En la oscuridad de la noche, alrededor del fogón que ahora se ha reducido a puras cenizas inertes -el viejo levanta la mano señalando el firmamento repleto de estrellas y con voz trémula insiste- Así por encima de nuestra tierra, se extiende el cielo: detrás de él vive Temaukel”.

Posteriormente Temaukel enviaría a Kenos, el cual se mantiene alejado detrás de las estrellas, allí vive y habita eternamente. Kenos se encarga de distribuir las tierras y sustenta la vida eterna. Kenos representa al padre de los antepasados míticos y es, a su vez, el creador del lenguaje y de los significados que dan sentido y unicidad al mundo.

El misionero salesianno Antonio Coiazzi (1914), en su libro "Los indios del archipiélago fueguino" (1914) aporta algunas diferencias:

Una de ellas es la costumbre de las mujeres de pintarse el cuerpo: "La mujer, de que se habla, lleva 12 signos transversales en ambos brazos y cuenta que cuando una tía suya le hacía aquellas profundas heridas, causa de agudo dolor y de hinchazón, ella le preguntó la razón y se le contestó: "Es preciso hacerlo para crecer". Hacen las heridas con vidrio y luego las espolvorean con polvo de carbón, el cual, penetrando, deja un signo indeleble".

Respecto a Kenos, cuando subió al cielo dejó una profunda huella sobre una roca de la playa cerca de la Bahía Suceso, lugar llamado por los indios Koschen. En dos estrellas muy próximas y pequeñas llamadas Sasuanelk, son personificaciones de sus dos hijos.

Por otra parte Anne Chapman, describe el Rito de Peshere, típicamente haush. Era dirigido por chamanes quienes rivalizaban con demostraciones de poder bajo estado de trance. Formaba parte de este cotejo el pisar brasas.

También participaban de la ceremonia las mujeres, los niños y los chamanes novicios; estos últimos con la esperanza de absorber algo de la fuerza sobrenatural que emitían los chamanes durante el trance.

Al término de la ceremonia se distribuían bienes, en realidad se los tiraban unos a otros; eran regalos en el sentido noble de la palabra, objetos dados sin expectativas de retribución de ninguna índole y sin que sirvieran para satisfacer necesidades cotidianas. Eran objetos comunes: capas de guanaco, canastas, etc., tratados como si fueran bienes de lujo pues al ser redistribuidos en una forma jubilosa perdían todo su "valor de uso" y ni siquiera eran recogidos al otro día.

Otras creencias (según Antonio Coiazzi):

"En tiempos remotísimos, cuando los indios querían cambiar de domicilio, sus toldos caminaban solos y se detenían según el gusto de los haus".

"Tienen miedo de la luna eclipsada y cuando está de color rojo, porque esto es debido a la sangre de los hombres comidos".

"También entre ellos la zorra hace el papel del animal astuto que enseña la malicia a los otros. El zorro antiguamente era doméstico como el guanaco, la foca, todos los peces y los pájaros, y cantaba al unísono ekelé, ekelé, ekelé. Pero un día le pusieron debajo de la nariz un olor muy malo, y se hizo salvaje, invitando a los demás animales a hacer lo mismo"

Funeraria:

El cadáver es envuelto en pieles, atado y luego enterrado a gran profundidad para que el zorro no pueda desenterrarlo y comerlo. Si se trata de un hombre o de una mujer cualquiera, con la cara hacia arriba; si al contrario, es un chamán, con la cara hacia abajo, para que pueda hablar con los espíritus que viven dentro de la tierra.