Hernando de Lamero y Gallego

Biografías de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones

España

aprox. 1535 ~ 1605

Maqueta del "San Francisco"

Maqueta del galeón "San Francisco".
Mapa del Padre Coronelli.
Venecia, 1696.
Hernando de Lamero y Gallego de Andrade nació en Galicia, España.

Fue uno de los más reputados marineros, en sus navegaciones del Pacífico sur.

Condujo la escuadra de Don García Hurtado de Mendoza hasta Concepción, a su arribo a Chile.

Tenía a su cargo el transporte anual del tesoro enviado a la Corona desde el Callao a Panamá.

Designado por el virrey del Perú, don Lope García de Castro, como piloto mayor de la expedición que zarpó del Callao, al mando de Álvaro de Mendaña, el 20 de Noviembre de 1567, al archipiélago de la Isla Salomón, en dichas circunstancias escribió la descripción hidrográfica y meteorológica del viaje, en particular el régimen de los vientos, antecedentes de la mayor importancia en aquella época en su relación con la propulsión, definiéndose por lo tanto cuales eran, según las estaciones del año, las mejores rutas de ida y regreso transpacíficas, según los lugares de destino.

El 5 de diciembre de 1578 llegó Francis Drake a Valparaíso, encontrando allí la nave de Hernando Lamero, quien tenía en su barco una partida de casi 25.000 pesos de oro en polvo que había traído desde Valdivia, y en esos momentos se encontraba cargando unas botijas de vino que llevaría al Perú. La sorpresa fue total y no hubo resistencia al asalto de los ingleses. Lamero se tiró al agua y huyó, informando sobre lo que acontecía a la escasa población del lugar, la que pudo escapar, los ingleses saquearon la zona y tres días después partieron llevando la nave de Lamero.

Participó como piloto en la primera expedición de Pedro Sarmiento de Gamboa desde el Callao al estrecho de Magallanes.

En el título de tierras dado por don Alonso de Sotomayor en 18 de marzo de 1590 a Hernando Lamero se refiere que el Virrey le confió el cargo de tercer jefe de la expedición destinada al estrecho de Magallanes; y que en este carácter debía tomar el mando de la escuadra en caso de muerte de Sarmiento o de Villalobos. Lamero, sin embargo, no consiguió continuar el viaje.

Hernando Lamero comprobó que la Tierra del Fuego tenía una configuración enteramente diferente a la que los cartógrafos de fines del siglo XVI habían acostumbrado a diseñar. Un descubrimiento que, en la perspectiva de la época, era de gran trascendencia, como era la insularidad de la Tierra del Fuego, solo fue conocido por el cronista José de Acosta y pasaron varios años antes que Lamero, atormentado por su hallazgo, se atreviese a escribirle al Rey. Aun entonces, la carta parece haber sido ignorada.

Participó de la expedición que partió de El Callao el 1° de enero de 1600 al mando del general Gabriel de Castilla. Hernando Lamero viajaba en el galeón "San Francisco". Sus instrucciones eran navegar la costa de Chile en dirección al estrecho, afrontar a los corsarios ingleses u holandeses, que habían llegado con Hendrick Fredrick y Oliverio van Noort como figuras principales, si se consideraban superiores; o bien permanecer vigilantes en aquellas aguas hasta marzo, época en que deberían regresar recogiendo en Arica la plata para el Callao.

Las primeras noticias le hicieron comprender que, más que las depredaciones holandesas, era necesario combatir la sublevación araucana que había adquirido proporciones aterradoras. Desembarcaron 22 soldados en Concepción y prosiguieron con sus tripulaciones reducidas a la dotación indispensable para operar las naves.

Lamero, volvería a acompañar a don Gabriel de Castilla en la expedición de 1603. La avanzada latitud alcanzada bien puede asociarse con la experiencia del único piloto de la costa occidental americana, que compartía con Drake el secreto de la insularidad de la Tierra del Fuego. Lo que Lamero no había podido realizar por las aprehensiones del timorato almirante Villalobos, estos es, avanzar hacia el ignoto mar que se abría al sur del Cabo de Hornos, tal vez pudo hacerlo bajo el mando de Gabriel de Castilla. Ignoramos si así ocurrió y desconocemos también la derrota de estas naves.

En el mapa dibujado por el del padre Coronelli, en Venecia en 1696, de gran nitidez, la isla Diego Ramírez está mejor situada que en otras; a su costado izquierdo y en el margen inferior, el cartógrafo ha escrito que Hernando Gallego, quien navegó estos mares en 1576 y 1578, por orden de S.M. el Rey de España, refiere que hacia el sur se dejan ver "Islas continuas y dispersas", pero que nadie se ha dado el trabajo de abordarlas.

La descripción del cartógrafo se asemeja extraordinariamente a la que proporciona sesenta y cinco años después el Gobernador de Chile, Manuel de Amat y Junyent, en la autorizada Historia Geográfica e Hidrográfica del Reino de Chile. Después de enumerar hasta las más australes islas conocidas en el grado 57 de latitud Sur, escribe el cronista: "Y aunque más al sur se dejan ver muchas alturas, pero son despobladas y yermas, por lo que se les da el nombre de islas desiertas y ninguno se ha embarazado en tomarles sus alturas".

A comienzos del siglo XVII, recibió del virrey del Perú, el título de "Almirante del Mar del Sur".