Kolükew (Ignacio Coliqueo)

Biografías. Pueblos Originarios de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
Kolükew (Ignacio Coliqueo)

Voroga

1786 - 1871

linkSucesores
Justo Coliqueo
Simón Coliqueo
Ignacio Coliqueo nació en 1786 en la localidad de Huincul, cerca de Boroa, a unos 700 km al sur de Santiago, en la actual provincia chilena de Temuco. Coliqueo es la castellanización de Kolükew, palabra que en mapudungun que significa "que es rubio o rojo".

Este lonco (cacique) voroga, que decía ser descendiente de Caupolicán, luchó contra las autoridades chilenas y rioplatenses. Alentado por familiares y amigos que vivían en las regiones pampeanas, hacia 1830 se asienta con su gente en las dunas que rodean el lago Epecuén. El 9 de septiembre de 1834 Coliqueo logra escapar de la Masacre de Masallé, emboscada perpetrada por el cacique mapuche Calfucurá contra los vorogas. Encontró refugio con los ranqueles de Yanquetruz donde entró en contacto con el coronel unitario Manuel Baigorria que vivía con ellos y quien luego se convertiría en su yerno. Allí se casaría con Felipa Kituil

En la Batalla de Caseros (3 de febrero de 1852) Coliqueo y Baigorria apoyaron a Justo José de Urquiza quien resultó vencedor del gobernador de Buenos Aires Juan Manuel de Rosas. Urquiza ofreció a los caciques principales de la frontera no atacarlos siempre que mantuvieran la paz, el poderoso cacique mapuche Calfucurá -que había luchado en el bando rosista- acepta los términos. Coliqueo se une entonces a la "Confederación de Salinas Grandes" como "Cacique Segundo" y "Ministro de Relaciones Exteriores de esta Confederación".

A mediados de la década de 1950 los malones provocaron que los contactos con los fuertes se interrumpieran y un notorio despoblamiento de la línea de frontera entre Tandil y Bahía Blanca. Diferencias con Calfucurá motivaron que Coliqueo y el coronel unitario Baigorria se separaran para acordar con el general unitario Bartolomé Mitre.

Recorrido de Ignacio Coliqueo y su tribu.
Fuente: La interculturalidad posible. Un recorrido por las fronteras del proceso salud-enfermedad-atención en Los Toldos (1862-1940). Jorge Enrique Herce Heubert, 2016

En la Batalla de Pavón (17 de septiembre de 1861) Coliqueo tiene un participación decisiva, sus lanceros dirigidos por sus hijos Justo y Simón, integraron las tropas de Bartolomé Mitre. Las fuentes coinciden en afirmar que los guerreros de Coliqueo tuvieron una decidida intervención que desmanteló y desmoralizó las fuerzas de Urquiza. El combate significó el fin de la Confederación Argentina liderada por Urquiza y la incorporación de la provincia de Buenos Aires en calidad de miembro dominante del país. Mitre reconoce a Coliqueo como "Cacique principal de los indios amigos y coronel del ejército nacional".

La tribu de Coliqueo "ya amiga", pasó a formar parte del grupo de parcialidades amigas del gobierno bonaerense, que actuaban bajo sus directivas y normas y por lo cual a los caciques y capitanejos que prestaban servicio de guardianes de frontera y en los fortines se les pagaban sueldos y a sus familias raciones y víveres cada tres meses. El gobierno tiene como objetivo siguiente avanzar sobre la frontera, las fuerzas militares le prodigan toda la atención a Coliqueo, pues les será de mucha utilidad en la "Campaña del Desierto".

Cartas de los Coliqueo. Índice

Ignacio Coliqueo

A Bartolomé Mitre.
Tapera de Díaz, enero 16 de 1863
A Bartolomé Mitre.
Tapera de Díaz, enero 29 de 1863
A Bartolomé Mitre 
Tapera de Díaz, junio 4 de 1863
A Bartolomé Mitre
Tapera de Díaz, mayo 16 de 1865
A Valentín Sayhueque
Buenos Aires, diciembre 8 de 1868

Justo, Simón y Antonino Coliqueo

Al Arzobispo de Buenos Aires, Federico Aneiros
Tapera de Díaz, febrero 17 de 1875

La historia de la tribu de Coliqueo representa la lucha por la subsistencia -en constante disyuntiva con la permanencia de sus costumbres-, en un escenario político y territorial en el cual el Estado cobraba mayor dominio sobre el control de las tierras. De manera que esta comunidad, como todas las poblaciones de frontera, construyeron su territorio a partir de interrelaciones, generando así un mundo híbrido y no solo mestizo, en el término de mezcla interracial, en el cual la cultura hispano-criolla y la indígena sufrieron una serie de cruces y transvases produciendo una cultura de frontera, con su lógica propia. La colonia de Coliqueo se volvió un punto de referencia, no sólo por su rol defensivo sino por el grado de interrelación alcanzado en su búsqueda de pervivencia como comunidad.

Ocuparon o distintos puntos de asentamiento durante su desplazamiento por la pampa (ver mapa) y siempre se establecieron en sitios con disponibilidad de agua en la superficie: lagunas Trenel, El Cuero, Mar Chiquita; lago Epecuén. Esta condición básica respondía no solo a las necesidades de la tribu sino también a sus actividades productivas, principalmente ganaderas. La tribu necesitaba la autorización de los funcionarios militares de la zona para su radicación final. De acuerdo a cartas enviadas a los comandantes de frontera, Coliqueo insistía con ubicarse en la zona de Bragado. Finalmente uno de los hijos del cacique encontró lo que sería el sitio definitivo del asentamiento. Con el apoyo de las autoridades militares de la frontera Coliqueo logró radicarse allí y obtuvo del ministro de Guerra Juan Gelly y Obes la concesión verbal de las tierras en la Tapera de Díaz (Los Toldos Viejo).

La Tapera de Díaz se hallaba en la línea de frontera y lindaba al oeste con tierras que no estaban bajo el control del Estado. Las tierras le son concedidas en dos fases, dos leguas iniciales por ley 474 de 1866, y luego cuatro leguas cuadradas más, por ley 552 de 1868. La concesión “al cacique Coliqueo y su tribu”, con la prohibición de enajenarlas por el término de los primeros diez años y conservando el Congreso la atribución de permitir y administrar las subdivisiones y ventas en el futuro. Sus indios debían estar dispuestos a ser entrenados y sumarse a los batallones en caso de malones. Se estima para entonces en 2000 indios aproximadamente la totalidad de la tribu a la que se habían sumado los indios del cacique Andrés Rinque, Raninqueo y el capitanejo Painequeo.

El 16 de febrero de 1871, día de carnaval que todos festejaban bebiendo, Ignacio Coliqueo jugaba en una pulpería con algunos gauchos. La reunión termina en una seria contienda entre el cacique y un gaucho que huye a caballo. Coliqueo lo persigue, pero su cabalgadura rueda y el cacique voroga se hiere de muerte. La ceremonia del entierro fue encabezada por sus hijos y la machi, esposa del capitanejo Pancho Calfuqueo que era hermano del cacique.

Lo sucederían sus hijos, primero Justo y luego Simón. Un gran número de descendientes de Coliqueo viven en nuestros días en la ciudad y la periferia de Los Toldos.

"Famiglia del cachique Coliqueo (indios mansos)". Albúmina sobre cartón ca. 1865.

Autor no confirmado, algunos la adjudican al fotógrafo italiano Benito Panunzi.

La foto fue tomada frente a la casa de Coliqueo, su familia posa con sus mejores ropas. Los diferentes estilos en el vestido muestran el estado de transición entre el pasado y la nueva realidad. Entre ellos se ve a Lorenza, la hija del cacique y mujer del coronel Baigorria sosteniendo a un niño en brazos.

Busto de Coliqueo. Los Toldos.

ORDENANZA  N° 1625

 VISTO:

Que el Cacique principal de los Indios amigos y Coronel del Ejército Argentino, Don Ignacio COLIQUEO, fundara en el campo de la “La Tribu”, en el paraje conocido como la Tapera de Díaz, 1962 LOS TOLDOS (viejo); y

 CONSIDERANDO:

Que este valiente guerrero, que fue también hábil baqueano, diestro en el arreo y la boleadora y que es comprobado que vino a estos parajes en su deseo de prosperar por medio del trabajo y no por guerra ni botín.

Que supo elegir este lugar, donde se estableció su tribu, por ser una llanura con colinas y lagunas como la hoy llamada la del Cementerio y la Salamanca, de aguas dulces, y que este lugar de gramíneas, donde también pudo cultivar maíz y cebada, fue para él remanso de paz; después de la guerra en que ayudó a los blancos y cosechó amigos como MITRE y otros.

Que si bien, este primitivo LOS TOLDOS fue totalmente destruido por el malón en la batalla de la Tapera de Díaz, no se puede negar la trascendencia de este hombre que dejó numerosa descendencia de gran influencia posterior en la zona.

Este Honorable Concejo Deliberante, en uso de sus facultades y atribuciones, acuerda y sanciona la siguiente: 

ORDENANZA:

Articulo N° 1. Autorizase al Departamento Ejecutivo a la colocación de un busto del Cacique Don Ignacio COLIQUEO, fundador de LOS TOLDOS (viejo) y gestor de paz y progreso para nuestras zonas, en un sector de la plaza Bernardino RIVADAVIA.

Articulo N° 2. Se requerirán de las Asociaciones intermedias e individuales aportes para solventar la instalación del mismo.

Articulo N°3. Elévese al Departamento Ejecutivo, tome razón quienes corresponda, regístrese y archívese.

 SALA DE SESIONES, 13 de agosto de 1.992.