Justo Coliqueo

Biografías. Pueblos Originarios de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
Kolükew (Ignacio Coliqueo)

Voroga

1838 - 1876

linkAntecesor:
Ignacio Coliqueo
linkSucesor:
Simón Coliqueo
La tribu de Ignacio Coliqueo aliada al gobierno de Bartolomé Mitre, oficiando como guardianes de frontera, se encontraba asentada en la Tapera de Díaz (Los Toldos Viejo) cuando fallece su líder el 16 de febrero de 1871 al caer de su caballo.

El Jefe de la Frontera, coronel Juan Carlos Boerr (1828-1908),​ llegó rápidamente a la Tapera de Díaz, reunió a todos los capitanejos en parlamento y decidió nombrar interinamente cacique a Justo, hijo mayor de Ignacio, quien había sido "segundo" de su padre y de segundo a Simón Coliqueo. La elección combinaba los métodos tradicionales de la cultura mapuche con los propios de la disciplina militar, revelaba las modificaciones que estaban ocurriendo en las formas de organización de la tribu.

Tras la muerte de Ignacio continuaban los enfrentamientos en la frontera, la ocupación militar de la isla Choele-Choel estratégica para los indios de la pampa en el circuito comercial con Chile, motivó la reacción de Calfucurá quien respondió invadiendo diversos puntos de la frontera con una fuerza que reunía salineros, ranqueles, lanceros de Reuquecurá y "chilenos"; además intentó sumar a los "indios amigos" lo que provocó vacilación y ardorosas disputas dentro de la Tribu de Coliqueo.

Cacique y Teniente Coronel honorario Justo Coliqueo.
Fotografía original en el Museo del Indio, Los Toldos.

Las tensiones llevaron a la Batalla de San Carlos (8 de marzo de 1872) donde se enfrentaron las fuerzas de Calfucurá con las guardias nacionales a los que se sumaron los guerreros de Catriel y Coliqueo, quienes tuvieron dificultad para convencer a sus lanceros, muchos de ellos incluso se amotinaron. Calfucurá fue vencido, Justo y Simón Coliqueo fueron felicitados por su actuación, Simón fue recompensado con el ascenso a sargento mayor.

La batalla, que marcó el inicio de la decadencia de Calfucurá, resultó de la fragmentación de las alianzas indígenas, las "tribus amigas" dejaron de tener un papel meramente disuasorio para pasar a actuar en la defensa de las fronteras bajo la subordinación del ejército nacional.

El 19 de septiembre de 1872 (ver Memorias de un Pobre Diablo, Capítulo 19) Calfucurá y Pincén atacaron a Coliqueo, en parte como venganza y en parte en un intento de incorporarlo a las fuerzas indígenas que intentaban reagruparse. El saqueo de la Tapera de Díaz fue completo, Justo Coliqueo y sus hermanos fueron tomados prisioneros. Partiendo desde Junín, el coronel Francisco Borges persiguió a los miembros de la tribu que vigilados por los hombres de Calfucurá se dirigían tierra adentro. La mayor parte de la Tribu de Coliqueo regresó a la Tapera de Díaz poco tiempo después. Justo Coliqueo denunció que 40 indios se habían marchando tierra adentro, entre ellos 5 capitanejos.

Electo Urquizo actuó como bolichero de Indios de Coliqueo entre 1872 y 1879 en la Tapera de Díaz.

Leer sus memorias

Los años siguientes estuvieron marcados por las disputas entre los Coliqueo y los jefes de frontera que pretendían apropiarse de las tierras en las que estaba radicada la tribu.

Por esa época Federico Aneiros era Arzobispo de Buenos Aires, fundó el Consejo para la Conversión de los Indios, el sacerdote Pablo Emilio Savino fue destinado a la Tribu de Coliqueo para desarrollar acciones de evangelización. Allí creó una capilla y un aula para dar clases de catecismo.

El período en que el sacerdote Savino vivió en la tribu de Coliqueo coincide con los últimos años de Justo, quien no aprobaba la misión evangelizadora de Savino, persistía en conservar los rituales mapuches a partir de su posible condición de machi.

En 1874 el coronel Francisco Borges acusa a Justo Coliqueo de planificar sublevarse. Con 250 hombres llegó a la tribu y arrestó a Justo y 8 de sus capitanejos, los envió a Buenos Aires para que fueran encancerlados y "a Justo Coliqueo para que lo internen en el Hospital de Alienados" pero todos fueron destinados a Martín García. Recuperaron la libertad cinco meses después con el compromiso de no tomar parte por el mitrismo en la inminente revolución de 1874. A pesar de no participar en la sublevación, las raciones y sueldos de los indios amigos fueron suspendidas. La tribu atravesaba un situación de extrema pobreza.

Borges hizo reconocer a Simón Coliqueo como jefe de la tribu, autorizándolo para hacerse respetar de sus capitanejos y tribu sin consultar con estos, cambiaba la manera tradicional de elección que consistía en mayoría de votos.

En este período de crisis en las relaciones de los indios amigos con la administración nacional, Justo Coliqueo abandona las fronteras con parte de sus lanceros para unirse con la tribu de Pincén, juntos retornan en octubre de 1876 para atacar al resto de su tribu, enfrentándose con su hermano Simón y tropas de frontera en la Tapera de Díaz.

Cartas de los Coliqueo. Índice

Ignacio Coliqueo

A Bartolomé Mitre.
Tapera de Díaz, enero 16 de 1863
A Bartolomé Mitre.
Tapera de Díaz, enero 29 de 1863
A Bartolomé Mitre 
Tapera de Díaz, junio 4 de 1863
A Bartolomé Mitre
Tapera de Díaz, mayo 16 de 1865
A Valentín Sayhueque
Buenos Aires, diciembre 8 de 1868

Justo, Simón y Antonino Coliqueo

Al Arzobispo de Buenos Aires, Federico Aneiros
Tapera de Díaz, febrero 17 de 1875

La sublevación de Justo Coliqueo, no puede atribuirse únicamente a su estado mental (ver Memorias de un Pobre Diablo, Capítulo 21), sino al estado de pobreza de la tribu que no recibía sueldos ni racionamientos a pesar de la intensificación de los servicios militares requeridos y al agravamiento de la ofensiva nacional sobre los indígenas.

La "locura" de Justo para explicar su conducta ha permitido evitar un análisis más profundo sobre el contexto, la historia y la profundidad del desgarramiento de Justo, compartido por un número importante de integrantes de la Tribu.

Previo al enfrentamiento -9 de octubre de 1876- , hubo un parlamento entre los hermanos, que reprodujo Electo Urquizo (Link). Luego de unas dos horas de tregua, se produjeron unos primeros ataques que fueron resistidos desde la casa fortificada de Urquizo, cuando se aprestaban al asalto final llegaron desde Bragado miembros de la Guardia Nacional. Los atacantes desisten y huyen arreando una gran cantidad de ganado. La Guardia Nacional los persigue y alcanza en la laguna "Del Cardón", allí luego de un breve enfrentamiento el malón se dispersa dejando el ganado. Algunos testimonios sostienen que Justo quiso regresar, al no obtener consenso lo hizo solo. Al enterarse Pincén envió una comitiva a perseguirlo, cuando lo alcanzaron temieron enfrentarlo pues era un machi y dudaban poder matarlo, recién cuando Justo los atacó lo asesinaron.

Tras la muerte del cacique Justo la situación de pobreza de la tribu se profundizó. Antonino Coliqueo solicitó a las autoridades que se los exceptuara de las tareas militares y Savino decidió dar fin a su misión. El núcleo poblacional del viejo Los Toldos se diluyó, la tierra fue distribuida bajo la autoridad del cacique Simón, quien se construyó una nueva casa de azotea muy distante de la zona original del asentamiento.

El gaucho Juan Moreira, personaje histórico en el folclore popular de Argentina el 15 de septiembre de 1872 compitió y venció a Justo Coliqueo en una cuadrera.

Ver Memorias de un Pobre Diablo. Capítulo 18.

Imagen: La Carrera. Ilustración de Florencio Molina Campos.


Fuentes:

La interculturalidad posible. Un recorrido por las fronteras del proceso salud-enfermedad-atención en Los Toldos (1862-1940). Jorge Enrique Herce Heubert

Historia, Etnicidad y Memoria: el proceso de conformación de la identidad indígena en la tribu amiga de Los Toldos (provincia de Buenos Aires). Ingrid de Jong