Arqueología en Guajira. Tradiciones Hornoide y Ranchoide.

 
 
Cargando ....
  Sitios Arqueológicos
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
Vínculos:
linkÁrea Caribe Sudamericano
La Guajira esta ubicada en los extremos nororiental de Colombia y noroccidental de Venezuela. Incluye en su territorio a la propia península de Guajira, partes de la Sierra Nevada, la Serranía del Perijá, las planicies aluvionales de los ríos Ranchería y César y las costas del Golfo de Venezuela.

Gerardo Reichel Dolmatoff en 1951 planteó dos oleadas culturales para la región: Primero y Segundo Horizonte Pintado. Con una posición cronológica similar a Momil, en el alto Sinú colombiano, sitio-tipo que marca el paso del cultivo de raíces -yuca- al de semillas -maíz-.

El Primero -más antiguo- está constituido por los períodos Loma, Horno y Cocos -éste de poca difusión-, y el Segundo por las Fases I y II del Período Portacelli, y corresponden respectivamente a la Tradición Hornoide y la Tradición Ranchoide propuestas en 1984 por Marta Tartusi, Antonio Niño y Víctor Núñez-Requeiro en el marco del Programa de Arqueología de Rescate de Corpozulia.

    800 a.C. 600 400 200 0 200 400 600 800 1000 1200 1400
Dolmatoff
(1951)
Fase                               I II
Período Lomo Horno Portacelli
Horizonte Primer Horizonte Pintado Segundo Horizonte Pintado
Tartusi
(1984)
Complejo                     Puerto Estrella Rancho Peludo Guasare    
Tradición Malamboide     Ranchoide
Hornoide                


Respecto a las características y difusión de los Horizontes Pintados, Dolmatoff dice:

"La cantidad y calidad de los vestigios encontrados indican largos períodos de una población indígena numerosa, distribuida en aldeas extensas. Al parecer, durante las dos, la base de la economía fue la agricultura; sin embargo, en los períodos Loma y Horno es notable la ausencia de piedras y manos de moler, así como la de manos de triturar o de amasar granos. Estos elementos aparecen en la fase reciente del período Portacelli y podrían señalar la existencia o por lo menos la intensificación del cultivo del maíz en esta época".

"Las dos culturas agrícolas-aldeanas del Ranchería tienen nexos inmediatos que se extienden a través de La Guajira y la Serranía de Perijá hacia el Occidente de Venezuela, y también en dirección Sur, por la Hoya del río Cesar. Hacia el Magdalena Medio sigue observándose la influencia de estas culturas, aunque con algunas modificaciones".

Tradición Hornoide

Su cerámica característica es policroma, rojo y/o negro sobre fondo crema o blanco y cerámica negra incisa o grabada, cuyos motivos están a veces rellenos de pigmento blanco. Su mayor desarrollo se alcanza en el Período Loma, así aparece tempranamente en la región del río Ranchería, sugiriendo un origen en los valles Llanos venezolanos. Así lo sugiere la distribución de los sitios en los cuales aparecen componentes de la Tradición Hornoide, sus portadores, desde los Llanos habrían pasando a la región de Tocuyano, desde donde se hacen movimientos hacia el occidente, atravesando los valles de Barquisimeto-Quibor y la región de Betijoque. En el suroeste del Lago de Maracaibo pudo darse la separación de grupos que tomaron distintas direcciones: algunos continuaron hacia La Pitía y Cuzi, otros ingresaron a los valles de los ríos Ranchería y Cesar y probablemente otros lo hicieron hasta la parte alta de los ríos Zulia y Catatumbo.

Sitio Horno. Cerámica Horno
Arriba: Sitio El Horno.
Derecha: Figurina del periodo Horno encontrada como ajuar funerario en el sitio Patilla (río Ranchería). Dibujo de Julio Ariza.

José R. Oliver postula la posibilidad que la Tradición Hornoide, corresponde a los movimientos de los grupos Arawak, siguiendo una ruta desde el Orinoco hasta La Guajira, proponiendo que son los ancestros directos de los actuales Wayúu, Paraujanos y Cosinas.

La gente de Loma-Horno no vivió en la costa, no apareció ningún fragmento de su cerámica en las excavaciones ni en las exploraciones en la zona costera. Las características de los yacimientos Loma-Horno del valle Ranchería-Cesar indican que estos grupos vivían en aldeas populosas que se ubicaron en terrazas no inundables adyacentes al río.

Su subsistencia se basó principalmente en la agricultura. Sin embargo, es notable la escasez de piedras y manos de moler, lo que podría significar que el maíz no tuvo mayor importancia, mientras que cuencos abiertos, platos planos y espátulas de cerámica podrían relacionarse con el cultivo de la yuca.

Hacia el siglo VIII d.C. los grupos Hornoide ya no estaban en el valle de Ranchería. Probablemente sus pobladores se vieron obligados a replegarse hacia otras áreas por la presión colonizadora de los grupos de Tradición Ranchoide. Puede pensarse que tomaron diferentes direcciones, estableciéndose en las estribaciones de Perijá, en los alrededores de las serranías de la Alta Guajira y en la vertiente suroccidental de la Sierra Nevada de Santa Marta, cerca del río Cesar, como parecen indicarlo algunos hallazgos aislados.

Tradición Ranchoide

La Tradición Ranchoide corresponde con el Segundo Horizonte Pintado de Dolmatoff y está constituida por las dos fases del Período Portacelli. Tres complejos arqueológicos la definen cronológicamente: Puerto Estrella, Rancho Peludo y Guasare. La abundancia de piedras y manos de moler asociadas en los sitios ranchoides, indican la importancia que tuvo el cultivo de maíz y un modelo económico más diversificado que desplazó a la Tradición Hornoide.

Cerámica Ranchoide
Urna. Macomite Tapa de Urna. Macomite Urna monocromática. La Doncella
Tapas de Urna. Ríos Socuy y Cachirí Urna monocromática.
La Doncella.
Urna funeraria. Macoita Vasija con soporte. Macoita Cerámica. Serranía de Perijá
Urna funeraria.
Macoita
Vasija con soporte.
Macoita.
Figura femenina.
Serranía de Perijá.

Son característicos dos tipos cerámicos:

  • Portacelli Carmelita Tosca. Poco o nada decorada.
  • Portacelli Roja o Negra/Rojo. Cerámica fina de color ladrillo, cuidadosamente terminada, decorada con motivos rectilíneos de color rojo o negro que cubren todo el recipiente; a veces con apliques de anillos y protuberancias.

Estos tipos cerámicos están casi siempre juntos y se encuentran en una amplia región: valles del río Cesar y Ranchería y la costa, donde aparecen acompañados de cerámicas negras pulidas con incisiones y modelados zoomorfas, relacionados con los estilos conocidos como taironas. En Sierra Nevada de Santa Marta, en los sitos de La Mesa, Río Seco y Tapias, aparecen tiestos de estos tipos de Portacelli formando parte de los diferentes conjuntos.

La cerámica Portacelli Roja o Negra/Rojo, fuera de Colombia la encontramos solamente en la península de Paraguaná y en Curazao, donde la influencia habría llegado por vía marítima. La cerámica Portacelli Carmelita Tosca, la encontramos en los sitios aledaños a los ríos Socuy, Guasare, Cachirí, también en La Pitía. Un tercer componente de los yacimientos del Período Portacelli -aunque sus frecuencias son siempre muy bajas- es el tipo conocido como Cocos Blanca Pitada, importante en el sito La Doncella, en el río Cachirí.

En la Tradición Ranchoide aparecen nuevas formas de enterramiento: urnas funerarias, entierros secundarios con cráneos separados, entierros directos con una vasija sobre el cráneo y entierros secundarios múltiples. Los entierros se hacen el las viviendas o en cementerios, en los cuales las tumbas se demarcan con anillos de piedra. A este período corresponden las urnas con representaciones antropomorfas y las urnas con tapas modeladas.

La pesca y recolección de moluscos también fuero importantes como lo indican la cantidad de sus restos en San Ramón, en la costa, y su presencia como objetos rituales en tumbas del medio Ranchería.

Los sitios conocidos hasta ahora hacen pensar que durante este período las ocupaciones no fueron en grandes aldeas como en períodos anteriores, sino que los grupos se establecieron por temporadas en diferentes lugares, trasladándose de un lugar a otro durante las épocas lluviosas o de sequía anuales.

No existe evidencia arqueológica del contacto entre grupos ranchoides y conquistadores europeos, por el contrario se sugerido su terminación hacia el siglo XIV. Sin embargo, algunos autores, como Ardila Calderón, establecen un paralelo entre el conjunto de sus rasgos característicos con los Caonao, cuyo centro principal se ubicó en el alto del río César.


Gerardo Ignacio Ardila CalderónGerardo Ignacio Ardila Calderón
Antropólogo colombiano

Docente de la Universidad Nacional de Colombia, donde además se desempeñó como director del Instituto de Estudios Urbanos e investigador del Centro de Estudios Sociales. Parte de este artículo ha sido extraído de "ARQUEOLOGIA DE LA GUAJIRA".

José R. OliverJosé R. Oliver
Arqueólogo portorriqueño, profesor de arqueología en la Universidad de Londres, Inglaterra.

Especializado en la arqueología del Caribe y el norte de América del Sur, estudió antropología en Estados Unidos, doctorándose en la Universidad de Illinois en 1989.