La Conquista del Gran Chaco: Primeros Pasos

Culturas Originarias de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusGran Chaco Sudamericano

plusHistoria de la Conquista del Chaco

En 1524 Alejo García, navegante portugués al servicio de la corona española, fue el primer europeo en internarse en el Gran Chaco. Junto a 2.000 guaraníes cruzó la región brasilera de Santa Catalina, y penetró en el Chaco a la altura del río Mbotetey (Miranda) llegando hasta las estribaciones andinas, durante el viaje de vuelta falleció en un ataque de los guaycurúes.

El navegante veneciano Sebastián Gaboto llegaba a América con la misión de cruzar hacia el Océano Pacífico y repetir el viaje de Magallanes para comerciar en las Islas Molucas. El naufragio de una de sus naves en las costas brasileras, lo hizo bajar a tierra donde se encontró con sobrevivientes de la expedición de Juan Díaz de Solís, quienes le enteraron de la existencia de la Sierra de la Plata (mítica montaña que ubicaban en el interior de Sudamérica) a la que se podía llegar navegando los ríos Paraná y Paraguay.

Primeras entradas al Gran Chaco

Mapa realizado de acuerdo a los de Vicente Pistilli publicados en La primera fundación de Asunción. La Gesta de Juan de Ayolas. En sus epígrafes destaca:

Alejo García entró en el Chaco a la altura de Mbotetey -llamado Yapaneme- ubicado a los "diez y nueve grados y un tercio".

Ayolas llegó al mismo lugar que García pero tomando un camino más directo, desde San Fernando Sur, frente a los Payaguas, regresando por la misma vía.

Francisco de Ribera, lugarteniente de Alvar Núñez entró al Chaco a la altura de Puerto de los Reyes, llegando al norte de Parapití.

Irala cruzó el Guapay y llegó a un pueblo situado a 1488 km de Asunción, "según la cuenta de los astrónomos".
Primeras rebeliones indígenas

Hubo cuatro grandes rebeliones indígenas durante el siglo XVI.

1543. Los guaraníes de los alrededores de Asunción se negaron a participar del proyecto de Cabeza de Vaca de construir un camino que uniera la región con la de Chiquitos. Fueron sojuzgados militarmente.

1546. El mestizaje estaba en floreciente apogeo. Las aldeas guaraníes se debilitaban, muchas de sus mujeres preferían el concubinato con los españoles. Este fue el principal motivo de protesta que se inició en la zona de Paraguari-Tebicuary. Irala logró dominarla con la ayuda de los guaycurúes, pero comenzó a extinguirse los servicios por amistad o parentesco que caracterizó los primeros años de relaciones guaraníes-españoles, dando paso al sistema de encomiendas implementado a partir de 1556.

1561. Nazario y Pablo, hijos de Cupiratí -cacique principal de Asunción-, participaron en la expedición de Ñuflo de Chávez para la fundación de Santa Cruz de la Sierra, al regreso se opusieron al servicio de mita. La subversión no prosperó, tuvo escaso éxito entre las distintas parcialidades; los hermanos tenían nombres cristianos y habían adquirido costumbres europeas, no gozaban del prestigio suficiente para convencer a la masa indígena a levantarse contra el español.

1577. El cacique Oberá -"Resplandor del Sol"- inicia un movimiento religioso que pretendía volver a los guaraníes a sus tradiciones liberándose de los españoles.

La rebelión que consistía en no participar en ninguna tarea ordenada por los blancos comenzó en la región de Guarambaré -cercana a Asunción-, se expandió a su alrededor y por toda la región del río Paraná y la Guayrá. En 1579 las tropas de Juan de Garay aplastaron el movimiento.

Gaboto decidió cambiar los planes y se internó en el Río de Solís. Navegó el Paraná, el 9 de junio de 1527 en la confluencia del Coronda con el Carcarañá -a 6km del Paraná- fundó el Fuerte Sancti Spiritu, continuó su viaje hasta llegar a los Saltos de Apipé que no pudo franquear. Decidió buscar la Sierra de la Plata por el río Paraguay, pasó la desembocadura de los ríos Bermejo y Pilcomayo, llegando a las proximidades de la actual Asunción donde se contacta con nativos y realiza trueques por objetos de plata y oro que supone tienen en abundancia. Convencido de la proximidad de la Sierra de la Plata, cambia el nombre de Río de Solís por el de Río de la Plata. En 1530 retorna a España, sus relatos de un sitio extremadamente rico, provocaron la designación de Pedro de Mendoza para colonizar el Río de la Plata.

En 1534 el rey Carlos I capituló a favor de Pedro de Mendoza, nombrándolo Primer Adelantado para la conquista del Río de la Plata, en la intención de abrir una entrada desde el Atlántico al Perú. El 3 de febrero de 1536 el Adelantado funda "Santísima Trinidad y el puerto de Nuestra Señora de los Buenos Aires", como base para explorar el camino que lo llevaría hasta la Sierra de la Plata.

Juan de Ayolas, Alguacil Mayor y Mayordomo de Pedro de Mendoza, fue comisionado por éste para profundizar la búsqueda de la Sierra de la Plata; partió el 4 de octubre de 1536 de Buena Esperanza -un fuerte de avanzada que habían levantado en el río Paraná- con una carabela y dos bergantines, en los que se embarcaron 170 hombres, entre ellos Domingo Martínez de Irala. Navegan el río Paraguay fundando el 2 de febrero de 1537 el fuerte La Candelaria, allí queda Irala con uno 30 hombres y el resto se interna en el Chaco llegando hasta Bolivia. Muere en manos de los nativos en el viaje de regreso (1540).

En diciembre de 1536, los querandíes destruyen Santa María del Buen Aire. Mendoza logra escapar y se refugia en el fuerte Sancti Spiritu, que había levantado Gaboto. Enfermo decide enviar a principios de 1537 a Juan Salazar Espinosa con una armada de 3 bergantines a buscar Ayolas para que lo reemplazara, luego se embarca a España y muere el altamar en junio de 1537.

El 15 de agosto de 1537 el español Juan de Salazar y Espinosa fundó el fuerte Nuestra Señora Santa María de la Asunción, cuyo nombre se debe a que el día del desembarco se conmemoraba la "Asunción de María".

En ausencia de Ayolas, Irala toma el cargo de Gobernador del Río de La Plata. El 16 de setiembre de 1541, constituye el Cabildo de Asunción, elevando el fuerte a la categoría de ciudad. Atraviesa el Chaco y funda el Puerto de los Reyes (1543) en las orillas de la Laguna La Gaiba en el Pantanal Boliviano.

El 11 de marzo de 1542 llega a Asunción Alvar Núñez Cabeza de Vaca, como segundo Adelantado del Río de la Plata, para continuar la tarea que le había sido encomendada a Pedro de Mendoza. Irala le entrega el poder y es nombrado Maestre de Campo.

Cabeza de Vaca intenta llegar a la Sierra de la Plata. El 8 de setiembre de 1543 organiza una expedición de más de mil hombres, diez bergantines y 120 canoas, luego de dos meses de penosa navegación llegaron a Puerto de los Reyes. Eran capitanes los hermanos Francisco y Hernando Rivera, al primero se le encomendó explorar el oeste, luego de 20 días debió retroceder por los duros ataques indígenas. Hernando Ribera fue enviado al norte y remontó el río Paraguay al mando de un bergantín con 50 hombres, en su avance tomó contacto con nativos que le indicaban de un lugar riquísimo más al norte.

En abril de 1544 estalló un motín urdido por Irala; el Adelantado fue hecho prisionero y un año después trasladado a España bajo la acusación de sustituir las armas del rey por las propias y de querer proclamarse rey de esas tierra. De nuevo Martínez de Irala comandaba en Asunción con la obsesión de llegar a la Sierra de la Plata. En 1545 realiza una expedición exploradora por el Chaco Boreal, al regresar a Asunción, en 1549, se entera que ha sido depuesto de su cargo y que Diego de Abreu se había autonombrado gobernador general de Asunción. Por mayoría popular el 13 de marzo es repuesto en su cargo en el puerto de San Fernando, Alto Paraguay. Irala hace ajusticiar a Diego de Abreu.

Muerte de Ayolas

Ampliar ImagenDestrucción de la expedición en el oeste del Paraguay. Muerte de Ayolas (1540).

Viaje al Río de la Plata. Ulrico Schmidl:

"Jann Eyollas, el capitán, con los cristianos, marchaban de los naperrus a los pyembas, a medio camino como estaban y al descuido fueron sorprendidos por los naperrus y pyembas con gran fuerza en un espeso bosque; porque los naperrus y pyennbas, según su convenio de sorprender[los] en la selva por donde tenían que pasar [los] cristianos, embistieron sin piedad al capitán y [a los] cristianos, como si fuesen perros rabiosos, y acabaron de matar y destruir a los debilitados cristianos junto con el capitán Jann Eyollas, de suerte que ni uno de ellos escapó. Dios se apiade de ellos y de todos nosotros y nos tenga misericordia."

Carlos V lo nombra definitivamente como titular en el cargo gubernamental en el año 1555, que lo ostentaría hasta su muerte el el 3 de octubre de 1556.

Ñuflo de Chávez obtiene de las autoridades asunceñas la autorización para continuar su tarea, así, el 1° de agosto de 1559 a orillas del río Grande (Guapay) funda Nueva Asunción en territorio de los bravos chiriguanos y el 26 de febrero de 1561 Santa Cruz de la Sierra.

Desde su fundación y durante más de un siglo, Asunción se convirtió en la base que usaron los españoles para colonizar el Río de la Plata. Su ubicación geográfica era estratégica para la comunicación con las regiones mineras del Alto Perú y para fortalecer las fronteras con los portugueses de Brasil. Sin embargo no pudieron progresar hacia el interior del Chaco.

Desde la "Madre de las Ciudades" -como algunos autores denominaron a Asunción- se impulsó la población del Guayrá, área oeste del actual estado brasileño de Paraná, se fundaron: la efímera Villa de Ontiveros (1554), Ciudad Real (1557, subsistió hasta 1638) y Villarrica del Espíritu Santo (1570) la que después de diversos traslados se convertiría en la actual ciudad paraguaya de Villarrica.

Segunda fundación de Buenos Aires

2ª  fundación de Buenos Aires. Juan de Garay

El 11 de Junio de 1580 Juan de Garay realiza la segunda fundación de Buenos Aires. Plantó en árbol de la justicia cerca del sitio elegido 44 años atrás por Pedro de Mendoza. La llamó Ciudad de la Santísima Trinidad en el puerto Santa María de los Buenos Aires.

También se inició la colonización de la Provincia de Itatín -región comprendida por los ríos Paraguay, Apa y Miranda, coincidente con el sur del actual estado brasilero de Mato Grosso do Soul- con la fundación en 1579 de Santiago de Jerez por parte de Juan de Garay, la que debió ser abandonada en 1632 luego de un ataque de los bandeirantes y mamelucos brasileros.

En el oriente boliviano con pobladores de Asunción se fundo la mencionada Santa Cruz de la Sierra en 1561, en las proximidades a la vertiente del Suchoz, para ser trasladada hacia el oeste y convertirse en la actualidad en una de las más importantes ciudades bolivianas.

Los Adelantados de Río de Plata con sede en Asunción, encomendaron a Juan de Garay una expedición colonizadora por el río Paraná. Partió el el 14 de abril de 1573, fundaría Santa Fe (15 de noviembre de 1573) y Buenos Aires (11 de junio de 1580) con gente llevada desde Asunción. Luego en otra corriente pobladora fundaron las ciudades de Nuestra Señora de la Concepción, en el Bermejo (1585) y San Juan de Vera de las Siete Corrientes (1588).

En tanto, desde el Alto Perú se dispuso la fundación de ciudades que marcaban la frontera de la región chaqueña, entre ellas: Santiago del Estero (1554), San Miguel de Tucumán (1565), Cáceres (1566), Nuestra Señora de Talavera (1567), Córdoba de la Nueva Andalucía (1573), Salta (1582) y Nueva Madrid (1592).

Estas fundaciones se realizaron en los bordes del Gran Chaco, desde donde se intentaba penetrarlo, pero el territorio era hostil a esos planes. Lo mismo pasaría con las misiones franciscanas y jesuitas que pronto llegarían y sólo tendrían algún éxito en las zonas fronterizas sin alcanzar un desarrollo sustentable en el interior.

Cruz de los MilagrosFundación de Corrientes. La Cruz de los Milagros.

El 3 de abril de 1588, por disposición de Juan Torres de Vera y Aragón, gobernador de las provincias del Río de la Plata, se fundó San Juan de Vera de las Siete Corrientes (hoy Corrientes, capital de la provincia homónima), para respaldar la colonización del territorio comprendido entre el Río de la Plata y el Paraguay.

Se buscaba una estación de paso entre Asunción y Buenos Aires, se eligió la Punta Arazatí, en la zona de las Siete Corrientes del río Paraná, 50 km aguas abajo de la confluencia con el río Paraguay. La geografía de la costa, marcada por siete penínsulas que penetran en el río provocando fuertes corrientes que dificultan la navegación y la elevación del terreno que lo protege de inundaciones, la convirtieron en una plaza estratégica durante la época colonial.

El núcleo poblacional estaba constituido en su mayoría por mestizos criollos procedentes de Asunción. La precaria fortaleza tenía una cruz de madera en las afueras. Los indígenas del lugar inmediatamente comenzaron a atacarlos, y creyendo que destruyendo la cruz -símbolo de la cultura que pretendía someterlos- despojaban a los conquistadores de la protección divina, intentaron destruirla. El 3 de mayo de 1588 (otras fuentes indican el 9 de abril), prepararon una gran hoguera a su alrededor que se agotó sin que el símbolo sufriera daño, algunos indican que los españoles aprovecharon para reprimirlos con disparos de arcabuz, otros que cayó un rayo fulminando a los que preparaban una nueva hoguera, de todas maneras los nativos se dispersaron. El episodio conocido como "El milagro de la Cruz", vitalizó a los colonos. La Cruz de los Milagros está presente en el escudo de la provincia de Corrientes, y cada 3 de mayo se la venera.

 


Fuentes:

La Gente del XVI: Habitantes del Paraguay durante la Conquista. Mary Monte de López Moreira. Editorial Arandurã, 2012

La primera fundación de Asunción. La Gesta de Juan de Ayolas. Vicente Pistilli. Editorial El Foro, 1987.