Objetos pétreos: Yugos, Hachas y Palmas.

Arte Precolombino
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Totonaca

En el período clásico (300 al 1000 d. C.) la cultura totonaca utilizaba tres particulares objetos pétreos: el yugo, el hacha y la palma.

Las piezas sumamente ornamentadas de uso y significado incierto hasta mediados del siglo XX cuando se propuso que eran parte de la vestimenta ritual de los jugadores de pelota: sustitutos en piedra de objetos realizados en madera, cuero o tejidos que eran utilizados como protectores en el juego.

Yugos

Con la forma de una gigantesca "U", se usaban ceñidos a la cintura en forma lateral, servían para proteger el cuerpo y golpear la pelota. Los yugos de piedra, probablemente eran utilizados en las ceremonias previas o posteriores al juego.

Decorados con una enorme variedad de diseños que se adaptan a su forma creando un efecto envolvente. Usualmente la iconografía en bajorrelieve está asociada a la muerte y el sacrificio.

Yugo totonaca. Museo de Historia Natural, Nueva York.

Yugo totonaca. Museo de Historia Natural, Nueva York.

Yugo totonaca con adornos geométricos del estilo de los relieves de El Tajín. Museo Nacional, México.

Estatuilla de alabastro con yugo. Colección Enciso, México.

Hachas

Las hachas tenían uno de sus lados curvos con grosor muy delgado. Representaban cabezas humanas o de animales, como parte del ajuar de los jugadores de pelota se colocaban montadas sobre el yugo que tenía una muesca para ese propósito. Miden entre 15 y 40 cm, equiparables a las cabezas trofeo, su simbología está relacionada con el sacrificio.

Relieve de jade con cabeza de muerto. Museo de Historia Natural. Nueva York.

Cabeza aplanada de la región totonaca. Museo Nacional. México.

Cabeza de guerrero aplastada hasta tomar forma de hacha ceremonial. Museo Nacional. México.

Cabeza de guerrero aplastada hasta tomar forma de hacha ceremonial. Museo Nacional. México.

Palmas

Las palmas fueron de factura posterior, sustituyeron a las hachas. De unos 50 centímetros de alto y decoradas con bajorrelieves, se colocaban sobre el yugo, probablemente como una protección para el pecho del jugador. Su iconografía, usualmente, también estaba relacionada con la muerte y el sacrificio.

Palma de la región totonaca. Museo Nacional. México.

Palma de la región totonaca. Museo Nacional. México.

Palma de la región totonaca. Museo Nacional. México.

Palmas con figuras humanas. Museo Nacional. México.


Fuente:

Summa ArtisImágenes, y epígrafes correspondientes, tomadas de Summa Artis. Historia General del Arte. Volumen X. Espasa Calpe S.A., Madrid, 2004

José PijoánJosé Pijoán Soteras.
(Barcelona 1881 - Lausana, 1963).

Crítico de arte e historiador español.

 

https://alorenasol.wordpress.com