Panguitruz Guor (Mariano Rosas)

Biografías. Pueblos Originarios de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
Mariano Rosas

Ranquel

1820 - 1877

Panguitruz Guor ("Zorro cazador de pumas") nació hacia 1820 en las orillas de la laguna Leuvucó, La Pampa. Hijo del cacique Painé Guor y una cautiva blanca cuyo nombre no fue registrado.
Caciques

Monumento en Leuvucó

Inaugurado el 10 de noviembre de 1999, escultura hecha en chapa por Mario Eyheramonho-Paredes de 6 metros de altura. La figura dominante con lanza representa la raza indígena, en su pecho ocho nichos con esculturas en bronce de 70 cm representan a los caciques ranqueles más importantes: Carripilún, Yanquetruz, Painé, Pichún Huala, Manuel Baigorrita, Mariano Rosas, Ramón Cabral y Epugner.

Click sobre área sombreada para ver detalle.

En 1834, Yanquetruz, "El Grande", organizó una expedición de escarmiento contra el cacique ranquel Yanguelen quien se había colocado al amparo del gobierno de Buenos Aires recibiendo tierras, éste conocedor de la forma de combate de sus antiguos compañeros se dirigió a la retaguardia de los atacantes donde ancianos y jóvenes cuidaban la caballada; se la apropia y toma prisioneros, entre ellos a Panguitruz. Enterado Juan Manuel de Rosas que era hijo de un cacique, pidió que lo trajeran a su presencia, lo hizo bautizar con el nombre de Mariano Rosas, siendo él su padrino, y lo destinó a su estancia El Pino, allí aprendió a hablar, leer y escribir el castellano y a hacer trabajos de campo

A fines de 1838 Painé reunió un parlamento ranquel en Leuvucó que decidió expedicionar contra el cacique Yanguelen, quien fue capturado, juzgado y ejecutado.

Hacia 1840 Panguitruz se fugaría de la estancia y volvería a las tolderías. Lucio V. Mansilla tuvo acceso a la carta que Juan Manuel de Rosas enviara a su ahijado, acompañada de obsequios y recuerdos para su padre Painé. En ella decía que no estaba enojado por la fuga, pero que Mariano debería haberle evitado "el disgusto de no saber qué se había hecho". Lo invitaba también a visitarlo.

Panguitruz guardó eterna y pública gratitud hacia su padrino, conservó hasta en las firmas su nombre cristiano, pero nunca abandonó su lengua ni su pago. Ni siquiera cuando la viruela diezmó a su tribu y el gobierno le ofreció trasladarlos; cuando había que atacar en tierras de los blancos, él se quedaba en la frontera y su hermano Epugner comandaba a las tropas.

A la muerte de su hermano Calvaiú Guor en 1858, Mariano Rosas lo sucede apoyado por dos caciques: Baigorrita y Ramón el Platero. Mantuvo relaciones pacíficas con Urquiza y siempre se manifestó opuesto a las políticas porteñas. En los períodos de paz que consiguió pactar fomentó la agricultura y la ganadería.

Participó en la Batalla de Pavón (18 de septiembre de 1861) y luego de ésta quedó en estado de guerra con el gobierno central. Logró rechazar invasiones en 1862, en 1865 firmó un tratado de paz con el gobierno. Sin embargo, en 1869, el gobierno adelanta las fronteras al río Quinto, arrebatando territorio ranquel.

En 1870 recibe en Leuvucó al coronel Lucio V. Mansilla, donde hacen un parlamento para un tratado de paz. En 1872 firma un nuevo tratado de paz con el general José Arredondo. En 1876 un nuevo avance de las fronteras hace perder más territorios al pueblo ranquel.

El 18 de agosto de 1877 fallece Mariano Rosas en Leuvucó, víctima de la viruela. Lo sucederá su hermano Epugner (Epumer Rosas).

La noticia de su muerte llegó hasta Buenos Aires, siendo publicada por el diario La América del Sur el 26 de agosto de 1877:

"Muerte de un cacique. Acaba de morir el poderoso cacique de la tribu de los ranqueles, de muerte natural. Mariano Rosas. Era una autoridad del desierto. Por su influjo, su valor y. sobre todo, por su prudencia, ha sido posible mantener la paz con él ... "
"Las exequias que los Ranqueles han hecho al cacique Mariano llosas, muerto hace unos días han sido verdaderamente regias. El cuerpo de Mariano ha estado expuesto a la puerta de su toldo por espacio de veinticuatro horas y lo rodeaban más de doscientas mujeres que lloraban como las antiguas plañideras. Todos los objetos de que se servía en vida estaban a su cabecera, es decir el apero, lazo, boleadoras, etc. A las veinticuatro horas después de haber dejado de existir fue llevado a su última morada, acompañándolo todos los indios de Ramón, de Caiomuta. de Epumer y Baigorria (Baigorrita). Las mujeres lloronas, seguían las angarillas, en que iba conducido por cuatro moretones. Llegado que hubo el cortejo al sitio donde debía ser sepultado el cadáver, varios cautivos e indios procedieron a abrir un gran hoyo. Mientras unos hacían esta operación, otros degollaban tres de sus mejores caballos del finado y una yegua gorda. Después de haber concluido de abrir el hoyo, se hicieron las ceremonias de estilo. En la fosa se sepultaron los caballos, la yegua, varias prendas del finado, etc., para que pueda emprender el largo viaje con felicidad. Encima de todo se puso el cuerpo de Mariano, y los primeros que echaron tierra sobre su cadáver, fueron los capitanejos. En ese mismo lugar han pasado dos días, las mujeres llorando, y los hombres desechando penas, es decir emborrachándose. He aquí como cumplen sus últimos deberes los hijos de la Pampa."

Una Excursión a los Indios Ranqueles

En 1870 Lucio V. Mansilla, coronel del Ejército Argentino viajó a territorio de los indios ranqueles con el objetivo de facilitar el trazado de los ferrocarriles, el telégrafo y la construcción de caminos. Narró sus encuentros con el cacique Mariano Rosas, en "Una Excursión a los Indios Ranqueles":

Capítulo 22: ... Se avista el campamento de Mariano Rosas ....
Capítulo 24: ... Agitación en el toldo de Mariano Rosas ...
Capítulo 26: ... La enramada de Mariano Rosas ... Epumer, hermano mayor de Mariano Rosas ...
Capítulo 32: ... Un mensajero nocturno de Mariano Rosas ...
Capítulo 33: Retrato de Mariano Rosas. Su política. Cómo le tomaron prisionero los cristianos. Rosas le hace peón de su estancia del Pino. Su fuga. Agradecimiento por su antiguo patrón. Paralelo. De pillo a pillo. Voto de un indio. Muerte de Painé. Derecho hereditario entre los indios. Los refugiados políticos. Mareo. Mariano Rosas quiere loncotear conmigo. Apuros. Una sombra.
Capítulo 34: ... Mariano Rosas en el corral ...
Capítulo 35: ... El toldo de Mariano Rosas visto de la la enramada ...
Capítulo 36: ... Le pido una entrevista a Mariano Rosas ...
Capítulo 38: ... Un almuerzo y una conferencia en el toldo de Mariano Rosas ... Ideas de Mariano Rosas sobre el gobierno de los indios comparado con el de los cristianos ...
Capítulo 40: ... Trabajos de Mariano Rosas, preparando los ánimos para la junta. ... El archivo de Mariano Rosas ... Imperturbabilidad de Mariano Rosas ...
Capítulo 51: ... Mariano Rosas y su gente ...
Capítulo 53: ... Entusiasmo que produce Mariano Rosas ...
Capítulo 53: ... Mariano Rosas después de la junta ...
Capítulo 58: ... Mi ahijada, la hija de Mariano Rosas ...
Capítulo 61: ... Salida inesperada de Mariano Rosas ...
Capítulo 68: ... Últimos ofrecimientos de Mariano Rosas ...

Correspondencia

Mantuvo un intenso intercambio epistolar con fray Marcos Donati, a quien los ranqueles consideraron como su embajador y padre espiritual.

Donati, misionero franciscano, había nacido en Italia el 14 de abril de 1831. Acompaño al coronel Mansilla en su excursión a las tolderías de Mariano Rosas y Baigorrita.

Su influencia sobre los ranqueles le permitió liberar numerosos cautivos. Finalizada la Conquista del Desierto continuó catequizando indios en las pampas.

Falleció el 8 de abril de 1895.

A fray Vicente Burela. Leubucó, septiembre 14 de 1869.
A fray Marcos Donati. Leubucó, noviembre 29 de 1869
A fray Marcos Donati. Leubucó, junio 26 de 1870
A fray Marcos Donati. Leubucó, noviembre 21 de 1870
A fray Marcos Donati. Leubucó, marzo 26 de 1872
A fray Marcos Donati. Leubucó, mayo 2 de 1872
A fray Marcos Donati. Leubucó, octubre 5 de 1872
A fray Marcos Donati. Leubucó, octubre 25 de 1872
A fray Marcos Donati. Leubucó, noviembre 9 de 1872
A fray Marcos Donati. Leubucó, noviembre 27 de 1872
A fray Marcos Donati. Leubucó, diciembre 21 de 1872
A fray Marcos Donati. Leubucó, enero 19 de 1873
Al general José Miguel Arredondo. Leubucó, marzo 15 de 1873
A fray Marcos Donati. Leubucó, marzo 15 de 1873
A fray Marcos Donati. Leubucó, julio 29 de 1873
A fray Marcos Donati. Leubucó, agosto 16 de 1873
A fray Marcos Donati. Leubucó, marzo 2 de 1874
A fray Marcos Donati. Leubucó, mayo 12 de 1874
A fray Marcos Donati. Leubucó, mayo 15 de 1874
A fray Marcos Donati. Leubucó, agosto 21 de 1874
A fray Marcos Donati. Leubucó, septiembre 16 de 1874
A fray Marcos Donati. Leubucó, enero 15 de 1875
A fray Marcos Donati. Leubucó, marzo 5 de 1875
A fray Marcos Donati. Leubucó, abril 20 de 1875
A fray Marcos Donati. Leubucó, junio 30 de 1875
Al Comandante de la Frontera de Córdoba, Benigno Cárcova. Leubucó, julio 28 de 1875
Al Comandante de la Frontera de Córdoba, Benigno Cárcova. Leubucó, septiembre 11 de 1875
A fray Marcos Donati. Leubucó, noviembre 28 de 1875
A fray Marcos Donati. Leubucó, noviembre 30 de 1875
A fray Marcos Donati. Leubucó, diciembre 28 de 1875
A fray Marcos Donati. Leubucó, febrero 6 de 1876
A fray Marcos Donati. Leubucó, febrero 16 de 1876
A fray Marcos Donati. Leubucó, marzo 27 de 1876
A fray Marcos Donati. Leubucó, septiembre 5 de 1876

Los restos de Panguitruz

En 1879 el coronel Eduardo Racedo encuentra la tumba de Mariano Rosas, la profana, quedándose con su cráneo, el cual luego obsequia al político y científico Estanislao Zeballos en Buenos Aires. A la muerte de éste, su viuda lo dona al Museo de La Plata, donde permaneció hasta el año 2001, en que fue restituido a la comunidad ranquel.

Fue colocado en un mausoleo cerca de la laguna de Leuvucó, tallada en madera de caldén se levanta una pirámide sobre una base de troncos de dos por dos, cada una de sus caras representa un linaje: Carripilún mira al norte, Pluma de Pato al oeste, Los Tigres hacia el sur y Los Zorros hacia el este donde se ha colocado el cráneo de Panguitruz