Martín Fernández de Enciso

Biografías de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones

España

Siglo XVI

Se desconocen las fechas de nacimiento y muerte de Martín Fernández de Enciso, sí que nació en Sevilla (España).

Cartógrafo y Bachiller en Leyes; en 1509 se hallaba en La Española (Santo Domingo) con un patrimonio que para la época era una fortuna (2.000 castellanos). Alonso de Ojeda que preparaba una nueva expedición a la provincia de Urabá en Colombia de la que había sido nombrado gobernador, le propone el cargo de alcalde mayor de la nueva gobernación a cambio de su ayuda con "industria y dineros".

Enciso no duda en sumarse a la aventura, por lo que adquiere una carabela en la que embarca las provisiones y las armas necesarias para la incursión.

Pero los aborígenes de las tierras a tomar, Urabá, no ponen la tarea fácil a Ojeda. Tanto a su llegada como durante su campaña de conquista, la oposición nativa es tenaz, la situación de los aventureros se torna insostenible, por lo que Ojeda decide embarcar en dos bergantines buscando otros destinos.

La primera de estas embarcaciones acaba yéndose a pique nada más salir a la mar, la segunda, comandada por Francisco Pizarro, se refugia en el puerto de Cartagena.

Suma Geographica

Ampliar imagenPortada de "Suma de Geographia", Jacobo Cromberger, Sevilla, 1519.

Enciso desde La Española se había dirigido a este lugar al mando de una carabela y un bergantín con hombres y provisiones. Oculto en un barril viajaba como polizón un hombre que acosado por sus acreedores tenía que desaparecer de La Española: Vasco Núñez de Balboa, el descubridor del océano Pacífico. Enciso decide regresar a Urabá, nuevamente la resistencia los supera, en un enfrentamiento pierden el bergantín donde llevaban las provisiones.

Inducidos por Balboa, que ya comienza a hacer valer sus dotes de mando, cambian de objetivo y se dirigen al istmo del Darién, tierras más fértiles y menos peligrosas. Una vez allí, Enciso y sus hombres levantan la primera ciudad española que se erige en la actual Panamá, villa a la que le dan el nombre de Santa María la Antigua, en honor a la Virgen que se venera en la Catedral de Sevilla, siendo la primera en entronizarse en el Nuevo Mundo. Su estancia en esta plaza no tiene un final feliz, ya que Enciso se ve envuelto en las rencillas provocadas entre los españoles, que buscan posicionarse en las nuevas tierras. Balboa, que se había hecho dueño del poder, lo hace apresa y le confisca todos sus bienes, pero al poco tiempo, presionado por los seguidores de Enciso acaba concediéndole la libertad pero después de haberle obligado a embarcar hacia Castilla.

Llega a España en 1513, los oficiales de la Casa de Contratación, lo liberan de culpa y cargo. Regresa a América, esta vez integrando la expedición de Pedro Arias Dávila que se dirige a "Castilla de Oro" (desde el golfo de Urabá, al oeste de Colombia, hasta las vecindades del río Belén (hoy territorio de Panamá), lo acompañan entre otros: Hernando de Soto, Diego de Almagro, Sebastián de Benalcázar, Fernández de Oviedo, Bernal Díaz del Castillo, y quien sería el primer obispo Fray Juan de Quevedo, predicador de su Majestad.

No se vuelve a saber de su vida, hasta que en 1519 se editó en Sevilla la "Suma de Geographia", obra que contiene la primera descripción de las tierras del Nuevo Mundo, especialmente de sus costas, además incluye un tratado de navegación y unas tablas de declinaciones solares. Iba acompañada de una carta plana, la primera de que se tiene noticia en España. No se publicó el acompañamiento gráfico para no excitar más las suspicacias portuguesas.