Hernando de Soto

Biografías de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
Hernando de Soto

Ampliar imagenVer imagen ampliada con epígrafe. "Librería del Congreso".

España

1500 ~ 1542

Las siete ciudades de Cíbola.

Galería de Imágenes
recorrer parar ver ampliado anterior siguiente

 

Nació alrededor del año 1500 en Barcarrota, Extremadura, España.

Muy joven, en 1516, se fue a América con Pedro Arias Dávila (Pedrarias), gobernador del Darien. El tiempo que pasó luchando contra los nativos le dejaron recursos guerreros y ambiciones de riqueza.

Participó de la expedición de Gaspar de Espinosa, a la actual costa de Nicaragua, y luego en la conquista de este territorio en 1523, a las órdenes de Hernández de Córdoba.

En 1532, emprendió viaje como tercer capitán de Francisco Pizarro, en la conquista del Perú. En 1533, fue enviado a los Andes para explorar el territorio. Descubrió la ruta que llevaba a la capital inca. A su regreso, Pizarro decidió enviarlo como emisario cerca del emperador inca Atahualpa. Después de la victoria de los españoles frente a los Incas, Hernando de Soto simpatizará con el prisionero.

Distanciado de Pizarro, por la decisión de asesinar a Atahualpa, en 1536, volvió a España con 18.000 onzas de oro, parte del rescate que los nativos habían pagado por la liberación frustada del sapa inca.

Residió en Sevilla donde se hizo construir una inmensa residencia. Se casó con Isabel de Bobadilla, hija del gobernador Pedrarias, tras lo cual, el 20 de abril de 1537 consiguió una capitulación de la Corona para "conquistar la tierra y pacificar la gente" de La Florida, además de los títulos de adelantado de La Florida y gobernador de Cuba.

En 1538 arribó con sus hombres a La Habana y, tras reedificar el fuerte, preparó la partida hacia La Florida, motivado por los relatos de riquezas las "Siete ciudades de Cíbola" de Cabeza de Vaca.

El 18 de Mayo de 1539, la expedición estaba lista, disponía de 9 navíos, 900 hombres, y 300 caballos. El 25 de mayo, la flota pasó la Bahía de Tampa, y desembarcó en La Florida el 30 de mayo.

Durante tres años, su exploración de las llanuras del sur de los actuales Estados Unidos fue una marcha desesperada por conseguir unas imaginarias riquezas. Por su carácter extrovertido entabló amistad con algunos caciques y aquellos que no se adherían al poderío español, conocieron la muerte a manos del Adelantado y sus tropas.

Al cabo de algún tiempo, Hernando de Soto había ya perdido muchos hombres en sus batallas contra los nativos. Atravesó la península hacia el norte hasta llegar a las cercanías de Tallahasse, en la Bahía Apalachee, una región considerada como fértil y que tenía buenas condiciones marítimas para la construcción de un puerto. El 6 de octubre de 1539 tomó Anhaica, la ciudad apalache en esos tiempos, decidido a pasar allí el invierno. Los apalaches ofrecieron una férrea resistencia, continuamente realizaban pequeñas incursiones y emboscadas.

Dama de CofitachequiLa Dama de Cofitachequi

En la primavera de 1540, Soto llega a Cofitachequi (cerca de la actual Camden, Carolina del Sur). El asentamiento, probablemente perteneciente a la cultura catawba, estaba gobernado por una mujer que ha pasado a la historia como la "Dama de Cofitachequi".

La expedición fue bien recibida por la mujer quien les proveyó de alimentos y cedió su propia vivienda para habitación del español. Ella pensaba que una alianza con los recién llegados, que demostraban poder para la guerra, le serviría para combatir a sus enemigos, pero Soto sólo buscaba riquezas. Tras varias semanas saqueando las tumbas para llevarse las perlas de río depositadas como ofrendas y luego de consumir los recursos alimenticios del poblado, el 13 de mayo de 1540, Soto decide retirarse hacia otro cacicazgo al noroeste -Xuaka (Joara)-, llevando a la Dama como rehén, quien en la travesía logró escapar.

Tuskaloosa

Cacique en Alabama. Su gente probablemente fueran desprendimientos de las tribus Choctaw o Creek. Mabila era su pueblo, estaba fortificado. Fue tomado como rehén por De Soto, organizó un ataque contra sus captores pero fue derrotado. Dio el nombre a la moderna ciudad de Tuscaloosa en Alabama.

Derecha: Roca grabada frente a la Corte del Condado de Tuscaloosa: "Era el soberano de muchos territorios y de un pueblo numeroso, igualmente temido por vasallos y naciones vecinas."

Izquierda: Ilustración del artista estadounidense Herb Roe.

Envió a Juan Añasco con 30 hombres a la Bahía de Tampa donde había dejado sus navíos y una parte de la expedición, con la orden de bordear las costas y de encontrarlo allí.

Pedro Calderón, debía partir en busca de provisiones por tierra, mientras que Gómez Arias fue enviado a La Habana para informar a la mujer de De Soto de los progresos de la expedición. Después de algunas dificultades, la expedición se reunió en Apalachee.

Hernando de Soto envió entonces al capitán Diego Maldonado a explorar las costas al oeste de la Bahía con dos navíos. Maldonado cumplió su misión con éxito y, en febrero de 1540, fue enviado a La Habana para informar de sus descubrimientos.

Los dos hombres pactan reencontrarse en octubre de 1540, en la bahía de Pensacola, con otros navíos, municiones de guerra, provisiones y uniformes para los soldados. Pero de Soto no volvería a ver jamás a Maldonado. No porque éste haya faltado a su misión. Él fue a Pensacola, pero no encontró rastro de su comandante. Exploró la región en vano, y retomó la mar para La Habana. Al año siguiente, Maldonado intentó nuevamente encontrarlo, sin éxito.

Hernando de Soto había partido, en marzo de 1540, de Anhaica con la intención de explorar el norte del país, recorriendo sin éxito la región de Georgia. Entonces piensa en llegar al encuentro con Maldonado en Pensacola; en Alabama, el 18 de octubre de 1540 tiene un violento enfrentamiento con el jefe Tuscaloosa en su pueblo fortificado de Mobile, sale victorioso con numerosas bajas y heridos incluido él mismo.

ExpedicionDe Soto quería proseguir la ruta hacia Pensacola, pero sus tropas estaban extenuadas y debieron permanecer allí algunos días. Los españoles estaban decepcionados por no haber encontrado ninguna riqueza en estas exploraciones, y complotaban para abandonarla, alcanzar Pensacola y emprender la mar para México o el Perú. Enterado, Hernando de Soto cambió sus planes. En lugar de marchar hacia la costa y reunirse con Maldonado, condujo a sus hombres hacia el oeste al interior de las tierras.

En diciembre de 1540, perdió 40 hombres y 50 caballos en una nueva batalla. En abril de 1541, en el curso de un enfrentamiento con los indios, numerosos españoles fueron muertos o heridos. Hernando de Soto estaba forzado a quedarse algunos días para que sus hombres sean curados, pero decidió continuar su ruta hacia el interior; llega al río Mississippi el 8 de mayo, para Hernando representaba un obstáculo en su misión, enfocó sus esfuerzos en cruzarlo, debió construir embarcaciones, el 18 de junio de 1541 alcanza la orilla opuesta al sur de Memphis, en alguno de los condados actuales de De Soto o Coahoma.

Prosigue su camino hacia el noroeste, el 8 de octubre de 1541 en Caddo Gap enfrenta a los Tula, banda de la Confederación Caddo, los describe como los guerreros más feroces que enfrentara hasta entonces. Logra seguir su camino y en las cercanías de Tishomingo decide pasar el invierno.

En la primavera del año 1542, volviendo sobre sus pasos, alcanzó el Mississippi. Allí, el 20 de junio de 1542, cayó enfermo con una fuerte fiebre. Preparándose para morir, designó a Luis de Moscoso de Alvarado para tomar su lugar a la cabeza de los hombres.

Monumento en Caddo Gap, Arkansas

Cinco días más tarde, Hernando de Soto murió.

Algunos miembros, entre ellos Moscoso, consiguieron regresar, el 10 de septiembre alcanzaron el río Panuco, en Nueva España, y llegaron a México el 23 de diciembre de 1543.

La expedición, que no encontró ni oro ni tesoro alguno, las pérdidas humanas fueron cuantiosas, pero la expedición de Hernando de Soto quedó en la historia por la amplitud de la exploración; seis estados atravesados: Carolina del sur, Florida, Georgia, Alabama, Mississippi y Arkansas, y numerosas tribus contactadas: Cherokees, Seminoles, Creeks, Apalaches, Choctaws, etc.

La GiraldillaLa Giraldilla

Cuenta la tradición que doña Isabel del Bobadilla esperaba a su esposo, Hernando de Soto, durante largas horas por años, en la torre de vigía del Castillo de la Real Fuerza, que por aquel entonces era vivienda del gobernador de Cuba. Aquella larga espera convirtió a Isabel en un personaje legendario, que oteaba el horizonte e intentaba descubrir, más allá del alcance de su vista, las naves que traerían a su esposo de regreso al hogar. Dicen que la enamorada murió, finalmente, de amor. Unos años más tarde un artista cubano, Gerónimo Martín Pinzón (1607-1649), se inspiró en aquella mujer que era un símbolo de la fidelidad conyugal y la esperanza y esculpió una figura en su recuerdo.

La Giraldilla se fue convirtiendo en el símbolo de la ciudad de La Habana, por tradición y por su historia, con matices de leyenda y de historia de amor.