Sebastián de Benalcázar

Biografías de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
Sebastián de Benalcázar

España

1485 - 1551

Su nombre real era Sebastián Moyano, y cambió su apellido debido a la población de Belalcázar (o Benalcázar), situada en Córdoba, y cercana a su lugar de nacimiento.

De acuerdo con varias fuentes, pudo haber viajado al Nuevo Mundo con Cristóbal Colón en 1498, en el tercer viaje colombino, otras sostienen que al haber fallecido sus padres, estando al cuidado de su hermano mayor que lo maltrataba continuamente, y al haberle fallecido una mula con su carga de leña, huyó a a las Indias para evitar el castigo, era el año 1507, y no regresaría jamás.

Desde 1514 Sebastián de Benalcázar tomó parte de las expediciones dirigidas por Pedrarias Dávila en la zona del Dairén. Varios años más tarde, en 1524, Francisco Hernández de Córdoba lo llevó consigo a la conquista de Nicaragua, tras la cual fue nombrado alcalde de la ciudad de León. Permaneció en el cargo hasta 1527, viajando a Honduras debido a las disputas internas de los gobernadores españoles. Tras un breve retorno a León, embarcó hacia las costas de Perú, donde se unió a la expedición que preparaba Francisco Pizarro contra el Imperio inca (1532).

Tras haber ayudado a Pizarro a combatir a las tribus locales, completó en 1534 la conquista de Quito usando fondos obtenidos de sus campañas anteriores. Quito había sido la ciudad más septentrional del Imperio inca hasta ese momento, y antes de ser tomada por Benalcázar fue incendiada por el caudillo inca Rumiñahui; sobre sus cenizas fundó la nueva villa el 6 de diciembre llamándola San Francisco de Quito en honor de Pizarro.

Estatua a Benalcázar en Popayán

Estatua a Benalcázar en Popayán ciudad que fundara el 13 de Enero de 1537.

A continuación trató de consolidar el dominio español sobre el territorio colindante, a la vez que se dirigió hacia la actual Colombia, penetrando en el valle del río Cauca en busca del mítico El Dorado, y fundando varios núcleos como Ampudia, Cali, Neiva, Popayán y Santiago de Guayaquil (1536-1537). Cruzó el valle del río Magdalena en 1539, junto a Gonzalo Jiménez de Quesada y el alemán Nicolás Federmann, atravesando las alturas centrales colombianas y entrando en Bogotá.

Un nuevo encuentro con tropas de otros conquistadores en las cercanías de Bogotá (1539) se saldó con un viaje a España para legitimar sus derechos de conquista. El 10 de marzo de 1540 logró que se creara la Gobernación de Popayán y se le nombrara como su Gobernador y Capitán General de por vida. El 31 de mayo de 1540 se firmaron las capitulaciones y el 25 de julio se embarcó en 7 navíos con unas 500 personas entre pasajeros, soldados y marineros. Después de estar dos meses y medio en Santo Domingo arribó al Istmo de Panamá, lo atravesó, se embarcó y entró por Buenaventura y llegó a Cali donde el 24 de febrero de 1541 tomó el cargo de Gobernador. Debió someter a Pascual de Andagoya que ejercía el cargo haciéndole preso.

Posteriormente, Benalcázar se vio inmerso en las disputas entre las familias de Pizarro y Almagro en Perú, acompañó al virrey Blasco Núñez Vela en las disputas con Gonzalo Pizarro.

En 1546 ordenó la ejecución de Jorge Robledo, un gobernador provincial vecino, en otra disputa territorial.

El 24 de Abril de 1550 se presentó en Cali el licenciado Francisco Briceño con órdenes de abrir un proceso contra Benalcázar por la muerte de Robledo. Briceño hizo que Benalcázar viajara desde Popayán y una vez llegado a Cali, lo encarceló despojándolo del título de Gobernador.

Belalcázar pudo desbaratar todas las acusaciones que se hacían contra él menos la muerte de Robledo y se le condenó a la pena de muerte. El Adelantado apeló y bajo fianza y con muchos de sus bienes embargados, emprendió viaje a España para así poder aclarar su situación judicial. Después del difícil viaje que lo llevó a atravesar la cordillera Occidental entre Cali y Buenaventura y de allí en barco hasta el istmo de Panamá, llegó a Cartagena de Indias. Tenía más de sesenta años de edad y como le había escrito al Rey en una carta fechada el 3 de Noviembre de 1549, se sentía "viejo y cansado". Habiendo estado solo cuatro o cinco días en Cartagena, falleció el 30 de Abril de 1551. Pedro de Heredia, antiguo enemigo del difunto le ofreció célebres honras fúnebres, las cuales terminaron con el cuerpo del conquistador siendo sepultado en la Catedral de Cartagena. Este epitafio se escribió sobre su tumba: "Esta tumba pudo encerrar a Belalcázar, pero no fue poderosa para encerrar su fama: sucumbió a la muerte, que todo temporal trastorna; mas pluma piadosa celebrará sus hechos."