Teogonía Zapoteca

Textos y Documentos
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusLa Teogonía Zapoteca y sus vestigios en Tehuantepec
Guido Münch Galindo
Anales de Antropología-UNAM, 1983

Introducción

Sabemos muy poco de la antigua cultura zapoteca, por lo que es necesario realizar más investigación en los campos de la arqueología, la lingüística, la etnohistoria y la etnografía moderna. Estas disciplinas antropológicas han dado explicaciones parciales del proceso histórico de cambio y continuidad cultural. La conjunción de todas ellas dará nuevos resultados que permitan ofrecer una explicación general más amplia del pasado y del presente. La investigación interdisciplinaria es el camino más prometedor de la investigación en el futuro.

Durante algunos años he trabajado el material de los dioses zapotecos. Al principio el tema era un enigma, los datos registrados en las fuentes no me permitían ver con claridad la estructura y función de la teogonía. La interpretación que se ha dado a los vestigios arqueológicos es pobre, la que se ha hecho de los códices no es suficiente, los registros de los archivos coloniales son poco explícitos, las descripciones modernas registran numerosos rasgos sin ofrecer mayores posibilidades de explicación. Por otra parte, entre los antropólogos, el concepto generalizante de Mesoamérica ha homogeneizado la visión del mundo prehispánico, a tal grado, que se ha perdido el interés en las características propias de las culturas locales y su particularidad histórica, la cual les da peculiaridad. Esta tendencia exagerada atenta contra el principio universal de la diversidad cultural. Los escasos estudios contemporáneos aportan información muy valiosa pero, sin llegar a conclusiones importantes; en buena medida, por la parcialidad que impone la especialización científica.

Será necesario intentar síntesis complementarias y no excluyente de las disciplinas antropológicas entre sí o con otras ciencias.

He venido encontrando algunos datos significativos sobre los zapotecos, los cuales permitirán ahondar más nuestros conocimientos sobre las raíces que le dan mayor significación a su cultura actual. El trabajo de campo, entre los campesinos conocedores de la naturaleza, me abrió un panorama esclarecedor, el cual me permitió llegar a nuevas concepciones. Quizás, muchos elementos de la antigua cultura no podremos rescatarlos jamás, ya que los conocimientos se han venido perdiendo. El presente estudio de ninguna manera ha concluido, estará sujeto a los aportes de la crítica, a la enmienda y al enriquecimiento con nuevos elementos. Queda mucho por decir, los resultados tendrán que salir de la investigación interdisciplinaria y del aporte de nuevas fuentes originales.

Las actuales formas de vida entre los zapotecos reflejan bastante de sus antiguas concepciones acerca del hombre y el universo. La influencia hispana remodeló o eliminó muchos aspectos de su cultura; pero, no cambió lo esencial de numerosas pautas de comportamiento. Incluso, varios elementos de la tradición religiosa fueron recreados por la evangelización En Tehuantepec se reunieron varias tradiciones religiosas. En 1580 había por lo menos, un barrio mixteco y otro nahua. Pienso que los zapotecos y los mixtecos convivieron en la ciudad desde la Época Prehispánica, unidos principalmente, por el comercio y su alianza en contra de los aztecas. En cambio, los nahuas llegaron a colonizar como aliados de los españoles. La composición étnica y lingüística presenta una tradición cultural básicamente zapoteca, con influencia mixteca y nahua, fuertemente hispanizada desde la Conquista hasta nuestros días. Ahora, lo más interesante es la reinterpretación de la cultura occidental hecha por los zapotecos y su influencia predominante entre los demás grupos originarios del Istmo de Tehuantepec. En parte, este trabajo es resultado de algunas visitas al campo, hechas de 1980 a 1982, especialmente a la Vela de San Juan Bautista, las celebraciones de Muertos, las Velas de la Candelaria y el Viernes Zaa de Santa Cruz Tulaba, barrio de la ciudad de Tehuantepec. También, de las Velas de San Vicente Ferrer, la Vela de los Coheteros y otras festividades de Juchitán Aún faltan por estudiarse numerosas celebraciones del calendario ritual, el cual daré a conocer en artículos posteriores. Escogí como punto de partida la teogonía de los antiguos zapotecos, por su marcada influencia en la organización ceremonial y el ciclo anual de fiestas católicas. Ambos sistemas son el centro de importantes aspectos económicos, sociales y políticos. Dan un significado y prestigio a la vida de los campesinos contemporáneos del Istmo de Tehuantepec.

Siguiente capítulo