Origen del mundo Pijao

Dioses y Personajes Míticos. Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Pijao

plusCosmogonía Pijao

La tierra estaba totalmente cubierta de agua.

Los dioses no tenían un lugar sobre el mundo en dónde descansar y solamente gobernaba el espíritu del agua (frío), en una Gran Laguna, que era como estaba entonces el mundo. Sólo había aire y agua. Además de los espíritus que existían, también estaban el Sol (Ta), el viento, el trueno, el arco iris y la luna (Taiba), quienes miraban todo el tiempo esa gran laguna, pero ninguno quería vivir en ella. Todos necesitaban un territorio pero no lo encontraban, porque no existía, había era un desorden total entre la gente de arriba.

La Luna se miraba todas las noches en la laguna, y había una pelea con el Sol porque él quería abrir tierra entre el agua y ella quería en cambio mantener la laguna como un espejo para ver su figura; la Luna siempre ha sido vanidosa. Desde esa época hay esas peleas por los celos y las envidias. Entonces la Luna viendo el peligro de perder a su laguna decidió mandar a su regidor llamado Chirí (frío), al que algunos llaman también Tol, para que se sentara en la orilla a cuidarla, el Sol (Ta) igualmente manda a su regidor llamado Chajuá (calor), al que otros llaman Ima, quien penetró al fondo de la laguna y evaporó parte del agua convirtiéndola en nubes y en hielo (Dul), otra parte la colocó en lagunas subterráneas ubicadas en lo que hoy es Coyaima, Ortega y Calarma en Chaparral. El arco iris se encargó de chupar el agua y los peces para llevarlos de un sitio a otro.

Al acabarse la laguna, Chirí (frío) quedó tan avergonzado con la luna que se convirtió en un casquete de hielo y se cubre de nubes que están desde el principio y ahí van a quedar siempre. Así fue como el Sol (Ta) calentó tan fuerte que evaporó parte del agua y la subió al cielo convertida en nubes; y como Viento sopló tan fuerte formando un huracán que arrastró el agua formando los mares y las lagunas y creó muros de contención, quedando así el agua junto con sus espíritu en un solo sitio, apareciendo de esta manera la Tierra caliente (Ima) que fue habitada por los pijaos.

El universo quedó dividido en capas:

Adaptado del presentado en Cosmovisión de los Coyaimas y Natagaimas. Franz Faust, 1986.

Profunda Ocupada desde el principio del mundo por Locomboo y Lulomoy. Éste se aparece en Sierra de los Órganos, un lugar que hoy es un centro de sabiduría; allí es donde los mejores curanderos reciben su formación.
Segunda En la segunda capa de agua ha vivido desde entonces la gente sin “rabito”, que se alimenta con mariposas y con solo el olor de la comida. Preparan los alimentos tapando las ollas con hojas de plátano, a las que le han abierto un hueco, por donde respiran el humo.
Tercera La tierra, que se formó por el fuerte viento que onduló y secó la superficie de la Gran Laguna, creando así las llanuras y las cordilleras. La tierra está sostenida por tres vigas de oro: una está bajo el Cerro de Pacandé, en el municipio de Natagaima, otra bajo el pueblo de Coyaima, y la última bajo los cerros de Abechucos, en el municipio de Ortega. Allá “el trueno tiene su cama” y vive el gigante “Guimbales”. Esas vigas se unen en lo más hondo de la Gran Laguna; según los abuelos, esas vigas se romperán algún día y la tierra se hundirá en el agua, porque la capa seca es muy delicada, muy delgada y se puede romper con nada. Las capas de agua tratan todo el tiempo de recuperar lo que antes era de ellas.

La Gran Laguna sigue influyendo en la tierra seca con el arco iris, que desde cuando se formó el mundo lleva el agua y los peces que agarra de los ríos y lagos al aire, que es de donde respira la tierra. En las nubes hacen sus fiestas los truenos y devuelven a la tierra los peces y otros animales de agua, y a veces así es como otros seres van de un lugar a otro. El trueno tiene forma de persona, es muy peludo, con dientes de tigre. Él es el dueño del oro, y se alimenta de oro; por eso vive en el cerro Los Abechucos, donde está una de las tres vigas que sostienen la tierra. Posee además una macana de oro que son los rayos. Se le llama también cacique de tierra o duende.

A la tercera capa pertenece también la Luna; este astro nocturno influye en el crecimiento de ciertas plantas y en algunos aspectos de la vida cotidiana de los seres humanos.
Cuarta Ubicada encima de la tierra seca, es la de las estrellas. Estos están muy relacionados con los seres humanos. Con cada niño que nace aparece una estrella y con cada persona que muere desaparece otra. La forma de ser de cada persona depende de su estrella; los médicos tradicionales conocen las estrellas de los pijaos. Únicamente los curanderos logran visitarla y conocerla cuando están haciendo un trabajo. Los astros más brillantes pertenecen a las personas fuertes y los de poca luz a los ancianos.
Alta En el estrato más alto, está el Sol, el “Padre Sol, que es el Dios que da vida..... nos crece y nos sostiene”. Es el Sol el que proporciona toda la energía, calor o fuerza vital a las demás capas que forman el mundo
Con la llegada de los españoles, entre la cuarta capa y la más alta, se colocaron Jesús y sus Apóstoles y sobre ellos el Espíritu Santo.

La capacidad de cada capa para asimilar la fuerza vital está determinada por la distancia del mismo al Sol. Es así como las capas superiores reciben más calor que las inferiores. Cuando estuvieron todas esas capas hechas, el Sol (Ta) engendró a la madre tierra (Ima) y empezaron a formarse árboles, animales y plantas de todas las especies. La tierra empezó a producir alimentos, y por eso es que la tierra seca se llama también madre tierra.

El origen de todo se debió a la combinación del frío (agua) y lo caliente (sol). Ahí empezó a haber equilibrio y armonía; los mohanes encontraban alimento y la cura de todas las enfermedades con el uso de las plantas frías y calientes, manteniendo contacto con los espíritu fríos y calientes.