Textilería y Vestimenta Aymara

Arte Precolombino
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Aymara

La textilería es la actividad característica de la cultura aymara. Sus técnicas y estilos han sido transmitidas de generación en generación, especialmente por las mujeres que desde pequeñas crean sus primeras piezas. Comienzan el oficio utilizando el telar de cintura, haciendo fajas y bolsos, luego pasaran al telar horizontal de cuatro estacas de mayor complejidad.

Con una cantidad reducida de herramientas, las artesanas aymaras generan tejidos de utilidad doméstica y laboral, de una gran prolijidad y calidad.

Hilan los vellones con un pequeño huso de madera, luego pasan a confeccionar los tejidos con el telar. Las lanas de alpaca como las de llama se usan en su color natural, las de oveja son teñidas. En los diseños representan su cosmovisión y pertenencia comunitaria.

Los hombres fabrican sogas con distintos tipos de torcido y trenzado, son utilizadas para el trabajo con animales y el transporte de mercaderías.

Vestimenta

Antes de la conquista española, mujeres y hombres vestían camisas de lana de camélidos amarradas a la cintura con una faja también tejida. Llevaban unas bolsas - "chuspas" - donde transportaban hojas de coca y otras hierbas. Calzaban sandalias de cuero; usaban el pelo largo, a veces arreglado con trenzas. Gorros cónicos y collares completaban su indumentaria.

Hoy, la vestimenta aymara femenina suele ser un vestido largo o asko de color negro o marrón que se sujeta a los hombros con prendedores, también llevan una wincha (faja) muy ceñida a la cintura. Los hombros se los cubren con una pañoleta tejida y adicionalmente una manta anudada al pecho para cargar a los niños o alimentos. Se recogen hacia atrás el largo cabello con dos trenzas unidas en la espalda con bolitas de lana. Llevan un sombrero de paja, aros y coloridos collares. Las que habitan áreas urbanas visten camisas, mantillas finamente bordadas y varias faldas superpuestas.

Los hombres usan un pantalón sostenido por una faja y una camisa tejida o unku, cubiertos por un poncho de lana en colores vistosos o tonos naturales y marrones. Suelen llevar gorros tejidos con orejeras en diferentes colores, que sirven como protección del viento y la lluvia durante las labores en el campo. Esta indumentaria se completa con la ch’uspa, una bolsa trenzada con unas bolitas de lana colgando, usada generalmente para llevar las hojas de coca.