Chamanismo Nambiquara

Cosmogonía de los Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Nambiquara

El proceso de iniciación chamánica, varía según el grupo Nambiquara:

Nambiquara del Norte
Mamaindê Negarotê
Al caminar solo por la selva, el futuro chamán se desmaya al ser apaleado por los espíritus de los muertos. En ese momento recibe de los atacantes adornos, objetos mágicos y una mujer-espíritu que es descrita como un felino, aunque el chamán la vea como una persona. Ella lo acompañará siempre, sentándose a su lado y ayudándolo en las sesiones de cura. Los objetos y la mujer-espíritu recibidos son los portadores de su poder chamánico. El proceso de iniciación se denomina "visionario en el sueño", el chamán iniciante permanece en una pequeña casa construida especialmente con hojas de palmera. Durante el período de reclusión recibe acompañamiento instructivo de un chamán ya formado, que invoca, a través de cantos y charlas, la llegada de los ancestros. El iniciante ingiere grandes cantidades de chicha, y proclama que son "muchos" los que están bebiendo con él. No es el momento del aprendizaje formal de las técnicas del chamanismo (succión, soplos, cantos, etc.). Éstas son aprendidas informalmente a través de la observación del desempeño de otros chamanes experimentados
Nambiquara del Sur
Halotésu
El hombre se dirige hacia la selva a cazar y ve a los animales como si fueran personas. Se encuentra con el espíritu de un ancestro que lo denomina "cuñado" y le da una mujer-espíritu en casamiento. El hombre la lleva a su casa y sólo él es capaz de verla. La mujer es la responsable de su poder chamánico y se torna en su auxiliar, sentándose siempre a su lado. Ella debe ser bien tratada, caso contrario habrá males para todos. Con ella, el chamán tiene un hijo que él ve como un niño y los demás pueden ver como un felino. Ese ser vive en el cuerpo del chamán y corporiza su "fuerza espiritual".
Chamán

Chaman Nambiquara preparando curare. Fotografía de Lévi-Strauss.

Para los Mamaindê la posesión de muchos objetos y adornos corporales recibidos por los espíritus de los muertos y del chamán que le enseñó las técnicas, es la fuente de su poder, además de los adornos visibles, posee otros que los demás no pueden ver y que con prestidigitación torna visibles durante las sesiones de cura. El chamán es la persona de la aldea que posee la mayor cantidad de adornos corporales.

La tarea del chamán es estresante: debe manejarse con mucho cuidado en la selva, pues es extremadamente visible para los animales. No debe alejarse mucho de la aldea para que sus adornos no sean robados por otros seres. No debe comer cosas calientes ni soplar el fuego, el calor aleja a la mujer-espíritu y daña sus objetos corporales. No debe trabajar mucho ni cargar mucho peso para no romper sus adornos, no puede hablar en voz alta para no asustar a su mujer-espíritu que pensará que está enojado con ella. No podrá tener muchos noviazgos porque su mujer-espíritu es muy celosa y le pega, provocándole la rotura de sus adornos corporales.

Muchos chamanes no soportan las restricciones de su cargo, entonces transfieren sus adornos a otra persona, aún así corren riesgos de sufrir venganzas de los espíritus de los muertos.


Fuente:http://pib.socioambiental.org/pt