Geografía sagrada Huichol

Cosmogonía. Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

Dentro de la cultura wixárika los lugares sagrados son el pilar fundamental de su cosmovisión. Cinco lugares resaltados en sus mitos forman una cruz romboide, el emblema cosmogónico por excelencia de los huicholes:

  1. Haramaratsie: mar en Nayarit.
  2. Te'akata: grutas sagradas ubicadas en la Sierra Huichola.
  3. Wirikuta: desierto de Real de Catorce.
  4. Xapawiyemeta: Isla de los Alacranes, en el lago de Chapala.
  5. Hauxamanaka: Cerro Gordo, ubicado en la sierra de Durango.

A estos lugares míticos deben acudir los hombres para dejar sus ofrendas con el propósito de mantener el equilibrio ecológico. De esta manera imitan lo que hicieron sus primeros antepasados.

Para los wixárikas la vida surgió del mar, en Haramaratsie, la primera estación que hicieron los dioses, donde vive Tatéi Haramára ("Nuestra Madre, el Mar"). De ahí, en su peregrinar llegaron centro de la Tierra: Te'akata, continuaron a Wirikuta, lugar donde nació Tawewiékame la deidad solar. Se dirigieron hacia el sur a establecerse en la morada de Takútsi Nakawé (la "Abuela Lluvia") en Xapawiyemeta, luego regresaron al centro para partir hacia al norte, a Hauxamanaka donde Watakame (deidad que representa a la especie humana sobre la tierra) construyó en arca con la que salvó a todas las especies durante el diluvio.

En el interior de la cruz romboide habitan los dioses en forma de cerros, ojos de agua, piedras, charcas, plantas y animales. Son concebidos como de gran edad, representan los elementos de la naturaleza: el mar, la tierra, el fuego, el sol, la lluvia. Los huicholes se asumen como sus hijos, por lo que deben seguir las enseñanzas que les han sido transmitidas.

Haramaratsie

Es el mar de Nayarit, el lugar más antiguo del universo. Según los huicholes, aquí nacieron los dioses, en el fondo de las corrientes marinas. En un tiempo de oscuridad iluminada únicamente por la luz de la luna y luego de deambular en el mar salieron a la tierra por una cueva ubicada cerca de la playa e iniciaron su peregrinar a los lugares sagrados.

Es el territorio de Tatéi Haramára, la Diosa del Mar, su morada consiste en dos peñas blancas -color adquirido por el guano de las aves- cercanas a la playa. Allí llegan los mara'akate (chamanes) a realizar rituales, dejar ofrendas y recoger el líquido precioso con los numerosos recipientes que llevan.

Familia huichol ofrendando a Tatéi Haramára.

Cueva por donde salieron los dioses a la tierra.

En Haramaratsie también se encuentra el inframundo donde habitan los difuntos en forma de moscas o insectos.

Te'akata

Al salir de Haramaratsie, las deidades emprendieron la búsqueda del amanecer. En su camino fundaron el mundo, algunos de los dioses se quedaron en el trayecto convertidos en piedras, cerros, ojos de agua, etc. También crearon la Sierra Huichola donde se encuentra Te'akata, el centro del universo. Es un laberinto natural en el que abunda la vegetación, diversidad de manantiales, muchas grutas, precipicios y gran número de pequeños templos edificados con piedras, lodo y paja. La gente huichol acude desde sus ranchos a este recinto sagrado a venerar a los dioses que aquí habitan cuando lo prescribe el mara'akame (chamán). A la entrada debe limpiar su cuerpo con hierbas para eliminar toda impureza y dejar maíz molido entre las piedras en señal de veneración.

Antes de encontrar el amanecer, en Te'akata, los dioses bajaron el fuego del cielo escondiéndolo tras una gran roca. Tenía sus guardianes: jaguares, tigres, leones, serpientes y un bastón que poseía todos los poderes de las aves.

Las casas de los dioses en Te'akata. Fotografía de Carl Lumholtz en El arte simbólico y decorativo de los Huicholes (1902)

Wirikuta

Cerro del Quemado.
Desierto Wirikuta.

Al oeste de Real de Catorce, San Luis Potosí, se encuentra Wirikuta, el desierto donde nació el sol, crece el peyote y vive el dios venado Kauyumari. Es un sitio de poder, de enseñanza, de estudio, ahí se forma el mara’akame (chamán, plural: mara’akate).

Xapawiyemeta

Xapawiyemeta ("el lugar de nuestra madre" o "el chalate (higuera) de lluvia") es el sitio donde nació la lluvia y también donde emergió la humanidad luego del diluvio universal. El centro ceremonial también es conocido como Isla de los Alacranes, esta ubicado en el lago de Chapala, Jalisco, el más grande de México.

Hauxamanaka

Representación en madera del arca que permitió a Watakame sobrevivir al diluvio provocado por la diosa Takútsi Nakawé.

Ubicado en el Cerro Gordo, Sierra de Durango, es el lugar donde aconteció el diluvio primigenio.

Mural en el Centro de Educación Preescolar Takútsi en la colonia Zitákua, Nayarit. Autor: Kükáme Olegario Carrillo, 2009.

Representa Hauxamanaka, lugar sagrado donde encalló la canoa de Watakame después del diluvio. Watakame traía consigo granos de maíz y ayudó a repoblar la tierra, junto con su perrita que, al humanizarse, se hizo su esposa y es considerada la madre de la humanidad.

plusCultura Huichol


Fuentes:

Los huicholes o wixaritári: entre la tradición y la modernidad. Antología de textos 1969-2017. Marina Anguiano

Dioses, mitos, templos, símbolos: El universo religioso de los huicholes. Leobardo Villegas.