Casa Blanca ("Kao Kamasa")

Cosmogonía Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Pech

Dios Mono (Ciudad Blanca)

En 1939, el explorador estadounidense Theodore Morde, aseguró haber encontrado la Ciudad Blanca. Aunque no pudo realizar excavaciones describió el Gran Templo dedicado al Dios Mono, la ilustración es la interpretación del artista que acompaña su artículo publicado en un semanario norteamericano con el título "In the lost city of ancient America´s Monkey God.

Según los Pech, existe un sitio monumental con terrazas y edificios construidos de piedra blanca en la región selvática de la Mosquitia, en un paso a través de las montañas, confluencia de dos ríos. Es un sitio sagrado que recibe varios nombres: Kao Kamasa ("Casa Blanca"), Wahau Patatahua ("Lugar de los antepasados"), Cerro de la Palmera.

Se cuentan diferentes versiones:

Construcción

1. Grupos provenientes de Sudamérica.

Emigrantes sudamericanos -probablemente chibchas de la región andina- construyeron una ciudad con piedras blancas.

2. Espíritus malignos, seres sobrenaturales con poder de deshacer la tierra con bejucos.

"Dicen que estos hombres eran humanos, pero yo creo que no, se tratará más bien, de espíritus malignos; su trabajo consistía en tallar diferentes objetos de piedra que hoy en día los miramos en la selva". Los Wataes -dioses protectores del pueblo- investigaban y detectaban que estos seres trabajaban con espíritus malos, provocando grandes huracanes y tempestades que nadie podía andar y ese era el momento en que ellos, los Patatahua -antepasados- estaban trabajando, los Wataes contaban que estos seres agarraban aquellas piedras toscas y las tiraban al campo en donde iban a construir, con el soplo derretían las piedras, entonces los agarraban como barro y empezaban hacer toda clase de objetos con figuras de leones, de mico, piedras de moler, etc.

3. Dioses

En épocas anteriores los rayos vivían sobre la tierra, y lucharon para exterminar a los seres malignos y posibilitar la vida del hombre. Así los pech se consideran hijos del rayo. Para los de Olancho, fueron el relámpago y el trueno, quienes con ayuda de Wata -protector del pueblo, continuador de Patakako, el dios civilizador, quienes crearon la ciudad depositando enormes piedras sobre las cuales tallaron formas zoomorfas y antropomorfas. Columnas blancas sostenían las estructuras de ciudad que estaba custodiada por gigantescos árboles.

Abandono

1. Los habitantes se volvieron indolentes ante las comodidades que les ofrecía la metrópoli, entonces los dioses decidieron castigarlos con sequías, plagas y pestes. Ante el castigo divino, debió ser abandonada y quedó sepultada por la selva.

2. Un indio de los Tawahka -vecinos de los Pech- fue discriminado y expulsado de la ciudad. El Tawahka conjuró un maleficio contra la ciudad, al poco tiempo comenzaron a suceder toda clase de calamidades y catástrofes. Los Pech entendieron que debían emigrar.

Algunas tradiciones indican que Patakako, el dios civilizador pech, entró en Kao Kamasa, para no regresar más, cuando decidió alejarse de la gente.

Todas las versiones afirman que se trata de un lugar sagrado y prohibido, al que "no se debe llegar".


Fuentes:

Nuestro Saber Oral. Colección Culturas Populares Centroamericanas. San José, Costa Rica, 1998.