Juan Rodríguez de Fonseca

Biografías. Pueblos Originarios de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
España

1451 ~ 1524

Golfo Fonseca

Entre las repúblicas de El Salvador, Honduras y Nicaragua, el Océano Pacífico forma en Golfo de Chorotega; la primera expedición española que llegó al lugar en 1522, la bautizó con el nombre de su protector, hoy es el "Golfo de Fonseca".

Nació en Toro, Zamora en 1451.

Aunque su linaje procedía de Portugal, pertenecía a una de las familias más ilustres de la Corona de Castilla.

Estudió en Salamanca y tuvo contactos con el gramático Elio Antonio de Nebrija.

Partidario de la princesa Isabel, que consagrada reina lo encomendó a uno de los hombres más influyentes y preparados de la corte: su confesor fray Hernando de Talavera, de quien recibió formación eclesiástica y política.

A partir de 1492, su carrera eclesiástica de cargos y honores impulsada por la corona fue arrolladora: capellán real; arcediano; canónigo y deán de la catedral de Sevilla; obispo de Badajoz (1494); de Córdoba (1499) y de Palencia (1505); arzobispo de Rossano (1511), en el Reino de Nápoles; y obispo de Burgos (1514).

Temporalmente, ejerció la diplomacia llevando a cabo misiones delicadas, como tratar las bodas de los hijos de los Reyes Católicos, don Juan y doña Juana (quien sería reina como Juana I), con los herederos de la Casa de Austria, Margarita y Felipe (el futuro monarca Felipe I el Hermoso), así como acompañar a la infanta Catalina de Aragón en su viaje matrimonial a Inglaterra (que tuvo lugar en 1501, con el objeto de celebrar la boda de ésta con Arturo, el heredero inglés, fallecido al año siguiente).

Amante de los lujos, mientras fue obispo de Palencia, construyó el suntuoso trascoro de la catedral, donde fue situado un tríptico que encargó a Juan de Flandes y en el que se halla el retrato del propio Fonseca. También se construyó la escalera que conduce a la cripta de San Antolín. Cuando ocupó la sede episcopal burgalesa, se levantó en la catedral de Burgos la joya plateresca de la puerta de la Pellejería y la lujosa y muy famosa escalera Dorada.

Fue en la organización y el control de los dominios españoles de ultramar "Las Indias", donde Rodríguez de Fonseca, se convertiría en un personaje central.

Sepulcro de Juan Rodríguez Fonseca

Sepulcro en la Iglesia de Santa María la Mayor en Coca, Segovia, España. La lápida dice:
AQUÍ YACE EL REVERENDÍSIMO Y MUY ILUSTRE SEÑOR DON JUAN RODRÍGUEZ DE FONSECA. ARZOBISPO QUE FUE DE ROSANO Y OBISPO DE BURGOS. FALLECIÓ A IIII DE NOVIEMBRE AÑO DE MDXXIIII.

Primero fue encargado de la preparación del segundo viaje de Cristóbal Colón, lo preparó en cuatro meses, el 25 de septiembre de 1493, la expedición zarpaba de Cádiz al frente de una armada de 17 navíos y unos 1.200 tripulantes. Al mismo momento comienza un enfrentamiento de intereses entre ellos. Colón estuvo a punto de lograr que los Reyes Católicos destituyeran a Fonseca al frente de las armadas de Indias. No lo logró, porque su sustituto, Antonio de Torres, exigió demasiado, pero desató abiertamente la hostilidad frente al apellido Colón.

Una muestra de esta situación fue la tensa y larga preparación del tercer viaje colombino (más de un año). Después de 1500, con la caída del virrey y su fracaso colonizador, Fonseca y sus hombres de confianza, apoyados por los Reyes, especialmente por Fernando II el Católico, influyeron decisivamente en hechos como la libertad de navegar bajo exclusivo control monárquico y sin intervención colombina (1499), la creación de la Casa de Contratación (1503), las juntas de navegantes de Toro (1505) y de Burgos (1508), la creación de gobernaciones al margen de los Colón (Darién y Castilla del Oro), o el debilitamiento de los privilegios colombinos. Presidió la Secretaría de Indias y, en 1523, el organismo que habría de convertirse al año siguiente en el Consejo de Indias.

Murió en Burgos el 4 de noviembre de 1524.

Casa de Contratación de Sevilla

Reproducción de Puente y Olea.

Casa de Contratación de Sevilla.

Para organizar y controlar "Las Indias", se fundó el 20 de enero de 1503 la Casa de Contratación en Sevilla cuya cabeza era el obispo Juan Rodríguez de Fonseca.

Inicialmente instalada en las Atarazanas de Sevilla, el lugar estaba expuesto a las riadas y era perjudicial para las mercancías, pronto fue trasladada al Alcázar Real, y allí quedó en la sala de los Almirantes, hasta que fue instalada en Cádiz en 1717.

El organismo era una especie de gerencia de empresa comercial americana.

A partir de ese momento todo el comercio de exportación e importación con América quedaría centralizado en Sevilla. Asimismo, la Casa de la Contratación fiscalizaría todas las embarcaciones con destino a las colonias o procedentes de ellas que, necesariamente, debían zarpar o rendir viaje en la capital sevillana con el objeto de facilitar dicho control.

Casa de Contratación

Ampliar imagenÓleo sobre lienzo de Julio García Condoy. Museo Naval de Madrid.

Nadie podía ir a América ni fletar ninguna mercancía para las Indias sin pasar por la Casa de Contratación de Sevilla; y toda mercancía procedente de las Indias debía pasar por el control de esa institución y pagar allí el impuesto del 20 % a la Corona.

La organización científica de la Casa de Contratación, estuvo sustentada en las figuras del piloto mayor, el cosmógrafo y el catedrático de arte de navegación y cosmografía. El primero examinó y graduó a los pilotos, y de él dependía la calidad de los trabajos de la institución. El cosmógrafo, tenía la función de realizar cartas náuticas e instrumentos de navegación; asimismo, formó parte de los tribunales examinadores de pilotos y estudió las relaciones que éstos traían de sus viajes, incorporando las novedades encontradas, si es que se consideraban fiables. El cargo de catedrático respondió a la necesidad de formar pilotos con un adecuado conocimiento de los nuevos métodos de navegación.

Durante más de doscientos años (1503-1717), Sevilla fue sede de la Casa, debido al monopolio del tráfico con América de que gozaba. Sólo hubo un intento (1529-1573) de alterar esta situación, permitiendo a ocho puertos españoles que enviasen barcos directamente a Indias, aunque la supervisión de delegados de la Casa, y con la obligación de terminar en Sevilla el viaje de regreso. El calado no siempre permitía a los buques navegar con toda su carga por el Guadalquivir hasta Sevilla, por lo que fue preciso autorizar que, eventualmente, pudiesen efectuar en Cádiz las operaciones de carga y descarga. Al amparo de esta licencia se desarrolló un activo contrabando, por lo que se estableció en Cádiz un Juzgado de Indias (1535), cuya finalidad era lograr un mejor control de este tráfico.

La rivalidad entre los comerciantes de Sevilla y de Cádiz fue grande, y los primeros intentaron en vano suprimir el juzgado.

En el siglo XVIII, la política de los Borbones trajo como consecuencia el traslado (1717) de la Casa de contratación a Cádiz y el Juzgado de Indias a Sevilla; al mismo tiempo, la progresiva descentralización del comercio le fueron mermando atribuciones, hasta que el 18 de junio de 1790 fue definitivamente suprimida por Carlos IV.