Isabel I "La Católica"

Biografías de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
Isabel "La Católica"

España

1451 - 1504
Cronología

1451: El 22 de abril nace en Madrigal, Ávila (España).

1454: Muere su padre, Juan II de Castilla, lo sucede Enrique IV.

1462: El rey designa como heredera a Juana "La Beltraneja"

1464 - 1468: La sucesión dinástica provoca una guerra civil en Castilla.

1468: Pacto de Guisando: Isabel heredera de Castilla.

1469: Se casa con su primo, el príncipe Fernando de Aragón.

1470: Enrique IV la deshereda, impone a Juana "La Beltraneja"

1471: Aprobación papal del matrimonio de Fernando e Isabel.

1474: Muere Enrique IV. Isabel es proclamada reina de Castilla.

1479 - 1492: Isabel y Fernando imponen el orden territorial,

Los ingresos de la Corona se duplican.

Una nueva inquisición vela por la unidad religiosa.

1492: Conquista de Granada, el último reducto árabe.

Colón con apoyo real, llega al nuevo mundo.

Expulsión de judíos, árabes y falsos conversos.

Alianzas internacionales y buenas relaciones internas.

1496: El Papa da el título de Reyes Católicos a Fernando e Isabel.

Conquista de Tenerife y dominio del archipiélago canario.

1497: Muere su hijo Juan. Toma de Melilla (África).

1498: Muere su hija Isabel. Quedan Catalina, Marina y Juana.

1504: Juana es declarada demente.

Se va al castillo de la Mota, redacta su testamento.

El 26 de noviembre fallece en Medina del Campo (España).

 

LibroReal Provisión de los Reyes Católicos.
Monumento en Granada

Isabel y Colón. Detalle del monumento en Granada.

La reina apoyó con entusiasmo los planes de Cristóbal Colón para llegar a las Indias por una nueva ruta oceánica.

Tuviero gran influencia los hombres de las Iglesia, Fray Juan Pérez, monje del monasterio de La Rábida animó a Colón a entrevistarse con ella, de la que había sido su confesor.

En Granada, fue la primera en aceptar las exigencias de Colón, en las Capitulaciones de Santa Fe.

Hija de Juan II de Castilla e Isabel de Portugal.

Su hermanastro Enrique IV la reconoció como heredera al trono (Tratado de los Toros de Guisando, 1468), en detrimento de su propia hija Juana.

Isabel aconsejada por el arzobispo de Toledo y por la familia Enriquez, se casó en secreto con su primo Fernando (Valladolid, 19 de abril de 1469) hijo de Juan II de Aragón y heredero al trono. De este modo consiguió el apoyo de la corona de Aragón.

La unión de Castilla y Aragón estaba preparada, y los futuros monarcas fijaron el modo de gobierno mediante una serie de contratos.

En 1470 Enrique IV apoyado por una parte de la nobleza desheredó a Isabel en favor de Juana. Pero, con ayuda de Aragón y el apoyo de parte de la nobleza, Isabel subió al trono a la muerte de Enrique IV (11 de diciembre de 1474), lo que desencadenó la guerra entre los partidarios de Juana, apoyada por Portugal, y los de Isabel auxiliados por Aragón.

Tras la victoria de Isabel en Toro (1476), las cortes reunidas en Madrigal, la reconocieron como reina.

La guerra civil castellana finalizó con la sumisión de Andalucía y Estremadura y la derrota de los portugueses en Albuera (1479) a manos de Fernando.

Poco después moría Juan II de Aragón, con lo que se produjo la unión de ambos reinos.

Los monarcas a fin de establecer la autoridad real, organizaron la Santa Hermandad. que significó la unión entre los municipios y la corona. Por otra parte, redujeron el poder de la alta nobleza, a la que se excluyó del consejo de estado. Asimismo, las órdenes militares quedaron bajo el el control de la corona y se nombraron corregidores para acabar con la autonomía de los municipios.

Si bien durante este período se aumentó el poder de la monarquía, se produjo también el afianzamiento del régimen señorial.

La centralización administrativa, unida al gran poder de la corona, logró sanear la Hacienda, De este modo se pudo lograr la conquista de Granada, la colonización de América y las campañas de Italia.

La iglesia, por su parte dio su apoyo al nuevo régimen y dejó en manos de Isabel el nombramiento de obispos, la reforma de las órdenes, etc.

Se produjo la Inquisición (1478) y el 30 de marzo de 1492 se dictó la orden de expulsión de los judíos. Isabel, por su fuerte personalidad fue hasta su muerte promotora de esta política.


Fuentes:

Biografías imprescindibles Clarín.

VISOR Enciclopedia Audiovisuales S.A., 1999