Juan Sebastián Elcano

Biografías de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
Juan Sebastián Elcano

España

1476 - 1526

Regreso de Elcano

Ampliar imagenÓleo sobre lienzo en el Museo Naval de Madrid (254 x 239 cm) pintado en 1919 por Elías Salaverría Inchaurrandieta (1883-1952).

Representa el momento en el que Elcano y la tripulación de la nao Victoria desembarcan en Sevilla, con veloces encendidos en la mano, para ir a las iglesias de Nuestra Señora de la Victoria y Nuestra Señora de la Antigua, en acción de gracias, después de haber completado la primera vuelta al Mundo. Los individuos de la dotación de la nave que llegaron con ella a Sanlúcar de Barrameda dos días antes, fueron los siguientes:

Capitán: Juan Sebastián de Elcano.
Piloto: Francisco Albo.
Maestre: Miguel Rodas.
Contramaestre: Juan de Acuario.
Merino: Martín de Yudícibus.
Barbero: Hernando de Bustamente.
Condestable: Aires.
Marineros: Diego Gallego, Nicolás de Nápoles, Miguel Sánchez de Rodas, Francisco Rodríguez, Juan de Huelva y Antón Hernández Colmenero.
Grumetes: Juan de Arratia, Juan de Santander y Vasco Gómez Gallego.
Paje:Juan de Zubileta.
Sobresaliente: Antonio Lombardo (Antonio Pigafetta).

Vinieron también con ellos varios de los trece indios que embarcaron en Tidore.

Donado al Museo el 29 de septiembre de 1971 por doña Igone Salaverría de Baladíez, marquesa de la Conquista Real, hija del autor.

Hijo de Catalina Del Puerto y Juan Domingo Elcano nació en Guetaria, Guipúzcoa en Mayo de 1476.

Embarcado desde su juventud en naves pesqueras y comerciales, adquirió gran experiencia naviera. En 1509 tomó parte en la expedición militar dirigida por el cardenal Cisneros contra Argel. Al regreso de la campaña se estableció en Sevilla, donde capitaneó embarcaciones de pesca durante 9 años, una vez que tuvo conocimiento del proyecto del portugués Fernando de Magallanes para descubrir una ruta por occidente, a través de un paso o estrecho por el sur de América, que llevara a las islas de las especias sin tener que atravesar por dominios controlados por Portugal, ofreció sus servicios y experiencia.

Aceptado, partió con la expedición el 20 de setiembre de 1519 de Sanlúcar de Barrameda, en su transcurso su despeño habría sido oscuro, apoyando el motín que sufrió y sofocó el Capitán General en la patagonia argentina, hasta que con la muerte de éste en Mactán, Filipinas (1521), tomó el mando de la nave "Victoria", la única de las cinco que había partido que culminó la primera circunnavegación europea conocida.

En Tidore (Molucas) se quedaba la "Trinidad" a cargo de Gómez Espinosa para reparaciones, luego de las cuales se dirigiría a Panamá. Elcano con la nave cargada de especias, emprendió el regreso a España el 18 de diciembre de 1521, su ruta fue por el cabo de Buena Esperanza, esquivando cualquier encuentro con los portugueses que controlaban la ruta de las especias e intentaban no perder el monopolio.

El largo viaje no fue tranquilo. Elcano no era popular como capitán. Hubo conatos de motín y deserciones por el camino. Las tormentas no dejaban doblar el cabo de Buena Esperanza, lo lograron por Mayo de 1522.

Mientras remontaban la costa occidental de África no cesaban de morir marineros de escorbuto e inanición, no podían hacer escalas, por miedo a ser capturados por los portugueses. Elcano consiguió dominar la impaciencia de la tripulación, ansiosa de bajar a tierra desde que pasaran ante las costas de Mozambique; pero la falta de víveres le obligó finalmente a repostar en las islas de Cabo Verde, donde varios tripulantes fueron apresados por el gobernador portugués y el resto hubo de huir apresuradamente. Allí descubrió Elcano que en su cuenta del tiempo llevaban un día de menos, consecuencia de haber dado una vuelta completa al mundo.

Circunnavegavión Magallenes el Cani

Ampliar Imagen
 Circunnavegación Magallanes - Elcano. 20.09.1519 - 06.09.1522

Por fin, después de casi tres años de navegación, el 6 de septiembre de 1522 tras recorrer 78.000 kilómetros (casi 2 veces el diámetro ecuatorial de la tierra), entraba en Sanlúcar de Barrameda con sólo 18 hombres a bordo de crujiente y fatigada "Victoria".

Una multitud silenciosa presenció con asombro el desembarco de los sobrevivientes. Al día siguiente, flacos y descalzos, fueron con cirios encendidos a dar gracias al templo favorito de Magallanes, la iglesia de Santa María de la Victoria.

Carlos I los recibió en Valladolid y concedió a Juan Sebastián Elcano una renta anual de 500 ducados en oro y un escudo de armas, cuya cimera era un globo terráqueo con la leyenda "Primus circumdedisti me" ("El primero en rodearme").

Murió de escorbuto en el océano Pacífico el 4 de Agosto de 1526 a poco de asumir el mando y atravesar nuevamente el estrecho de Magallanes, en reemplazo del capitán García Jofré de Loaysa, fallecido durante una nueva expedición de siete barcos a la "especiería".

En su honor, el buque escuela de la Armada Española lleva su nombre.

Mapa de Battista Agnese

Este destacado cartógrafo genovés (1500-1564) produjo en Venecia cartas náuticas exactas y profusamente decoradas. Aquí, en su trabajo más conocido muestra la ruta que siguieron Magallanes y Elcano en la circunnavegación de 1519-1522 en plata pulida; en oro puro trazó la ruta desde Cádiz a Perú a través de Panamá. Está rodeado por doce cabezas de angelotes soplones, que representan los vientos. El mapa comisionado por Carlos V es uno de los primeros en mostrar a Baja California como una península en vez de una isla. Fue terminado hacia 1542.