Araribóia.

Biografías de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
Araribóia

Temiminó (Tupinambá)

1524 - 1587

Imagen: Monumento levantado en el centro de la ciudad de Niterói en postura de vigía de la Bahía de Guanabara.

"Serpiente Feroz" o "Serpiente de Tormentas". Bautizado como Martim Sousa. Fundador de Niterói (Brasil)

Pertenecía al pueblo temiminós de lengua Tupi, que habitaba en la Bahía de Guanabara, Brasil. Nació hacia 1524 en la Isla Paranapuã, llamada Isla de Maracajás por los tamoios -tribu enemiga-, Isla del Gato por por los portugueses, y actualmente Isla del Gobernador.

Su tierra natal fue abandonada por los temiminós como resultado de los ataques tamoios y los traficantes franceses de madera del palo de brasil. Se establecieron en la Capitanía de Espíritu Santo en 1555.

Luego de la muerte de su padre, Maracajá-guaçú, Araribóia asumió la dirección de su tribu. En esos momentos el Gobernador General de Brasil, instalado en Salvador Bahía, era Mem de Sá. Éste pensó en una estrategia similar a la utilizada por los franceses que para ocupar la Bahía de Guanabara, se habían aliado con los tamoios; lo hizo con los temiminós que estaban ansiosos por recuperar las tierras perdidas en manos de sus acérrimos enemigos.

La alianza con los portugueses era estratégica para los grupos indígenas, a pesar de la subordinación y sin perjuicio de la obligación de trabajar, tenían algunas ventajas ante el caos colonizador: algo más de seguridad, derechos a poseer tierras y a no ser esclavizados.

En Espíritu Santo, con la sociedad con los temiminós, Portugal facilitó la defensa de su territorio; los nativos se destacaron en la lucha contra otras tribus hostiles y los piratas que incursionaban en las costas. En 1564, Araribóia con sus guerreros se unen a las fuerzas de Estácio de Sá, sobrino de Mem de Sá, para expulsar a los franceses y tamoios de la Bahía de Guanabara. El jesuita José de Anchieta, que acompañaba la expedición, escribió: "Acompañaba a la flota un indio de nombre Arary-boya que era amigo de los portugueses desde la época en que fue despejada la tierra de Piratininga. Ahora Estácio tenia ayuda para instalarse en la tierra de los tamoios".

Se instalan en la Bahía de Guanabara, entre los morros Cara de Perro y Pan de Azúcar, el 1º de marzo de 1565 fundan San Sebastián de Río de Janeiro. El 20 de Enero de 1567 en la decisiva batalla de Uruçumirim (actual playa de Flamengo), la actuación de Araribóia fue determinante, conocedor de la zona habría cruzado la bahía a nado y con una antorcha voló el pañol de pólvora francés, para abrir el camino al ejército portugués y los flecheros temiminós, que producirían una sangriente masacre de los tamoios.

Vencidos tamoios y franceses, éstos retornaron a Europa, los nativos se internaron en el continente para reagruparse y continuar sus hostigamientos sobre los portugueses instalados en Río de Janeiro.

El papel de Araribóia fue reconocido, eligió las tierras -llamadas "Bandas D'Além"- para establecerse con su gente; el 22 de noviembre de 1573 nació la villa de "São Lourenço dos Índios", primera denominación de Niterói ("Agua escondida"), única ciudad actual fundada por un indígena en Brasil. Además fue galardonado con el hábito de caballero de la Orden de Cristo y recibió una pensión vitalicia. Fue bautizado por José de Anchieta con el nombre Martim Afonso de Sousa, en homenaje al conquistador portugués. Su boda se celebró con gran pompa, digna de los altos representantes del Reino.

La muerte de Araribóia es un tema discutido, la mayoría sostiene que se ahogó, otros que fue víctima de una epidemia. El cargo hereditario de la Capitanía de San Lorenzo fue ocupado por sus descendientes. En el siglo XIX el gobierno brasilero suprimió las capitanías y los indios fueron incluidos como ciudadanos.

Para las otras naciones tupinambá es considerado un traidor de la causa indígena.