Tastil

Sitios Arqueológicos y Arqueoastronómicos. Pueblos Originarios de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusArqueología Indígena en Noroeste Argentino

plusCultura Atacama

Tastil fue la ciudad precolombina más grande ubicada en el actual territorio argentino, en la provincia de Salta, a 3.200 m.s.n.m., se estima que en sus momentos de apogeo, a fines del siglo XV, la población llegaba a los 3.000 habitantes.

Se ubicaba en la zona de contacto occidental de la Puna de Atacama con los Valles Calchaquíes.

El licenciado Christian Vitry reinterpreta su despoblamiento. La Nación Más

El nombre "Tastil" procede de la unión de las palabras quechuas "taski" (doncella virgen) e "illay" (fulgurar o resplandecer), resultando Taskill o Tastil (doncella resplandeciente).

Las ruinas de Tastil fueron redescubiertas por el sueco Eric Boman en 1903, las describió en la obra "Mar de pircas", denominación que dio por la gran cantidad de construcciones que conforman este sitio arqueológico.

En 1967, un equipo de la Universidad Nacional de La Plata, encabezado por el profesor Mario Cicliano, las reconstruyó parcialmente.

Casi invisible y protegido por su estratégica ubicación, con núcleos habitacionales, cementerios, recintos diversos y calles sobreelevadas que conducen a espacios en los que tenían lugar las actividades comunales y públicas, como sitios de molienda de granos (quinoa, maíz), corrales de llamas y plazas.

En la plaza principal se encuentra la piedra sagrada (wanka) donde se realizaban las prácticas rituales. Las ruinas que ahora se pueden ver son construcciones de piedra. Los techos eran de cuero y tejidos de lana de oveja y llama.

Sus antiguos habitantes, debieron pertenecer a la cultura Atacama, que tuvo su epicentro en las costas del Pacífico, dominó en toda la zona de la Puna. Era el centro de organización, distribución e intercambio de los productos que se elaboraban en toda la región ejerciendo su control administrativo y político.

Las investigaciones concluyeron que, los habitantes de Tastil fueron excelentes artesanos, criaban camélidos, fabricaban objetos de piedra y de cerámica rústica, y cultivaban a los pies de las montañas.

Danza del Suri

La danza del Suri.

Continuando con sus tradiciones, en la actual Santa Rosa de Tastil, los 31 de agosto, en ocasión de su fiesta patronal, se realiza la danza del suri (ñandú). Se disfrazan representando al animal colocándose plumas en la cabeza, cuerpo, brazos y piernas y bailan un tanto anárquicamente. Cuando lanzan bombas de estruendo, se revuelcan por el suelo "porque se asustan". Luego, entre dos tratan de partir los cuartos traseros de una oveja o chivo con unos pocos movimientos certeros y enérgicos. Aquel que al descuartizarlo, logra el pedazo más grande, tendrá más prosperidad y abundancia durante ese año.

Pese a su situación descollante, a su condición de centro de irradiación de cultura y de bienestar económico, Tastil fue abandonada cuando estaba en la cúspide de su privilegiada situación.

El colapso

La ciudad quedó desierta entre los años 1439 y 1442 .

Arqueólogos y antropólogos difieren sus opiniones sobre el destino que acompaño a esta ciudad y sus habitantes, ya que su precipitado colapso en su esplendor genera inquietantes dudas.

Algunas de las hipótesis indican que antes de la llegada de los incas a la región, Tastil puede haber sufrido cambios ambientales que se manifestaron en la disminución de las precipitaciones motivando el abandono de los campos cultivados rompiendo así su sistema económico. Otros señalan que pudo haber conflictos en su estructura social interna generando crisis de control político, religioso, administrativo y como consecuencia de esto migraciones, luchas con otras culturas y otros factores que resultan difíciles de demostrar arqueológicamente.

Galería de Imágenes
recorrer parar ver ampliado anterior siguiente

 

Nuevas hipótesis, sostienen que Tastil que tal abandono se debió a la invasión inca iniciada precisamente en el siglo de apogeo de la ciudad, no parece haberse producido ningún abandono voluntario por parte de los pobladores originales sino que estos fueron reducidos en mitimaes, es decir desarraigados y llevados a lugares decididos según las conveniencias de explotación territorial del Tahuantinsuyu.