Juan Tama de la Estrella

Biografías. Pueblos Originarios de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

Páez (Nasa)

Siglos XVII- XVIII

Líder del pueblo Nasa, logró el reconocimiento de la Corona española de parte de los territorios nativos. Su figura fue divinizada y a su alrededor se tejieron numerosas leyendas.

A mediados del siglo XVII encabezó las negociaciones políticas con los colonizadores en Quito logrando el reconocimiento de cuatro cacicazgos y el diálogo con la Corona española en temas como el pago de tributos, la titulación de las tierras y la supervisión del peonazgo en las haciendas.

La laguna Juan Tama está ubicada en el páramo de Moras, resguardo indígena de Mosoco, municipio de Belarcázar, departamento del Cauca, Colombia. Es considerada un lugar sagrado, de rituales de consagración y de limpieza de los bastones de mando, símbolo de autoridad indígena, puesto que de aquel lugar nació, según cuenta la leyenda, Juan Tama y regresó para descansar en sus aguas junto con su compañera.

A los paeces les fueron reconocidos por parte de la Corona española cuatro cacicazgos:

  1. Cacicazgo de Toribío, al norte, comprendía las parcialidades de San Francisco, Toribío, Tacueyó y la hoya del río Palo.
  2. Cacicazgo de Pitayó, en el centro, con los pueblos de Pitayó, Jambaló, Caldono, Quichaya y Vitoyó.
  3. Cacicazgo de Togoima, al sur de Tierradentro, con los pequeños cacicazgos de Yutuc (Calderas), Apirama, Yaquiva, Pisimbalá y Ambosta, posteriormente se fundaron las parcialidades de Cohetando, Schitoris (Ricaurte) y Santa Rosa.
  4. Cacicazgo de Vitoncó, al norte de Tierradentro, constituido por las parcialidades de Tálaga, Mesa de Tóez, Buila y Suin. Este cacicazgo fue reconocido como núcleo principal de los paeces.

Con el reconocimiento territorial de los cuatro cacicazgos, Juan Tama continuó su labor política dentro de su comunidad logrando la unificación Páez en contra de las ansias de dominación española.

Con este fin político, Juan Tama reclamó para sí un origen sobrenatural para adquirir un espacio sagrado dado por el sentimiento religioso de su pueblo y de esta forma poder sobre el territorio. Pasó a ser conocido como Juan Tama de la Estrella, poseedor de los dones divinos de su abuela, La Estrella, había aparecido flotando en la laguna en medio de bejucos siendo rescatado por chamanes.

Para los paeces, este líder era el guía en la búsqueda del equilibrio entre lo divino y lo natural. Su autoridad, reconocida y acatada, le permitió establecer dos reglas para la interacción de los indígenas como comunidad frente a otros grupos:

"Las leyes del dominador son contradictorias, porque son hechas por los explotadores dizque para favorecer, cuando en realidad lo que buscan es explotar. A pesar de eso, esas leyes pueden ser usadas por el indio a su favor, cuando los explotadores están divididos o tienen contrarios a ellos"

En 1702 Juan Tama sobre la autonomía territorial:

(Los paeces)... "se opondrán fuertemente y en todo caso despojarán los colonos tomando su terreno como propietarios que son .. tanto en este particular, como con las tierras que les he dado en posesión, las defenderán con los documentos que se les otorga y pelearán hasta quitarlas en limpio"

Los Cabildos, que se constituyeron inicialmente para concentrar a los indígenas en un área determinada para facilitar su adoctrinamiento y la recaudación de tributos, fueron utilizados por los indígenas para mantener sus propias formas organizativas, las figuras de autoridad como el Gobernador y el Alguacil deberían trabajar bajo la orientación del médico tradicional.

Según una leyenda, luego de dejar a su pueblo las pautas de convivencia y de defensa frente a los colonizadores, regresó a la laguna donde había nacido prometiendo volver cuando fuera necesario: “Yo me iré a vivir a la laguna, Yo no muero jamás."


Fuente: Residencia Indígena. Nidia Catherine González Piñeros