Nube Roja

Biografías de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
Manpiua Luta (en sioux)

Red Cloud (en inglés)

Sioux

1822 ~ 1909

Nube Roja
Sendero de Oregón.
Sendero de Bozeman.
Tratado de Fuerte Laramie.
29 de Abril de 1868

Galería de Imágenes
recorrer parar ver ampliado anterior siguiente

 

Nació en 1822, en un campamento Sioux en las proximidades del North Platte River, estado de Nebraska.

Sus padres fallecieron cuando era pequeño, por lo que fue cuidado por su hermana mayor, y su tío Halcón Blanco.

A los quince años salía en las expediciones de guerra con tribus vecinas. Su desempeño lo destacó por su arte en la lucha, aunque también era conocido como curandero y chamán.

En 1849 se desató una epidemia de cólera a lo largo del Sendero de Oregón, se extendió rápidamente entre los Sioux, quienes pensaron estaban siendo envenenados en una forma misteriosa, Nube Roja preparaba un extracto de hojas de cedro que proporcionaba mejoría a los enfermos.

En 1851 se firmó el primer tratado de Fuerte Laramie en donde se permitía el paso de colonos blancos por territorio Sioux a cambio de que ellos mantuvieran la posesión de las tierras. En los diez años siguientes 150.000 colonos invadieron las tierras de estos indígenas.

En 1860 la Guerra de Secesión produce un respiro a los sioux ya que los blancos empapados en este conflicto olvidaron las tierras que tanto envidiaban de estas tribus.

En 1862 después de la firma de varios tratados se rompió la paz, cuando se descubrió oro en las montañas de Montana. Los buscadores de oro acudieron en masa por el Sendero de Bozeman, que desde el cercano fuerte Laramie del Sendero de Oregón, se dirigía al norte, a las cercanías de Virginia City en Montana, el camino era escenario de continuos enfrentamientos, ya que pasaba por el territorio de caza de los Sioux.

Nube Roja y sus aliados llevaron a cabo una guerra de guerrillas con ataques relámpago contra caravanas y convoyes militares en el Sendero de Bozeman y atacaron las guarniciones de los fuertes Reno, Kearny y Smith.

Continuamente llegaban al campamento de Nube Roja, guerreros cheyennes, arapahoes y sioux, reuniéndose cuatro mil hombres.

El 21 de diciembre de 1866 un comando del fuerte Kearny, había salido en busca de leña y fue atacado. Se formó un comando de ayuda a las órdenes del joven oficial de caballería William Fetterman, quien con frecuencia opinaba despectivamente sobre el arte de guerra de los indios: "Denme ochenta hombres y cabalgaré a través de todo el territorio de los sioux". La suerte quiso que tuviera ochenta hombres a sus órdenes.

Fetterman y sus soldados se aproximaban a sus compañeros cuando los jefes indios dejaron de atacar y se retiraron. La columna de leñadores se dio prisa para estar cuanto antes bajo la protección del fuerte. Poco después, fueron divisados algunos guerreros indios en las cercanías del fuerte. Fetterman fue hacia ellos.

Eran diez hombres, dos Cheyennes, dos arapahoes y seis sioux. Su jefe era Caballo Loco. Provocaban a los soldados con insultos y amenazas; atacaban y se replegaban así los fueron llevando lejos del fuerte, hacia una emboscada donde los esperaban dos mil guerreros. La lucha duró unos cuarenta y cinco minutos, cuando terminó Fetterman y sus ochenta soldados se encontraban muertos en el suelo, sin ropa, sin armas y sin caballera.

Fue la derrota más terrible que el ejército había sufrido hasta entonces, y la primera sin sobrevivientes. Los nativos la llamaron "La batalla de los cien vencidos"; los blancos "La masacre Fetterman".

Batalla de los 100 vencidosLa batalla ahora denominada "Batalla de Nube Roja" continuó. Los ejércitos de Nube Roja mantuvieron cercados los tres fuertes del Sendero Bozeman. Los soldados tenían que luchar por cada bocado de alimento y por cada trago de agua.

Citas:

"¿De quién fue la primera voz oída en esta tierra?. De los hombres rojos armados tan sólo de arcos y flechas. Lo que se ha hecho con mi país no fue mi deseo, ni a petición mía. Nadie de mi pueblo quería que los hombres blancos atravesaran nuestras tierra. Su curso está marcado por un reguero de sangre. No quiero que el gran padre de Washington construya caminos en las Colinas Negras ni en las Montañas del Gran Cuerno. Tres veces he repetido estas cosas, he venido ahora a decirlo una cuarta...".

"Nuestro pueblo se derrite como la nieve en las laderas de las colinas al calor del sol, mientras que los miembros de vuestro pueblo brotan de la tierra como los tallos de hierba en primavera".

"Los hombres blancos han arrinconado a los indios año tras año y ahora estamos obligados a vivir en un pequeño territorio al norte del Platte River. Ahora, además, se nos quiere quitar nuestra última reserva de caza. Nuestras mujeres y nuestros hijos pasarán hambre, pero prefiero morir luchando que de hambre... El Padre Blanco nos envía regalos y quiere que le vendamos la carretera, pero antes de que los indios digan sí o no, viene el jefe blanco (Carrington) con sus soldados y nos la roba".

“Yo firmé un acuerdo de paz pero aquí no consta nada de eso. Este acuerdo solamente contiene mentiras”.

"El Gran Padre Blanco es todopoderoso. Su gente coloniza la totalidad de la Tierra. Tenemos que hacer lo que él ordene"

Las autoridades de militares de Washington comienzan a plantearse seriamente la viabilidad de los fuertes. Las tropas confinadas en sus dependencias, se ven impotentes para asegurar las vidas de los colonos y aun siquiera las propias. La ofensiva de la coalición les ha convertido, en realidad, en rehenes de sus propios puestos de avanzada.

La contienda está decidida del lado nativo y sus líderes son convocados para iniciar conversaciones de cara a un nuevo tratado de paz. En Abril de 1868 un número importante de jefes indios es convencido a firmar un nuevo tratado en Fuerte Laramie, se les prometieron regalos, incluidas armas de fuego y municiones, se establece una reserva como territorio exclusivo indio, donde pudieran moverse como correspondía a su forma de vida.

Sin embargo, Nube Roja se negó y comunicó que sólo estaría dispuesto a firmar cuando el último soldado hubiera abandonado el territorio. A los negociadores, les envió el siguiente mensaje: "Estamos en las montañas y miramos hacia abajo, hacia los soldados y hacia los fuertes. Si vemos que los soldados se retiran y abandonan los fuertes, estaremos dispuestos a conversar e iremos".

Sin la aprobación de Nube Roja, el acuerdo no tenía ningún valor, el Ministerio de Guerra ordenó la evacuación de los fuertes Reno, Kearny y Smith, y la clausura del Sendero Bozeman.

Cuando los soldados se retiraron, los guerreros de Nube Roja quemaron todo, y el 6 de Noviembre se acercó a Fuerte Laramie a firmar el acuerdo.

Había luchado ya muchos años para mantener las reservas de caza para su pueblo. La tierra a lo largo del Powder River sería para siempre territorio indio. Nube Roja fue el primer jefe indio en el Oeste de América del Norte que ganó su guerra contra los Estados Unidos, pero también sería el único.

Otros jefes indios se negaron a firmar el acuerdo como Toro Sentado, de los sioux hukpapa y Dos Lunas, de los Cheyennes del norte. Declararon que no había quemado los fuertes del hombre blanco ni cerrado sus carreteras para convertirse en indios de la reserva que vivían de las limosnas de Washington.

Se mantuvieron fuera de la reserva, viviendo según la costumbre de los antepasados, de la caza de búfalos. En su opinión, Nube Roja se había entregado a los blancos cuando aceptó trasladarse a la reserva.

A partir de entonces, Nube Roja se limitó a representar los intereses de su pueblo. Durante los años siguientes, viajó varias veces a Washington para tratar con funcionarios del gobierno. Dos veces se reunió con el presidente Ulysses S. Grant, visitó el Senado durante una sesión parlamentaria. En una ocasión, Nube Roja fue llevado a visitar el arsenal de armas, donde le fueron mostradas las más diversas armas de fuego que jamás hubiera podido imaginar.

El jefe sioux perseguía una política de entendimiento con los blancos, pero también mantuvo la tradicional vida de caza y nómada y no estaba dispuesto a abandonarla jamás. Sin embargo, pronto tuvo que reconocer que eso era imposible. Desde la firma de 1868, los indios y el gobierno discutían sobre el tratado y sus consecuencias: Para los jefes indios, que habían puesto su señal en él, significaba otra cosa que para los blancos. Los jefes indios insistían en que jamás les fue explicado verdaderamente lo que decían los dieciséis artículos del acuerdo. Afirmaban haber sido mentidos y engañados. “Yo firmé un acuerdo de paz pero aquí no consta nada de eso. Este acuerdo solamente contiene mentiras”.

El acuerdo de 1868, de todas formas, no se mantuvo vigente mucho tiempo y, a los pocos años, estalló la guerra de nuevo. En 1876, los sioux fueron obligados a entregar las tierras del Powder River, por cuya salvación tan desesperadamente habían luchado. Además, tuvieron que desprenderse de las Black Hills, sagradas para ellos, a pesar de que se encontraban dentro de los límites de la reserva. Después, la reserva disminuyó cada vez más, ya que muchas de aquellas tierras fueron vendidas a colonos blancos.

Nube Roja se negó a participar, en 1876, en el último levantamiento contra los blancos y aconsejó a sus seguidores que se mantuvieran pacíficos y que se quedaran cerca de la agencia de la reserva. Lo que él había visto del mundo y del poder del hombre blanco, lo fortalecieron en su convencimiento de que una resistencia armada sería inútil. Entre tanto, le resultaba claro que los indios, en comparación con los blancos, solamente eran un puñado de personas. Aun así, siguió luchando por los intereses indios.

En los años siguientes a la guerra, Nube Roja se resistió, con todas sus fuerzas, contra la venta de tierras de la reserva. Entre tanto, se había convertido en un crítico duro y contumaz de los funcionarios de la Agencia que Washington enviaba a las reservas. Los acusó de rufianes, de corruptos e incapaces. Después de un largo enfrentamiento con un agente de nombre V.T. McGillycuddy, Nube Roja fue destituido como jefe indio oficial de los sioux. El mismo McGillycuddy le retiró su cargo al viejo jefe indio en una asamblea pública. "Nube Roja, has sido arrogante e indolente, ya que te has opuesto a nuestros funcionarios y has ofendido al Padre Blanco en Washington, por eso te retiro tu cargo de jefe. A partir de ahora, ya no eres el jefe de los sioux. ¡Entrega tu tipi!".

También decreció la influencia de Nube Roja sobre su pueblo. Cuando en los años siguientes, tomó la palabra pidiendo más mesura y cuidado, muchos jóvenes sioux le negaron también la adhesión y lo criticaron rudamente. En su opinión, él se había vendido a los blancos. "¿Qué podemos hacer?", había preguntado Nube Roja. "El Gran Padre Blanco es todopoderoso. Su gente coloniza la totalidad de la Tierra. Tenemos que hacer lo que él ordene". Cuando, en 1909, murió Nube Roja, debilitado y casi ciego, ya había sido dividida la gran reserva de los sioux en cinco pequeñas reservas. Con ello, se terminó definitivamente con la caza y con la libertad de movimientos. Nube Roja había ganado su guerra, pero había perdido la lucha por la conservación de las formas de vida de los indios.


Fuentes:

http://mapahumano.fiestras.com/