Mencía Calderón de Sanabria. Primer "Adelantada".

Biografías de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
Mencía Calderón de Sanabria

España

1514 - 1570
(años estimados)

Nacida en el seno de una familia hidalga en Medellín (Badajoz, España), fue la segunda esposa de Juan Sanabria a quien Carlos V nombrara Adelantado del Río de la Plata, título con vigencia para dos generaciones.

Juan Sanabria comenzó a preparar las embarcaciones para la expedición y a reunir artesanos y doncellas casaderas para frenar el constante mestizaje que se extendía en América de manera preocupante para la Corona española. Debía fundar dos ciudades una al norte de Santa Catalina y otra en la cuenca del Plata.

Sanabria fallece repentinamente y Doña Mencía decide continuar, como Diego -su hijastro- era menor de edad, se convierte en "Adelantada". Después de un año, habiendo vendido todos sus bienes y mientras el joven Adelantado se queda en busca de financiamiento para cumplimentar los requisitos que exigía la Corona, Mencía junto a sus hijas mujeres y unas 300 personas -entre ellas 50 o 60 mujeres- el 10 de abril de 1550 inicia la expedición.

En un viaje plagado de penurias y desdichas que demorará más de 6 años, Mencía Calderón llegará a Asunción en mayo de 1556 junto a unos 40 expedicionarios -la mitad mujeres- para cumplir en parte con el objetivo inicial: las mujeres que acompañaron a Mencía constituyeron el primer gran contingente de mujeres que llegaba a Asunción y al Río de la Plata y no tardarían en casarse y formar familias cristianas.

Mencía Calderón, que había asumido en todos esos años la responsabilidad de sustituir primero a su marido fallecido y después a su hijastro, manteniendo unido al grupo y desafiando todos los peligros y retos que encontró a su paso, fallecería en Asunción hacia 1570. A continuación una breve cronología de la expedición:

1550

10 de abril: Zarpan de Sanlúcar de Barrameda en tres naves: San Miguel, Asunción y San Juan el 10 de abril de 1550. Juan de Salazar -fundador de Asunción en 1537-, estaba al mando, Hernando de Trejo y Hernando de Salazar eran capitanes.

20 de abril: Llegan a las islas Canarias para completar las provisiones para cruzar el Atlántico, algunos integrantes prefieren retornar a la península. Deben permanecer hasta junio ante la falta de vientos propicios.

21 de junio: Parten hacia las costas brasileras, encaran hacia el Golfo de Guinea para luego dirigirse hacia el oeste. En aguas del Golfo un fuerte temporal separa a las tres naves que pierden contacto. Mencía a bordo de la San Miguel llega a la costa africana, luego de esperar en vano a las otras naves, decide continuar el viaje.

25 de julio: San Miguel es atacada por un barco pirata normando. Mencía llega a un acuerdo dejando que llevaran parte de la carga a cambio de no tocar a las mujeres y permitir la continuación del viaje.

16 de diciembre: Llegados a la costa brasileña, siguen hacia la isla Santa Catalina, el lugar había sido señalado como punto de encuentro con las otras naves en caso que accidentalmente quedaran separadas. Encuentran a la Asunción muy deteriorada y con perdidas en su tripulación. La San Juan nunca llegó.

25 de diciembre: Solo 120 personas celebran la Navidad en Santa Catalina. En busca de un lugar donde desembarcar la Asunción se había hundido y once hombres muertos en el naufragio. Pronto se quedarían sin transporte, la San Miguel se estrella contra los acantilados de la isla.

1551- 1552

A pesar de que era abundante la caza y la pesca, la gente no tenía experiencia para proveerse de lo necesario. Construyeron un pequeño barco para ir en busca de ayuda, pero se hundió al botarlo. Decidieron enviar contingentes por tierra uno dirigido por Cristóbal Saavedra (1551) y otro por Hernando de Salazar (1552), quienes al llegar a Asunción -luego de recorrer más de 1.200 km- Domingo Martínez de Irala los encarceló y no envió ninguna ayuda a Santa Catalina. En las Navidades de 1551 contrajeron matrimonio María de Sanabria y el capitán Hernando de Trejo.

1553

Logran terminar un barco que se mantiene a flote. Navegan hacia el norte para dirigirse al fuerte portugués de Santos. Sufren un nuevo naufragio, esta vez son socorridos por portugueses que vivían cerca y les ayudan a llegar a Santos.

Tomé de Souza, gobernador portugués, retuvo al contingente en el fuerte, pues no quería fundaciones españolas cercanas a sus dominios. Allí Mencía se informó que su hijastro, Diego de Sanabria, había conseguido reunir las naves que completaban la expedición y zarpado de Sevilla en 1552, pero un huracán lo había sorprendido en las costas del hoy territorio venezolano y no se había vuelto a saber de sus destino, por lo que se lo daba por muerto. Doña Mencía quedaba desposeída de sus derechos de Adelantada.

1554-1555

A fines de 1554 o principios de 1555, Duarte da Costa, nuevo gobernador portugués les permite abandonar el fuerte. El contingente se divide: Juan de Salazar en compañía de su esposa, sus hijas, un grupo de portugueses y los jesuitas José de Anchieta y Manuel da Nóbrega, se dirigió a pie hacia Asunción; llegaron a ella en octubre de 1555.

Mencía se empeñó -a pesar de haber perdido sus derechos- en cumplir con las cláusulas del contrato con la Corona española y fundar una población en la costa. Así llegaron a las costas de Santa Catarina y levantaron el fuerte San Francisco, actual São Francisco do Sul. Hernando Trejo dirigía el contingente, allí nació su hijo Fernando de Trejo y Sanabria que llegaría a ser obispo y fundador de la Universidad de la ciudad argentina de Córdoba.

El fuerte era continuamente atacado por los nativos, en agosto de 1555 llega un mestizo de apellido Díaz -padre español, madre guaraní- que conocía el camino de más de 1.200 km que los separaba de Asunción. En noviembre de 1555 el grupo de unas cuarenta y tres personas que quedaba de los 300 que habían partido de Sanlúcar, decidieron abandonar el fuerte y guiados por el mestizo dirigirse a Asunción.

A orillas del Río Negro, Trejo se encontró con un grupo de familias indígenas, pensando que eran parte de los que atacaban San Franscisco los masacró; eran indios pacíficos, el espantoso error le traería graves consecuencias cuando llegara a Asunción. Continuaron el penoso viaje donde todos sus integrantes padecían de alguna dolencia, avanzaron por la selva, cruzaron montañas y vadearon ríos, siguiendo los pasos que catorce años antes había recorrido Alvar Núñez Cabeza de Vaca.

En mayo de 1556 el grupo llega al Lago Ypacarai de 90 km2, situado a 48 km de Asunción. Hasta allí se acercaron habitantes de Asunción interesados por una expedición donde venían tantas mujeres. Aunque les ofrecieron llevarles en esos últimos kilómetros, Mencía Calderón, orgullosa, quiso que todos entraran por su propio pie en la ciudad. Llegaban veintidós hombres y veintiuna mujeres más algunos niños, como Fernando Trejo, que nacieran en aquellos seis años.

Domingo Martínez de Irala, a cargo de Asunción en esos momentos, ordenó el encarcelamiento de Hernando Trejo por la matanza de indios en el Río Negro, éste moriría en prisión en 1557 antes que se celebrara su juicio. Su esposa, María de Sanabria, se volvería a casar y sería madre de Hernandarias. Elvira de Becerra y Mendoza se casaría con Ruy Díaz Melgarejo, gobernador de la provincia del Guayrá, quien la asesinaría junto a su amante que había integrado la expedición de Mencía. La hermana de Elvira, Isabel, se casó con Juan de Garay, fundador de Buenos Aires.