Ibanasca

Biografías. Pueblos Originarios de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
Ibanasca (Dulima o Yulima).

Pijao

Siglo XVI

Imagen: "Cacica Dulima", Escultura de Enrique Saldaña Cifuentes. Ibagué, Colombia.

Guardiana de las tradiciones de su gente, murió defendiéndolas.

También conocida como Dulima ("Río de las Nieves") o Yulima. Nació cerca del volcán Machín, en los montes del Río Cutumay, cerca del Nevado del Ruíz.

Líder y chamán del grupo que habitaba en la zona del Cañón del Río Combeima. Defendió heroicamente el territorio, las costumbres ancestrales, las tradiciones, la cultura y la cosmología de su pueblo.

Andrés López de Galarza
(España, 1528 - 10 de noviembre de 1573).

Encabezó la expedición que quería establecer un camino corto y seguro entre Santa Fe de Bogotá y Cartago, Popayán y Cali, para ello era necesario "pacificar" los nativos que habitaban el Valle de las Lanzas.

El 14 de octubre de 1550, sobre la meseta Ana-Ima, funda San Bonifacio de Ibagué, por el contínuo asedio de los pijaos, el 7 de febrero de 1551 debieron trasladarla a orillas del río Combeima.

López de Galarza sería alcalde de Bogotá en 1555 y de Tunja en 1569.

Imagen: Monumento en Ibagué.

En 1550 llegan a territorio de los pijaos las tropas del conquistador Andrés López de Galarza, Ibanasca enfrentaría con coraje la actividad usurpadora. Los españoles pensaban que en las proximidades del volcán Machín existía un centro de adoración al sol y la luna donde había cuantiosos tesoros que era custodiado por Ibanasca.

Andrés López de Galarza atacó el templo de Dulima, Ibanasca fue tomada prisionera y conducida a Ibagué. Juzgada por brujería fue sentenciada a morir en la hoguera. En realidad custodiaba la libertad de su pueblo y eso se oponía a los intereses españoles.

Se dice que al ser quemada maldijo los cantos que eran la manera en que los Dulima contaban su historia, Ibanasca no quería que se conociera la tragedia de su pueblo. Según la leyenda, su tribu no veía que estuviese siendo quemada pues un enviado del Dios Fuego la cubrió para purificarla y que su espíritu se convirtiera en la Diosa de las Nieves que habita las profundidades del Nevado del Tolima.

El genocidio contra la tribu Pijao fue brutal. Durante ochenta años expediciones militares asesinaron más de cuarenta mil nativos, además de destruir sus pueblos y cultivos. Una de las víctimas fue Ibanasca.

Nevado del Tolima