Alonso de San Buenaventura

Biografías de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
Alonso de San Buenaventura

España

? - 1594

LibroReducciones Jesuitas y Franciscanas. Gran Chaco y regiones fronterizas.
Cursó sus estudios eclesiásticos en el convento recoleto de Nuestra Señora de Loreto (Espartinas, Sevilla, España). Ya como sacerdote franciscano, en 1572 se embarcó hacia América junto a otros doce frailes de su Orden en la expedición de Juan Ortíz de Zárate,

Luego de distribuir a los religiosos en los conventos y misiones de Tucumán y el litoral argentino, en 1575 llega al Paraguay junto con Luis de Bolaños. Al principio trabajaron en los alrededores de Asunción, para luego adentrarse en territorios inexplorados.

En diez años de ardua tarea redujeron un "copiosísimo número de gentiles al gremio de la Santa Iglesia, erigiendo más de cuarenta iglesias". Juan Romero, primer superior de las misiones jesuíticas de la provincia del Paraguay , cuenta del afecto que había conseguido con los guaraníes: "Estando yo en tierra de la Asunción que es la metrópoli del Paraguay con otros de mi Orden en misión, me decían los indios: aquí nos enseñaba el padre fray Alonso, aquí sobre esta peña se ponía a orar; porque tenían y tienen tanta estima de su santidad los indios que notaban todo cuanto hacía como acciones de santo ..."

Entre 1585 y 1586 estuvo en Lima instruyendo novicios, luego partió a España en busca de misioneros; hacia 1589 regresó al Paraguay con un contingente de franciscanos. Prosiguió su actividad religiosa entre los guaraníes y en 1592 volvió a España para conseguir nuevos ayudantes. Le concedieron 24 franciscanos, el viaje de regreso con destino al Paraguay lo realizó vía Panamá, pasando por El Callao (Perú) y al llegar a Santiago de Chile, enfermó y murió en el convento de San Francisco del Monte, era el año 1594.

Antes de morir entregó a Juan de Córdoba, uno de los religiosos que trajo en ese viaje, y que estaba destinado para el Paraguay, una estampita, para que se la entregase a fray Bolaños, diciéndole: de "A mi Ángel, el padre fray Luis Bolaños cuando llegue al Paraguay".

Junto a Bolaños ensayaron el adoctrinamiento en lengua nativa; no fueron los primeros franciscanos en llegar al Paraguay, pero sí los que iniciaron las reducciones.