Relación acerca de las antigüedades de los indios

Textos y Documentos
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusRelación acerca de las antigüedades de los indios. Fray Ramón Pané

Introducción

I: De dónde proceden los indios y de qué manera.

II: Cómo se separaron los hombres de las mujeres.

III: Que Guahayona, indignado, resolvió marcharse, viendo que no volvían aquellos que había mandado a recoger el digo para lavarse.

IV: Guahayona partió con todas las mujeres.

V: Cómo volvieron después las mujeres a la isla llamada Española, que antes llevaba el nombre de Haití, y así la llaman los habitantes de ella; anteriormente, ésta y las otras islas se llamaban Bouhi.

VI: Cómo Guahayona volvió a la mencionada Canta, de donde había antes sacado a las mujeres.

VII: Cómo volvieron las mujeres de la isla de Haití, que ahora se llama la Española.

VIII: Cómo hallaron medio de que fuesen mujeres.

IX: Cómo cuentan que fue hecho el mar.

X: Cómo los cuatro hijos gemelos de Itiba Tauvava, que murió de parto, fueron juntos a coger la calabaza de Yaya, donde estaba su hijo Yayael, que se había convertido en pez, y ninguno se atrevió a tamarla sino Dimivan Caracaracol, que la descolgó y todos se hartaron de peces.

XI: De lo que aconteció a los cuatro hermanos cuando iban huyendo de Yaya.

XII: De lo que piensan acerca de andar vagando los muertos; cómo son éstos y lo que hacen.

XIII: Del aspecto que dicen tener los muertos.

XIV: De dónde procede esto, y lo que les hace estar en tal creencia.

XV: De las observaciones de estos indios buhuitihu; cómo profesan la medicina, enseñan a los indios, y en sus curas medicinales muchas veces se engañan.

XVI: De lo que hacen dichos buhitihus.

XVII: Cómo se engañan a veces estos médicos.

XVIII: Cómo los parientes del muerto se vengan cuando han tenido respuesta por medio de las bebidas.

XVIII Bis: Cómo saben lo que quieren, por lo que queman, y cómo cumplen su venganza.

XIX: Cómo hacen y guardan los cemíes de madera o de piedra.

XX: Del cemí Buyayba, del que dicen que cuando hubo guerras lo quemaron, y después, lavándolo con el jugo de la yuca, le crecieron los brazos, le nacieron de nuevo los ojos y creció de cuerpo.

XXI: Del cemí de Guamorete.

XXII: De otro cemí que se llamaba Opiyelguoviran, que lo tenía un hombre principal de nombre Cavavaniovava, que tenía muchos vasallos a su mando.

XXIII: De otro cemí llamado Guabancex.

XXIV: Lo que creen de otro cemí que se llama Faraguvaol.

XXV: De las cosas que afirman haber dicho dos caciques principales de la isla Española; uno de ellos Cacivaquel, padre del mencionado Guarionel; el otro, Gamanacoal.

XXV Bis: Cómo salimos para ir al país de Maviatúe, yo, fray Ramón Pané, pobre ermitaño, fray Juan de Borgoña, de la Orden de San Francisco, y Juan Mateo, el primero que recibió el agua del santo bautismo en la isla Española.

XXVI: De lo que aconteció con las imágenes, y del milagro que Dios hizo para mostrar su poder.

 
Capítulo XX: Del cemí Buyayba, del que dicen que cuando hubo guerras lo quemaron, y después, lavándolo con el jugo de la yuca, le crecieron los brazos, le nacieron de nuevo los ojos y creció de cuerpo   

BaibramaLa yuca era pequeña, y la lavaron con el agua y el jugo mencionado para que fuese grande. Afirman que da enfermedades a quienes han hecho este cemí, por no haberle llevado yuca para comer. Este cemí era llamado Vaibrama 1 . Cuando alguno enfermaba, llamaban al buhitihu y le preguntaban de qué procedería su dolencia; éste respondía que Vaibrama se la había enviado, porque no les envió de comer a los que tenían cuidado de su casa. Esto decía el buhitihu que lo había revelado el cemí Vaibrama.

Corocote

 

Capítulo XXI: Del cemí de Guamorete.  

Dicen que cuando hicieron la casa de Guamorete, que era un hombre principal, pusieron allí un cemí que tenía encima de aquélla, y era llamado Corocote. Después, dicen que éste se levantó y se fue a distancia de un tiro de ballesta, junto al agua. Añaden que cuando estaba encima de la casa, bajaba de noche y yacía con las mujeres, y que después de morir Guamorete dicho cemí se fue a la casa de otro cacique, donde también allí dormía con las mujeres. Dicen más, que en la cabeza le nacieron dos coronas, por lo que solía decirse: "Pues tiene dos coronas, ciertamente es hijo de Corocote.” Así lo tenían por muy cierto. Este cemí lo tuvo luego otro cacique de nombre Guatabanex, cuyo pueblo era llamado Yacaba.

 

Opiyelguoviran
Capítulo XXII: De otro cemí que se llamaba Opiyelguoviran, que lo tenía un hombre principal de nombre Cavavaniovava, que tenía muchos vasallos a su mando  

Del cemí Opiyelguoviran dicen que tiene cuatro pies como de perro; es de madera; muchas veces, por la noche salía de casa y se escondía en la selva, donde iban a buscarle, y vuelto a casa lo ataban con cuerdas, pero él se volvía al bosque. Cuando los cristianos llegaron a la isla Española, dicen que éste huyó y se fue a una laguna; que lo siguieron por sus huellas, pero no lo vieron más, ni saben nada de él. Como lo compré así lo vendo.

 

Guabancex
Capítulo XXIII: De otro cemí llamado Guabancex 

El cemí Guabancex estaba en el país de un gran cacique de los principales, que se llamaba Aumatex; este cemí es mujer, y dicen que hay otros dos en su compañía: el uno es anunciador, y el otro recogedor y gobernador de las aguas. Cuando Guabancex se encoleriza, dicen que hace correr el viento y el agua, echa por tierra todas las cosas y arranca los árboles; este cemí dicen que es mujer, y está hecho de piedras de aquel país; los otros dos cemíes que están en su compañía don dichos, el uno Guatauva, y es pregonero y heraldo, que por mandato de Guabancex ordena que todos los otros cemíes de aquella provincia ayuden a que haga viento y caiga lluvia. El otro se llama Coatrisquie, y de éste dicen que recoge las aguas en los valles entre las montañas, y después las deja correr para que destruyan el país. Así lo tienen por cierto.

 

Capítulo XXIV: Lo que creen de otro cemí que se llama Faraguvaol 2 

Este cemí pertenece a un cacique principal de la isla Española; es un ídolo y se le dan distintos nombres; fue hallado de la siguiente manera: Dícese que un día, antes [de] que la isla fuese descubierta, en el tiempo pasado, no saben cuánto, yendo de caza hallaron cierto animal tras del que corrieron y él se arrojó a una fosa; mirando en ésta vieron un madero que parecía cosa viva; el cazador, notando esto, fue a su señor, que era cacique y padre de Guarayonel, y le dijo lo que había observado. Luego fueron allá y vieron que aquello era como el cazador decía, por lo que cerca de aquel tronco le edificaron una casa. Dicen que el cemí salía de aquella casa varias veces y se iba al paraje de donde le habían traído, pero no en el mismo lugar, sino cerca; por esto, el mencionado señor, o su hijo Guarayonel, lo mandaron buscar y lo hallaron escondido; lo ataron de nuevo y lo pusieron en un saco. Sin embargo de esto, andaba, atado, lo mismo que antes. Así lo tiene por cierto aquella gente ignorante.


Capítulo anterior Siguiente capítulo

Notas:

1 Las Casas, Apologética, cap. CLXVI: "Como lo que contaban del Cemí de Buyayba (que creo era un pueblo) y el Cemí nombraban Vaybrama, la penúltima sílaba luenga.”

2 En otros escritos lo mencionan como Baraguabael o bien Araguabaol. (Nota de la web Pueblos Originarios)