La leyenda de los Césares

Textos y Documentos
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusLa leyenda de los Césares
Ricardo E. Latchman (1929)

Sus orígenes y evolución

El origen de la historia

Segunda parte del desarrollo de la leyenda

La leyenda de los españoles perdidos

Las expediciones de búsqueda en el siglo XVI

La leyenda en el siglo XVII

El siglo XVIII

El estado actual de la leyenda

Conclusiones del autor

Sus orígenes y evolución

Una de las grandes preocupaciones de los gobernadores de las Provincias Meridionales de Sudamérica, desde mediados del siglo XVI hasta fines del siglo XVIII, se derivaba de los constantes rumores sobre una región situada en alguna parte ignota de la Patagonia, a que se daba el nombre de la Provincia de los Césares.

En el lapso indicado, estos rumores asumían las más diversas formas. En el principio, no se hablaba más que de una provincia situada en la Pampa, habitada por un pueblo que tenía grandas riquezas de oro, plata y piedras preciosas. Algunos años después se rumoreaba que dichos habitantes eran Incas que, huyendo del avance de los españoles, se habían establecido en las pampas australes, donde lograron formar un gran reino, con los adelantos de la civilización peruana.

Contemporáneamente con la conquista de Chile por Pedro de Valdivia, comenzaron a esparcirse las noticias que los náufragos de la nave capitana de la armada del obispo de Plasencia se hallaban vagando por la Patagonia, tratando infructuosamente de ponerse en contacto con los españoles de Chile o del Río de la Plata.

Por algún tiempo los dos rumores se mantuvieron separados; pero por último se confundieron, formándose una leyenda que hablaba de una grande y rica ciudad fundada por los descendientes de los españoles náufragos en el corazón de la Patagonia. Esta supuesta ciudad se ha llamado la Ciudad de los Césares, y poco a poco se iba rodeando de tales fábulas y misterio que, durante el siglo XVIII, la hizo merecer el nombre de la Ciudad Encantada.

Por más de dos siglos y medio esta leyenda, en una u otra forma, fue comentada y creída. Innumerables expediciones oficiales y particulares fueron organizadas para buscar sus imaginadas riquezas, muchas de ellas patrocinadas por la Corte de España. Gobernadores de las grandes provincias encabezaron algunas del ellas y la autorización real para emprenderlas era considerada como un premio digno de una vida de privaciones y sacrificios pasada en el servicio de Su Majestad.

Mucho se ha escrito sobre este tema, destacándose los relatos del conocido autor Benjamín Vicuña Mackenna y más recientemente de Ciro Bayo.

Estos trabajos son, sin embargo, ensayos literarios y no tienen la exactitud o la investigación critica necesarias para hablar de ellos como trabajos cientificos. Parten de la base de que todo es fabuloso, sin fundamento serio, y miran a la tradición como simple folklore, relacionado con las leyenda de otros países, de ciudades perdidas, como las Siete ciudades de Cíbola, El Dorado, etc.

El Dr. Francisco Fonck era del mismo parecer. Al final de su Viajes de Fray Francisco Menéndez a Nahuelhuapi incluye un apéndice que titula La Leyenda de la Ciudad Encantada de los Césares: su Esencia y Origen, en que supone que sea una sobrevivencia de la leyenda del Santo Grial, tan cantada en la poesía de la Edad Media.

Carlos Morla Vicuña, en su Estudio Histórico sobre el Descubrimiento y Conquista de la Patagonia, también dedica unas cuantas páginas al aspecto histórico de estas tradiciones. y presenta una nueva documentación que ofrece alguna luz sobre la cuestión. Es indudable que trata el tema desde un punto de vista más crítico que los otros, pero se conforma con reproducir algunos documentos y comentarlos, sin entrar en el fondo mismo del asunto.

Últimamente tuvimos necesidad de registrar los archivos en busca de detalles respecto de los indígenas que habitaban la Pampa y la Patagonia, durante los siglos XVI y XVII, y en nuestras búsquedas encontramos una documentación muy considerable referente a una u otra fase de las diferentes expediciones a esas regiones llevadas a cabo o intentadas durante el dicho periodo.

Un estudio de estos documentos, casi todos los cuales estan inéditos, y un cotejo de lo que hasta ahora se ha escrito sobre la materia, nos han convencido que hay factores de importancia que no se han tornado debidamente en cuenta al tratar de los Césares y que algunos de los datos que se han venido repitiendo por todos los autores son inexactos o erróneamente interpretados.

Hemos llegado a la conclusión de que, en sus origenes, las tradiciones tuvieron un fondo verídico y que las expediciones organizadas durante el siglo XVI y principios del XVII eran justificadas, fundadas en razones practicas y lógicas. Es cierto que más tarde la fantasía dio un colorido a la leyenda que no tuvo al principio y que a medida que avanzaba el tiempo, más y más maravillosas llegaron a ser las relaciones, hasta que asumieron proporciones completamente miticas.

Lo que nos interesa es ver cómo se originó la tradición y en que hecho o hechos descansa.


El origen de la Historia El origen de la historia.

Extraída de la obra publicada en la "Revista Chilena de Historia y Geografía"

Se han incluido vínculos a las biografías de los personajes más relevantes.
Hemos distribuido el contendido en capítulos para el acceso más rápido al tema.