Libro del Arte Gráfico Wayana y Aparai

Textos y Documentos
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
LIVRO DA ARTE GRAFICA WAYANA E APARAI
Waiana anon imelikut pampila - Aparai zonony imenuru papeh

Una publicación organizada por Lucia Hussak van Velthem y Iori Leonel van Velthem Linke, resultado de la asociación entre el Museo del Indio de la Fundación Nacional del Indio y el Iepé - Instituto de Investigación y Formación Indígena, en el marco del desarrollo del programa de valorización y difusión de los patrimonios culturales de los pueblos indígenas de Amapá y del Norte de Pará (Brasil).

La versión original en portugués la encontrarás en https://www.institutoiepe.org.br/infoteca/livros/arte-grafica-wayana-aparai/, aquí te presentamos una traducción al castellano de los capítulos principales del magnífico trabajo.

Introducción

Este libro surgió de una demanda de los Wayana y de los Aparai. Pretende, en primer lugar, atender a esa demanda y así valorar su arte gráfico. Su origen está en las actividades de capacitación, desarrolladas a través del Iepé (Instituto de Investigación y Formación Indígena) para que esos pueblos indígenas puedan documentar y gestionar su patrimonio cultural. Un primer resultado está incluido en este libro, ya que su contenido se ha establecido durante los talleres en los pueblos cuando se redactaron los textos en portugués y en las dos lenguas indígenas que se hablan en la región.

El trabajo de organización de los textos consideró, sobre todo, los aspectos que valorizar, junto a la comunidad indígena, los conocimientos, las narrativas, los saberes especialmente relacionados con el arte gráfico, los dibujos, las técnicas de pintura. Se procuró, de esta forma, promover el reconocimiento de que los Wayana y los Aparai poseen expresiones artísticas particulares que son complejas y con un dinamismo propio. Sujetas a cambios, esas expresiones siempre se recrean e influencian por personas; descubiertas, necesitan ser reconocidas y evaluadas en el contexto en que hoy se producen.

El contenido del libro objetiva igualmente la divulgación externa de esas expresiones, una vez que permanecen aún poco conocidas del gran público de las ciudades.

En la primera parte de este libro, los Wayana y los Aparai son presentados y se describe brevemente su modo de vida, enfatizando las actividades relacionadas con la agricultura y otras formas de obtención de alimentos. La segunda parte está dedicada a un importante ámbito del patrimonio cultural inmaterial, relacionado con las narrativas míticas que explican el surgimiento de los grafismos utilizados. La tercera parte trata de explicar algunos aspectos que están relacionados con el arte gráfico y con la función representacional de los dibujos. La cuarta parte presenta los medios técnicos de la pintura, tales como la elaboración de pinturas y pinceles y la producción de tintes de diferentes tipos.

La quinta parte es más largo que los demás, e ilustra el gráfico wayana y Aparai de la técnica de aplicación de pintura, en las categorías de artesanía, tales como cerámica (kalipoh - tumeri), cestas (Wama - aruma) y ciertos artículos como la rueda techo (Maluana - maruana), el banco (Kololo - epehtopo),  el palo del ritual (taphem epuú - epuru tahsé); flechas (píleu - pyrou) y también se trata la pintura del cuerpo (kulupe - kurupoh; esipe Pariri-paroroh - xipoh). Otras técnicas, como el grabado en madera y los atados de hilos de algodón que también elaboran grafismos, no se abordaron en este libro, pero se enfocará en una futura publicación.

La presentación de los artefactos y prácticas en este capítulo sigue una secuencia, establecida por los propios Wayana y Aparai, y presenta y refleja su orden de llegada en el universo indígena, en los tiempos antiguos y primordiales. En esos días los héroes creadores vivieron (kujuli - kuyuri) y los seres sobrenaturales (Ipoh - ipore), y muchas cosas aparecieron o fueron creados como ruedas de techo, asientos, palos rituales flechas. Estas cosas se transformaban y así adquirimos vida, pudiendo moverse y actuar de diferentes formas, aunque pudieran ser peligrosas y destructivas. Después llegaron los seres humanos, las mujeres primero, relacionadas a la cera, a la arcilla, al arumâ (una especie de planta utilizada en cestería), a los materiales empleados en los tiempos primordiales para la confección de diferentes mujeres. En seguida surgieron los hombres, representados por hermanos gemelos, hijos de la mujer hecha de arumâ  y que, por ese motivo, era bella, ágil y eficaz. Finalmente se obtuvieron las pinturas que los humanos usan en el cuerpo y en la cara para marcar diferencias.

En el libro, el establecimiento de los contenidos presentados en los capítulos fue el resultado de un amplio debate sobre el conocimiento tradicional y quedaron atrapados entre los participantes de los talleres de formación, especialmente en el Suisuimënë en 2007. Estos talleres se realizaron en diferentes pueblos y su dinámica es breve descrita al final. Se siguen las referencias citadas y otras que apuntan a dar a conocer una parte de la bibliografía existente sobre los Wayana y los Aparai.

En los textos escritos para el libro y en las identificaciones personales se encuentran diferentes grafías para Wayana, a saber, Waiana, Wajana, Ajana, así como para Aparai, tales como Apalai, Apalay. Se consideró que todas estas formas son legítimas y, por lo tanto, se mantuvieron en los textos producidos por los participantes de los talleres y en cuanto forma de identificación personal. Sin embargo, se adoptó la grafía más frecuente, encontrada en las referencias existentes. Las designaciones indígenas están generalmente entre paréntesis, primero en lengua wayana y luego en aparai. En el libro sigue siendo el idioma en el que los textos fueron escritos originalmente y los que no estaban en portugués no fueron traducidos.

En el taller realizado en el pueblo Suisuimënë uno de los temas abordados fue la pérdida de conocimiento. Algunas jóvenes escribieron sobre lo que es importante para que los conocimientos femeninos no se perdieran:

Mira las cosas cuando los ancianos están haciendo, [hilar] algodón, red, olla de barro, honda, tanga.

Escuchar las historias cuando cuentan.

Escuchar las canciones cuando cantan.

El padre tiene que enseñar al hijo y los nietos y nietas

La abuela tiene que enseñar también.

En la misma ocasión, algunos padres también escribieron sobre lo que consideran necesario para que los conocimientos sean transmitidos a los hijos:

Para no perder, debemos poner nuestros conocimientos en práctica.

Cuando hacemos "pilasi", el niño está observando.

Después el niño va a tratar de hacer lo que el padre está haciendo.

El padre entonces le ayudará a hacerlo.

De esta manera el niño consigue hacer "pilasi".

Otra forma de repasar conocimiento para el hijo (es) con historia.

Debemos siempre contar historia, lo que aprendemos con nuestro padre.

Así estamos poniendo nuestro conocimiento en práctica.

Hubo un gran empeño de todos para que este libro quedara bonito de ver y para ayudar a guardar los saberes. Su consulta y lectura permiten revelar una parte de la inmensa riqueza del patrimonio cultural de los Wayana y de los Aparai.

Siguiente capítulo

Fuente:

https://www.institutoiepe.org.br/infoteca/livros/arte-grafica-wayana-aparai/