Gualicho (Wualichú - Háleksem)

Dioses y Personajes Míticos. Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Pampa

plusCosmogonía Pampa

En oposición a Chachao, dios del bien que vivía en el cielo; cerca de los hombres, pero perdido en la noche y la naturaleza hostil, estaba el espíritu del mal, Gualicho. Los Guenaken, decían que era originario de las tierras de Tandil, donde los accidentes del terreno le servían de morada, desde allí extendió sus dominios.
Gualicho

Posiblemente la más admirable y misteriosa conexión con Gualicho sea el arte rupestre, porque es fama que él es el artista de las míticas pinturas de las cuevas, donde las manos fantásticas y extraños laberintos, huellas de pisadas humanas, y no humanas, animales estilizados y siluetas de cazadores, reproducen y guardan al mismo tiempo el espíritu mágico. Allí está su secreto para cuando podamos descifrarlo.

La imagen es una pictografía de la Cueva del Gualicho, a 8 km. de Calafate, Santa Cruz, Argentina.

No tiene forma alguna “ocasiona los malones desgraciados, las invasiones de cristianos, las enfermedades y la muerte, todas las pestes y calamidades... Gualicho está en la laguna cuyas aguas son malsanas, en la gruta y en la yerba venenosa, en la punta de la lanza que mata, en el cañón de la pistola que intimida, en las tinieblas de la noche pavorosa, en el reloj que indica las horas, en la aguja de marear que marca el norte: en una palabra, en todo lo que es incomprensible y misterioso” (Lucio V. Mansilla, en "Una excursión a los indios ranqueles")

La malignidad del espíritu tiene matices -que quizás dependan de su humor- que van de la crueldad destructora a la traviesa picardía. En su lucha contra el espíritu del mal, los hombres deben juntarse en comunidades, pues Wualichú no entra en los lugares habitados. También pueden apaciguar su espíritu levantisco con ofrendas que el dios del mal acepta y respeta.

Debido a sus características se lo suele asociar o asimilar impropiamente al espíritu mapuche Wekufe y al diablo de los cristianos. En la actualidad la palabra gualicho también ha adquirido el significado de un embrujo o hechizo realizado a través la magia.