Calendario de cuatro lunas: El ciclo anual wichí

Calendarios y Astrología. Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Wichí

plusCosmogonía Wichí

La recolección de frutos del monte, chañar, algarrobo, bola verde, mistol, poroto, sacha pera, tuna, pascana, era la actividad principal de los wichís. De ellos la algarroba, que maduraba de noviembre a febrero, era el más importante. El árbol de algarrobo era considerado el Padre del Monte y del wichí, además de alimentarse con sus frutos, preparaban la bebida ritual para sus ceremonias. La labor de recolección estaba a cargo de las mujeres, quienes partían por la mañana en pequeños grupos.

Calendario de Cuatro LunasOkä Nek´Chiam significa el comienzo de un nuevo año, el fin e inicio de un nuevo ciclo natural. Los wichís distinguían en el ciclo anual las dos grandes estaciones: la seca y la de las lluvias, y dentro de cada una de ellas, diferenciaban a su vez dos tiempos o Lunas, de modo que las Cuatro Lunas, completaban la visión del ciclo anual de la Tierra: nacimiento, crecimiento, muerte y resurrección, metáfora del ciclo de la vida del hombre.

Estación Seca: Fwiyetil Luna de las Heladas: Welas ta Fwiyetil

Luna de las Flores: Welas ta Nawup

Comienzo del Ciclo: Okä Nek´Chiam

Estación de las Lluvias: Yachup Luna de la Algarroba: Welas ta Yachup
Luna de la Cosecha: Welas ta Lup

No es posible hacer una correspondencia de las Cuatro Lunas con las estaciones del calendario gregoriano, éste las marca con referencias numéricas, mientras que los wichís, toman como referencias estacionales los cambios que se producen en la naturaleza: la primera gran lluvia, la maduración de la algarroba, la maduración de los frutos que señalaba la época de cosecha, etc. De esta manera la Madre Naturaleza sincroniza al hombre en el tiempo.

Welas ta Fwiyetil (Luna de las Heladas):

Es la Luna hecha de sombras, fría y oscura, tiempo de muerte y vejez. Los wichís están delgados, es tiempo de buscar miel y marisca. Por otra parte es el momento que reúne al grupo familiar en torno al fuego. Los ancianos relatan historias y mitos.

Welas ta Nawup (Luna de las Flores):

Okä nek´chiam se inicia con ella, la luz comienza a crecer y con ella la regeneración de la tierra. La vida resurge para la especie vegetal, aún no hay alimentos, pero empieza a florecer el monte, el canto de los pájaros indica que el largo sueño del invierno ha terminado.

El pequeño tamborcito "pim-pim", acompaña las plegarias dirigidas a la Madre Lluvia, para que caiga sobre el monte seco. Después de la primera Gran Lluvia la cíclica regeneración se hace visible. La bendición del cielo ha lavado el follaje seco y polvoriento de los árboles, ha provisto a las raíces de su sustancial alimento: el agua.

Algarroba

Frutos del Algarrobo

Yuchán

Yuchán

Aparecen las flores colmadas de polen que viaja en las alas del viento y de las abejas. Pronto habrá miel y frutos en abundancia y carne fresca y peces en el río…

Comprende aproximadamente los meses de Agosto y Septiembre

Welas ta Yachup (Luna de la Algarroba):

Los frutos, la algarroba, está madura en el monte. Hay caza y el río está lleno de peces. Hay mucha alegría en la gente. Ha vuelto la abundancia. Es época de ceremonias, hay que renovar el pacto de la alianza con la vida, con la Madre Tierra que ofrece al hombre el fruto de su vientre…

Se buscaba entonces un árbol de yuchán panzudo, se lo ahuecaba, y allí se hacía fermentar las vainas de algarroba madura que han sido antes bien machacadas. Para que fermente bien, entonaban cantos especiales, todas las noches, el grupo se reunía bajo la luna, y danzaba y cantaba alrededor del yuchán en el que se fermentaba la aloja. Cuando estaba lista, se la destapaba y se invitaba con el sonido de tambores a las comunidades vecinas, y se hacía entonces la Gran Reunión.

Welas ta Lup (Luna de la cosecha):

Marca el tiempo de cosechar los frutos maduros.

Es el tiempo cuando la Madre Tierra inicia su período de descanso, cuando se duermen en lo profundo las raíces soñando con el nuevo amanecer. Es el tiempo necesario para restablecer su energía, su fuerza para luego volver a comenzar a dar sus frutos y reiniciar de nuevo el ciclo eterno.

Esta sería la estación que nosotros llamamos otoño. Descanso después de la algarabía. Tiempo de sosiego, de restablecer el equilibrio.

Hay dos estadíos especiales que pueden presentarse:


Fuentes:

Los wichís Matacos, una cultura aborigen del Gran Chaco Argentino. Marta Juarez. Tartagal (Argentina). http://www.culturaspopulares.org/textos2/articulos/juarez.pdf

http://www.nortedelbermejo.com.ar/index2.php?